Destinados a jugar

Vieja arqueria de futbol

Nos jugábamos el partido del semestre, por los torrenciales aguaceros de abril la final del torneo fue aplazada para después de vacaciones, por lo que esta semifinal era la “final adelantada”. El partido fue programado el último sábado de finales, maldito destino, quedó programado para las nueve de la mañana, sólo tres horas antes del final de Gestión financiera de largo plazo, yéndome bien tendría una hora y media para estudiar, y la tengo clara, la pregunta del millón es, ¿Por qué no estudiaste el viernes? Y esa me la sé, fácil, porque ese viernes también al medio día tuve el finalísimo de cálculo de varias variables (cálculo de varias veces le decían por la cantidad de repitentes) y después de ese final, bueno, esto no necesita explicación de fondo, después de ese final obviamente había que irse a celebrar y a embrutecerse, como sucedería cualquier viernes después de finales.

Teníamos una baja importantísima, El Capi, el alma del centro del campo, el man que no daba un balón por perdido y que no tenía un solo rincón de la cancha virgen donde no se hubiese arrastrado para recuperar un balón, se había jodido la rodilla jugando para la selección de la universidad, tremenda baja.

En frente, el encopetado Milan, hasta ese momento me preguntaba porque Milan, los tipos llegaban pisando el área rival hasta con siete jugadores al mismo tiempo, una vez allá, tocaban y tocaban la pecosa, parecían de microfútbol, para mí, eran mas un Arsenal, ese de Henry, Pires, Ljunberg, Vieira y compañía, te bailaban debajo de tu arco y después te tocaba sacarla, nada que hacer. Adicional al hecho de que venían jugando juntos desde el colegio tenían un alero que le decían Shevchenko, me imagino que porque era rubio y de ojos azules, porque jugando era una culebra, era un bailarín por la banda derecha y fue por eso que decidimos tirar a Nico por esa banda, a ver si al menos teníamos posibilidades de por lo menos retrasarlo.

Nico era un bárbaro, tan sencillo como eso, se podía jugar 3 o 4 partidos en un día sin regularse, después sacaba a pasear al perro y terminaba haciéndose una sesión de cardio en algún parque. Literalmente corría mas que un quemao, un Forrest Gump en potencia, pero eso sí, si acaso se le atravesaba un examen antidoping creo que no solo lo suspendían del torneo, lo deportaban, aunque para nosotros lo mas importante era que no se cansaba y que cuando sacaba un lateral parecía haciéndolo con los pies.

Jugaba a nuestro favor que ya nos habían llenado en nuestro encuentro previo, nos llevamos media docena mientras nos jugaban a media máquina, claro que en nuestra defensa a un equipo le metieron 14 en los primeros 45 minutos y en el descanso les propusieron el siguiente trato, “por cada gol que ustedes nos descuenten les pagamos una canasta de cerveza, pero por cada gol que les haga nuestro arquero en el segundo tiempo ustedes nos pagan una”. La respuesta del contrincante de turno fue tajante, “juez, nos retiramos del partido, gracias”.

Llegó la hora de la verdad, al mal tiempo vamos con toda y enguayabados, ese era nuestro lema, la buena noche de celebración del viernes nos mejoró el estado de ánimo, pero el remate pendiente para después del final nos motivaba aun mas. Las cosas empezaron como nos lo esperabamos, el Milan encima, cargando gran parte de su juego en Shevchenkito, el tipo se internaba por nuestra banda izquierda y ni siquiera Nico era capaz de cogerlo. Lo juro, sentí que era una tarea de grupo por lo que me le tiré con la firme intensión de dejarle la rotula mirando hacia atrás, pero el man me esquivó con el mínimo esfuerzo y siguió en carrera, pisó el área, tocó y los demás tocaron y la conclusión no fue otra que recoger el balón del fondo de la red, 0-1, sin haberse cumplido el minuto cinco de la primera parte.

