Mundial de ensueño

GraciasColombia

Este ha sido el mundial que soné vivir desde que tengo uso de razón. Las razones son  sencillas: el nivel de la mayoría de los equipos ha sido muy bueno (excluyendo increíblemente a Brasil y a España) y por supuesto por lo que ha logrado nuestra selección Colombia en lo que es, de lejos, su mejor presentación en nuestra pequeña historia mundialista; se nos permitió soñar, se nos permitió olvidar fracasos y traumas y quedo la sensación de que el fútbol colombiano tendrá un futuro extraordinario (esperando contar con Pékerman unos años mas).

La eliminación en cuartos de final nos dolió mucho, sobre todo porque sentíamos que futbolísticamente teníamos para ganarle a Brasil, pero desafortunadamente pagamos caro el nerviosismo de los primeros minutos y quizás la reacción llego muy tarde. Igual salimos con las botas puestas y pusimos a millones de brasileros a comerse las uñas, ¡nada mal! Lo del árbitro fue desastroso, pero bueno, ya estábamos avisados, no se podía dar “papaya” y la dimos no jugando nuestro mejor partido en el medio campo (pienso que pesó la ausencia de alguien como Edwin Valencia).

Pero que no se nos olvide que lo logrado es más que meritorio y que ganar un mundial de buenas a primeras como todos lo pudimos soñar (hasta el más sensato de los colombianos) no es nada fácil.

El Mundial es un torneo en donde un “equipo sorpresa” rara vez gana el título (si se puede llamar sorpresa a la hazaña uruguaya en el 50 o al milagro alemán en el 54). Esto no es una olimpiada, un mundial femenino o un mundial sub-17… A los Croacia, Corea, Costa Rica, Camerún, Nigeria, Rumania, Bulgaria, nosotros mismos, entre otros, no nos alcanza con buen fútbol, hay algo místico que se necesita y que se germina en muchos años (y generaciones) de trabajo y de buenos resultados… (En Argentina no hubiera nacido un Messi si no hubiera nacido antes un Di Stefano o un Maradona).

No es que piense que los “chicos” no podemos, porque si algo nos ha enseñado este mundial es que hay que jugar los partidos, pero el zarpazo hacia una final o hacia un título mundial no es el resultado de 90 minutos de juego, eso esta claro.

Pero ya sabemos cómo es llegar a cuartos de final de un Mundial, ya sabemos que tenemos con qué escribir una nueva y gloriosa historia, ya podemos dejar atrás fantasmas, complejos y frustraciones, ahora nuestra vara está más alta y sabemos, más que nunca, que tenemos el talento para saltar aún más alto y para sobrepasarla en unos cuatro años… ¡Allá vamos Rusia!

Por ultimo, solo espero que el desenlace de este mundial me permita recordarlo como un verdadero mundial de ensueño, más allá de lo logrado por Colombia, en donde haya ganado el fútbol bien jugado, ofensivo, dinámico, leal y transparente ¿será que es mucho pedir?

#GraciasColombia

Anuncios

One thought on “Mundial de ensueño

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s