¿Si estamos viendo el mismo deporte?

UEFA-Champions-League-Logo-HD-Wallpaper

En Colombia, especialmente en Cartagena, poco o nada llegaba a nuestros televisores del fútbol europeo antes de la llegada de COSTAVISIÓN por allá en 1997 o de DIRECTV y SKY por esos mismos años.

La invasión de fútbol europeo que vemos hoy (hasta por radio) y que muchos creen que hemos tenido siempre no existía hasta hace unos años y lo poco que veíamos eran algunos goles en los noticieros, uno que otro partido viejo que repetían en el Canal 1 o Canal 2 (Canal A) y un poquito de fútbol italiano en las mañanas de los domingos cuando Asprilla y Valenciano se fueron para Italia después del espectacular pre-olímpico de Paraguay en 1992.

Aunque los jóvenes de hoy no lo crean, eso era todo, o por lo menos eso fue lo que yo alcancé a ver. Obviamente, estábamos al tanto de los jugadores y equipos, pero sin muchos detalles como marcadores, puntos, tablas de posiciones, etc.

Con la llegada del cable a precios razonables, nacieron canales como ESPN y FOX Sports para Latinoamérica que según entiendo se transmitían desde Argentina, México o Miami, que incluían, entre otras cosas, un exquisito menú de fútbol europeo. Otros canales como PSN y TyC empezaron a aparecer  y se fueron agregando naturalmente a nuestro ejercicio de zapping futbolero.

Los paquetes de DIRECTV incluían el Canal + de España, TV 5 de Francia, BBC de Inglaterra, RAI de Italia y otros, que nos pasaban regularmente los partidos de las Ligas domésticas, la UEFA League (Eurocopa) y especialmente de la EUFA Champions League (Copa de campeones), que dicho sea de paso es el mejor torneo de fútbol del mundo, táctica y técnicamente por muy encima de los Mundiales y capaz de erizar la piel de los seguidores del buen fútbol de todo el mundo con solo escuchar el himno, seguido del comercial de Heineken, obviamente…

heineken-chanpions-league-wallpaper-1280x800-0012

Una delicia, un manjar de fútbol vistoso, rápido, técnico, táctico, sazonado con lo mejor de Suramérica, algo que venía de la dimensión desconocida para los acostumbrados al fútbol colombiano, algo que ahora podíamos ver de primera mano y casi que “a la carta”.

Comparaciones, odiosas comparaciones…

En Colombia siempre pensamos que lo que viene de afuera es mejor… y va uno a ver, ¡y si!, o por lo menos en este caso…

La llegada del cable trajo algunos cambios importantes en nuestro comportamiento y en nuestros hábitos de consumo de fútbol por televisión, especialmente porque nuestros corazones empezaron a adoptar otros hijos venidos de Europa. Dicen por ahí que el amor no se divide entre los hijos sino que se multiplica por cada uno de ellos y eso le pudo haber pasado a muchos, especialmente a los cartageneros (ver Los cartageneros somos infieles por naturaleza).

Pero más que traernos nuevos amores, nos abrieron los ojos en muchos sentidos. Nos dimos cuenta que nuestro fútbol de toque-toque no era tan vistoso como creíamos, sobre todo porque a muchos “profesionales” les costaba parar el balón o mantenerlo a ras de suelo. Nos dimos cuenta que jugábamos demasiado lento y mucho hacia los costados o “pa tras”, que nos faltaba verticalidad, que nuestros estadios (que todavía se llenaban a mediados de los 90s) no eran la gran cosa, que vivíamos pensando que nuestro fútbol todavía era aquel de la época del “dorado” con jugadores extranjeros y locales de primer nivel, que fuimos AFORTUNADOS de tener una selección Colombia extraordinaria que se había formado “sin explicación lógica” en medio de tan bajo nivel futbolístico… nótese que no nos escapamos de eso con la selecciones Colombia en la primera década del siglo XXI, cuando sólo unos cuantos jugaban afuera. Afortunadamente ya ese no el caso y por eso estamos en Brasil 2014.

La calidad del juego de los clubes europeos nos asombró, nos absorbió, nos conquistó, nos enamoró haciendo que dejáramos poco a poco a un lado nuestro mediocre fútbol local, que para rematar nos lo quieren vender como si fuese un producto de la más alta calidad, donde las estrellas son cada vez más escazas y los clubes dejan partir muy temprano a las “vedettes” del futuro…

Más allá de generar pasiones regionales, de consolidar el gusto colectivo por el fútbol, de conservar tradiciones y amores nostálgicos engendrados en un pasado que fue mejor, nuestro torneo doméstico de fútbol (FPC), como producto, como espectáculo, “nada que ver”, como dicen las señoras…

Mi punto, sin querer hacer de mala fe odiosas comparaciones, se resume en la siguiente anécdota:

Cuenta la leyenda que un inmigrante colombiano en Canadá veía con su hijo (que no conocía mucho de soccer), un partido de la UEFA Champions League – que por fortuna transmitieron por televisión-, y que al acabar el partido, viendo el entusiasmo del niño, al padre se le dio por ponerle un partido de la Liga Postobon para que le fuera cogiendo amor al deporte nacional, lo que supuestamente fortalecería los lazos con sus orígenes… pero, ¡oh sorpresa!, después de algunos minutos el joven le preguntó ingenuamente a su padre – Oye papá, pero ¿si estamos viendo el mismo deporte?

Por @ivanj_ortega

Anuncios

2 thoughts on “¿Si estamos viendo el mismo deporte?

  1. rafacal 31 agosto, 2014 / 4:48 pm

    Buen artículo, te felicito. Te estoy siguiendo. Sígueme también en elsalpiconderafa.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s