Desde el desayuno se sabe cómo será el almuerzo

 Corrientazo

Si el anterior postulado es cierto, y suponiendo que las dos primeras fechas de las eliminatorias fueron el desayuno, podemos deducir que lo que se le viene a nuestra querida selección Colombia va ser un almuerzo tipo “corrientazo”. De esos que traen bastante y que son difíciles de digerir, pero que incluyen también una que otra cosita de buen sabor y una grasita, que aunque sabrosa, cae mal y hace daño.

El dichoso desayuno había empezado más o menos bien, pancito con mantequilla, dos huevos fritos que estuvieron pasables pero a los que sinceramente les falto una pizquita de sal. Después nos tragamos tres buches de un amargo café, viejo, espeso, frio y sin aroma…

Ahora, no me estoy declarando pesimista para el almuerzo, al contrario, teniendo en cuenta la “situa”, creo que soy optimista porque estoy seguro de que de vez en cuando la “señora de la cocina” se va a inspirar y nos va a ofrecer una que otra alegría, una sopita de mondongo, carne en posta, arroz de coco frito y hasta quizás… mote de queso! Y todo, incluso hasta fiao. Eso sí, cuando este “baja de nota”, también nos tocara mamarnos un almuercito de bajo perfil, con arroz de manteca, carne molia y plátano maduro, y un insípido caldo de hueso como “entrada”.

Mi gente, se las canto desde ahora, van a ser tres años bastante largos y ambivalentes, donde a veces ni nos darán ganas de almorzar o peor, nos darán ganas de ir al chuzo del frente de pura rabia, aunque siempre al final nos darán ganas de volver pa’ ver si la vaina mejora. También le haremos sugerencias a la cocinera y al dueño del chuzo, le pediremos que cambie el menú, aun sabiendo que no nos escucha, y también lo felicitaremos cada vez que nos dé algún gusto inesperado.

No sé si al final habremos engordado o adelgazado, si se nos habrá disparado el colesterol, si tendremos el azúcar por las nubes, si habremos tenido diarreas, vómitos, estreñimiento, ulceras o si andaremos “aventados” (termino para denotar ese tipo de llenura en la que el cuerpo produce más gases de los que puede expulsar), pero lo que sí sé es que con hambre no nos vamos a quedar y además, así sea que no siempre el almuerzo sea de nuestro gusto o nos mande de urgencia pal baño, ¡vamos a ir a la gran cena!, a esa que será servida en junio-julio del 2018 por un elegantísimo chef ruso y a la que solo invitan a la gente “bien”.

Mientras tanto, habrá que aprovisionarse bien de Imodium, Lomotil, Peptobismol, Milanta, leche de magnesia, Alka-Seltser, botellitas de Perrier, sobrecitos de manzanilla, bicarbonato de sodio e incluso de… supositorios 😦

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s