Especial de San Valentín: Jugar fútbol o aprender a bailar, he ahí la cuestión

He ahi la cuestion2

¡Todo fue culpa de los gringos! y no es que mes la quiera tirar de Nicolás Maduro, porque a diferencia, esta vez sí es verdad. Resulta que como casi todas las películas de adolecentes de Hollywood nos muestran, desde legendarias épocas, que el mejor jugador del equipo (de cualquiera deporte) se levanta a la más bonita del High School, muchos nos terminamos creyendo el cuento.

Grease-bad guy¿Cómo podíamos pensar diferente ante semejante invasión americana? Tocaba ser de los mejores o por lo menos jugar bien para ser atractivos para las niñas, tal como nos lo mostraban los gringos. A los troncos o maletas le tocaba ser unas “gonorreas” porque era la única otra forma de atraer al sexo opuesto, insistían los gringos.

Por eso, durante muchos años, me esforcé por jugar bien al fútbol y sobre todo por tratar de que me notaran cuando metía un golcito en el recreo o en los partidos contra otros colegios. Bueno, confieso que no era solo por eso que jugaba, pero si eso contribuía de alguna forma a calmar la calentura de esas épocas, pues bienvenida la carambola.

La verdad es que esa estrategia fue perdiendo fuerza cuando, a pesar de mis esfuerzos por mejorar y por que ellas lo notaran, no me conseguía ningún “levante”. Algo no estaba funcionando, pero era incapaz de saber qué era. En las películas funcionaba, ¿Por qué conmigo no?

grease-grease-the-movie-3147019-1024-768Lo primero que pensé fue que era culpa de ellas, que no apreciaban un buen enganche, una buena pared, un buen tiro libre o un buen gol de cabeza. Pero no, no eran realmente ellas. A las niñas en la costa no les gusta mucho el fútbol, ni ningún deporte en general con justa razón. Es que con esos calores ¿a quien le dan ganas de jugar o de sentarse en la gradas bajo el sol a ver un pocotón de guaches sudados correr detrás de un balón? Si, esa frase se la escuche a una de ellas, a una de las más bonitas.

Había entonces que buscar otra alternativa; por lo de “bonito” no había nada que hacer, así que por ahí no era la cosa. Lo de tener plata, tampoco. Lo de volverme una “gonorrea” ya no era posible, pues era muy tarde para cambiar de imagen.

Las dos únicas alternativas, especialmente para levantarse una costeña, era tener buena “parla” y/o bailar sabroso. En ambos casos son cosas que se podían trabajar, si acaso uno no nace con esos dotes, pero por culpa de los gringos había perdido un tiempo irrecuperable, pues siempre preferí jugar fútbol cuando mis tías, mi hermana o mi mamá trataron de enseñarme a bailar, ¡Fucking Gringos!

Finalmente y gracias a que los seres humanos somos capaces de hacer cosas impresionantes cuando estamos bajo presión, la cosa fue mejorando poco o poco y la “parla” fue apareciendo justo en los momentos oportunos y el bailao lo podía disimular cuando gracias a Dios apareció el “Trance”.

Finalmente, cuando llego el momento de la verdad, cuando me quería levantar la que quería para siempre, cuando no había margen de error, me arriesgue e incluí la estrategia de los gringos en mi arsenal de batalla y la invite a unos de mis partidos de fútbol y… ¡funcionó! o por lo menos ayudó: God Bless America!  

El proceso de levante

El proceso de levante fue lento, muy lento, desesperante, pues se basó más que nada en la estrategia de la “parla”, técnica que no desarrollé demasiado por andar jugando fútbol.

Lo de bailar era un arma de doble filo, por lo que evadía deliberadamente este tipo de situaciones. Además de que corría el riesgo de pisarla, incluir la “parla” mientras bailaba era físicamente imposible.

Por muchos días le di vueltas y vueltas “♫ buscando la estrategia para el SI ♫” (incluyendo dedicatorias de Ricardo Arjona, obviamente), pero fue gracias al fútbol que vi la luz al final de túnel, que me di cuenta que había algo…

Cualquier día, después de clases, tenía partido en el campeonato interno de la universidad con el siempre glorioso Mílan. Como sabía que era contra un equipo bastante flojo (le decían en serio La Real Flojera), aproveché y me atreví a invitarla a que se quedara a ver el partido. Ella, como para protegerse de cualquier malentendido, le pidió a unas amigas que la acompañaran. Me deseó suerte, al igual que sus amigas, y me fui a jugar.

Ese día, como nunca, metí mi golcito. Fue un globito bastante bonito desde fuera del área. Para celebrarlo, me acerque lo suficiente a donde ella estaba y se lo dedique sin hacer mucho escándalo, como para que quedara entre nosotros, y fue justo ahí cuando vi que los ojitos le brillaron y comprendí que había algo, que ya estaba “caída”…

A partir de ese momento solo sería cuestión de provocar el momento oportuno, algo que una “parla” sencilla y una caminata sobre las murallas de Cartagena bajo la luz de la luna no pudieran solucionar…

Quizás si hubiera aprendido a bailar las cosas habrían sido diferentes, pero la verdad, no cambiaría nada. ¡Cuestión resuelta!

*THE END*

Sígueme en Twitter @ivanj_ortega o registra tu correo en ¡No te pierdas la próxima!

Anuncios

6 thoughts on “Especial de San Valentín: Jugar fútbol o aprender a bailar, he ahí la cuestión

  1. Raul 14 febrero, 2014 / 2:35 pm

    jeje compa yo jugue una temporada en la Real Flojera.

  2. Katy 14 febrero, 2014 / 6:11 pm

    Iva no digas que te la llevaste pa’ lo oscurito de las murallas…jejejeje. Mira, pero le falta a la historia!!! yo quedé como a medias…cuenta más! Me gustó! y te fluye la redacción!!! Como dice Jairo Paba: “dedo arriba”!

  3. Elizabeth 14 febrero, 2014 / 6:48 pm

    Iva te mereces muchas felicitaciones que buen regalo de san valentin para Adri muy creativo y romantico….me haces recordar los comienzos de mi historia con Luisfe que tambien fueron con una invitacion a un partido de basketball.

  4. taty 14 febrero, 2014 / 10:21 pm

    Que bonito pero yo también quede con ganas de mas, felicitaciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s