El capi en la banda se rasgaba las vestiduras, nos preguntaba que si éramos las novias o las admiradoras del man, que lo jodiéramos si era necesario. El trámite siguió siendo el mismo, nos encerraron y cada que teníamos chance rebotábamos el balón con la esperanza de que le llegara a JuanMa, porque la teníamos clara, si un balón le queda a JuanMa la vaina se pinta de un color diferente, es a otro precio. JuanMa llegó a hacer parte de un equipo profesional, pero a diferencia del 99% de los seres humanos normales ese man no se soñaba siendo futbolista, para nada, lo de él eran los números, su sueño era ser contador, y en eso andaba, estudiando.

En su enésima internada por derecha Sheva se hizo una de esas de Ronaldinho, pobre Nico, lo que sufrió en esa media hora, nosotros casi aplaudimos al monito cuando le hizo esa, sin embargo Nico se levantó y se le vino detrás, endemoniado, lo vi que venía con toda la intención sin embargo en el viaje se arrepintió y si acaso lo rozó. Shevchenko se disfrazó de Neymar y tras romper el record guiness de giros en el aire finalmente aterrizó. Enroscado en posición fetal, ojos cerrados, mano derecha al tobillo y mano izquierda al cielo, al infinito, gritando a un nivel tan solo comparable con los gritos de mi amigo Cristian cuando lo obligamos a montar en el Kamikaze en el parque norte y por supuesto toda la banda del Milan a presionar al árbitro, los manes no se conformaban con ser buenos, querían mas. El referí, un pobre gordito que corría tras su barriga y que no sabía que iba a ser tan influyente en el resultado del partido de esa media mañana, se llevó su mano derecha al bolsillo cosido en el frente de su camisa a cuadros grises y negros y desenfundó sin el ánimo de retractarse la infalible tarjeta roja.

¡Queeeeee! Todos nosotros pa encima del pobre hombre, “señor juez, cógela suave”, “malparido vendido”, “¿cuánto te pagaron?” y hasta “tu maldita abuela” se escucharon en los siguientes minutos y él tratando de calmarnos. Mientras esto sucedía, El Capi se cojeó la cancha, de occidental a oriental y se le acercó al monito Shevchenko quien acababa su engaño con una sonrisa maliciosa mientras se ponía de pies y se limpiaba la sucia mugre de sus muslos y rodilla. El Capi miró al árbitro percatándose de su inadvertencia y le ayudó a Sheva a limpiarse los hombros y seguidamente al mas puro estilo del Chompiras y el Botijas le metió una tremenda gaznatada (como dice mi tia Ampi), que yo creo que aun le debe estar doliendo el cachete a ese pelao. Cuando quiso reaccionar, el Capi ya estaba llamando al árbitro para que este pillara a Shevchenko lleno de furia mientras lo correteaba con la firme intensión de desquitarse. Contra todos los pronósticos Shevchenko fue expulsado, esa no se la esperaban, no la tenían en las posibilidades.

Se nos arregló el caminado, pensé, diez contra diez, pero aun estábamos uno cero abajo y ni que decir de los 20 minutos que se había atrasado el juego, cada vez menos tiempo para estudiar. Se terminó el primer tiempo y me acerqué al Capi, “compa, ¿te está doliendo la mano?” todo fue risas, hasta que le dije “sustitúyeme, necesito estudiar para el final” y su respuesta fue la esperada en una semifinal de este calibre, “¿tú eres marica?, te saco y nos llenan, quédate tranquilo, yo estudié bastante, yo te paso las respuestas”.

Empezaron los segundos cuarenta y cinco minutos y aun no podíamos pasar la mitad de la cancha, aunque de a poco nos íbamos soltando, cada vez con mas confianza, cada balón era una guerra, lo jugábamos como si fuera el último, con el cuchillo entre los dientes y de repente se empezó a nublar y las primeras gotas empezaron a caer, lo confieso, me encanta un partido bajo la lluvia. El Milan se empezó a quedar sin ideas y nosotros a carburar nuestro juego y cuando menos se lo esperaban apareció tenía que aparecer, balón en tres cuartos de cancha limpió pal JuanMa, el man pegado a la banda se lleva al primero, al segundo entra a las 18 con 50 en diagonal y se saca un tiro con comba a la escuadra superior, para los que tienen buena memoria el de Asprilla en el 5-0, pero con la zurda. A celebrar, en eso si no había un equipo que se nos comparara.

