¡No caga balón!

Luis Enrique cagándola muy campante…

Después de muchos años me he visto obligado a reconsiderar la validez de algo que me enseñaron en la escuela de fútbol a la que asistí en mi querida Cartagena, desde que era un niño hasta muy entrado en la adolescencia: Sentarse en un balón de fútbol es de mal gusto e irrespetuoso.

Luis Enrique - No caga balonUna foto del gran Luis Enrique, flamante entrenador del Barcelona FC, me puso a dudar sobre lo que asumí toda la vida como una verdad absoluta e irrefutable dentro de la comunidad del fútbol. Para mí era tan veraz este postulado que cuando vi aquella imagen me pareció algo tan insólito que pensé enseguida que podía ser material para el próximo libro de Luciano Wernicke sobre Historias Insólitas de Fútbol, pues seguramente había sido un hecho puntual que no se repetiría. Pero no fue así. Una y otra vez aparecían fotos similares en las redes que me martirizaban haciéndome sentir una horrible sensación de repudio, algo muy similar a lo que se siente cuando alguien no respeta las mínimas normas occidentales de convivencia (evacuación de gases y/o fluidos en público). Al mismo tiempo que experimentaba esta extraña indignación, me daba pena “ajena” por lo ridículo que se veía Lucho ante mis ojos. Era algo muy similar a lo que se siente cuando uno ve a un jugador profesional que no sabe hacer un saque de banda… ¡Como si fuese un pobre novato en esto del fútbol!

Para colmo de males, semanas después vi una foto de Sebastián Rincón, hijo del gran Freddy Rincón, haciendo lo mismo… ¡No puede ser! ¡Y hasta se está propagando entre los jóvenes!

Sebastián Rincón cagándola muy sonante…

Y es que bien lo dijo Diego Armando Maradona el día de su partido de despedida:

“La pelota no se mancha”

¡Y mucho menos de MIERDA!… Le agregaría yo, tomándolo literalmente.

Esta especie de obsesión nació en mi porque el profe, Walter Moraes “Waltinho” (campeón con Santa Fe en los 60s), nos insistía mucho en que debíamos tratar bien al balón – como podía esperarse de un brasilero – lo que incluía no pegarle puntazos, no reventarla y muchísimo menos sentársele encima. A pesar de sus reiteradas lecciones, algunos lo olvidábamos y sin darnos cuenta nos sentábamos en la pecosa. ¡Ay de aquel pobre que se dejara pillar! Ahí mismo salía el profe como alma que lleva el diablo a pegarle su regañón – ¡No caga balón! ¡No caga balón!, decía en tono “forgte” con marcado acento portugués, como pidiendo un mínimo de respeto para con nuestra preciada joya, aquella que ha sido la protagonista de los hechos más importantes de los menos importantes de la historia de la humanidad (o algo así dijo Jorge Valdano).

Waltinho - tomado de flickr
Walter Moraes “Waltinho”

Es más, los otros profes, que además de inculcarnos buenas costumbres como cuidar los útiles (guayos, canilleras, conos, etc.), también nos insistían en lo mismo y nos decían que los balones – marca Golty®, por cierto – se ponían “huevopatos” por culpa de aquellos que hacían esta gracia de sentarse en ellos. Razón de más para respetar consigna.

La verdad es que tantos años oyendo ese mismo regaño –  ¡Iván! ¡No caga balón! –  tuvieron por efecto que, todavía a estas alturas, no soporte ver a alguien sentado encima de un balón. En serio, me ofende tanto que lo considero un insulto al fútbol mismo. Es como rebajar al balón a un simple objeto, lo cual obviamente no es. ¡No hay derecho! ¡No lo soporto!

Amigos, les confieso que ver a Luis Enrique en “esas” no fue fácil. Muchas preguntas saltaron a mi mente, preguntas que no he podido resolver; ¿Es posible que semejante personaje del fútbol mundial no respete al balón? ¿Será que para los europeos eso no significa un irrespeto? ¿Y si estoy exagerando? ¿Y si sólo era un cuento para que no dañáramos los balones? ¿Y si si es cierto?… De todas formas creo que ya es muy tarde, nunca podre concebirlo, me costaría tanto trabajo romper este paradigma que no vale la pena intentarlo…

Como supongo que le causa gracia esta “batalla interna de pacotilla” que estoy librando, le tengo un ejemplo para que entienda lo que estoy viviendo. Le propongo  – a ver si puede – que la próxima vez que alguien se eche un gas delante suyo, intente no ofenderse y más bien, ¡apúrese a olerlo!, que ya salió un artículo diciendo que eso es bueno para la salud… ¡Rompa ese paradigma! ¡Hágale, lo quiero ver!

Ya que me entendió, ahora ayúdeme a difundir esta esta campaña en las redes sociales para que los jugadores profesionales, entrenadores (en especial Luis Enrique) y aficionados no sigan cometiendo esta infamia y, de paso, para que evite que me vaya a dar un infarto. ¡Gracias!

@LUISENRIQUE21 ¡No más, por favor! Por lo menos cambie la foto del Twitter! #Nocagabalon

Luis Enrique - Twitter
Tomada de su cuenta de Twitter el 20 de Octubre de 2014

 

Anuncios

2 thoughts on “¡No caga balón!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s