Se les vino la noche Milan, agárrense, pero se agarraron bien y metieron dos flechas arriba, ahí si parecían un Milan, pelotazo y a correr, sin embargo ese era mi departamento, Mario Yepes me quedaba pequeño ese día, me barrí  y me barrí, con 100% de efectividad se me fue el resto del partido, faltando 2 minutos quemamos los últimos cambios para poner a los que mejor pateaban, no había mas para hacer, los penaltis definirían al finalista.

Todos corrieron a abrasarse y yo corrí a tomar un cuaderno, “mondá que cobre el que quiera, me voy a mamar el final”. Y empezó la tanda, nuestro arquero salvó el primero, y JuanMa cobró a lo Paneca, o mejor dicho, para que los colombianos entiendan, a lo León Darío Muñoz, put@, que calidad que se mandaba ese man, JuanMa me refiero, no León Darío. De ahí palante ellos metieron todos al igual que nosotros, y llegó nuestro quinto cobro, el que debía ser el último, nuestro arquero le pegó con borde interno, intentando colarlo en el ángulo superior derecho, pero le dio muy por debajo y el balón a las nubes. Inmediatamente el Capi se me acercó

– ¡compa!, te tocó el sexto

– no me jodas compa, no me he podido concentrar, que lo cobre otro

– marica no hay nadie mas…

– verga, hagamos algo, si se lo mama el Milan yo le pego

– nada, si se lo maman o si lo meten igual tu vas al bate, ¡suelta el cuaderno ese, te vas a hacer echar!…

Y así fue, nuestro arquero voló abajo al palo izquierdo y se lo sacó al portero del Milan, los manes eran los arqueros de la Universidad y aparentemente se conocían bien. Llegó mi hora, me hice la caminata mas larga del futbol, la que va desde la mitad de la cancha hasta el punto penal, pero seguí derecho y fui a felicitar al Harry porter, porque se hizo tremenda parada, luego volví ante la presión del árbitro quien aun le faltaba por pitar el otro partido y ya iba tarde por las constantes interrupciones del nuestro. Me paré frente al balón con el punto blanco a mis pies y el balón sobre el mismo, el arquero se me acercó con el propósito de intimidarme, pero a ciencia cierta yo ya tenía mis preocupaciones, la top 1 se llamaba “final” y el apellido era “de gestión financiera de largo plazo”. Entonces empecé a pensar, “¿será que la pico como hizo JuanMa? o ¿será que la englobo al ángulo como intentó Harry?”

El parte positivo fue que alcancé a llegar al salón y escoger silla detrás del Capi, por lo que el man cumplió y me ayudó a resolver, aunque a ciencia cierta lo ayudé mas yo a él, pues le deje saber donde se estaba equivocando, en otras palabras 4.7, nada mal para un final que se estudió en 10 minutos.

Ah cierto!, el penalti, pues como dictan los cánones del futbol, un derecho debe cobrar duro abajo y al palo izquierdo, donde el arquero no llegaba ni cogiendo moto taxi, y si como no… a celebrar.

Anuncios

Un cuento (de fútbol) sudamericano

palmeras-24020-27829

Apertura…

El huracán estaba cerca. Tocaría tierra no muy lejos del gran cerro porteño, justo sobre un pequeño pueblo ubicado en la costa norte de aquella América del sur.

Las palmeiras se estremecían violentamente al paso de las ráfagas del ciclón. Las gallinas se desplumaban y el único flamengo* que había venido de unas lejanas tierras emprendía vuelo. Las águilas, que desde el oriente petrolero observaban venir la tormenta, harían lo mismo.

Los animales salvajes que merodeaban aquella selvática zona también empezaban su éxodo. Vieron pasar velozmente al tigre, a los leopardos y a los jaguares.

Una pobre católica le rezaba a todos los santos con una santa fe inmaculada. De su boca solo salían el rosario y algunas otras oraciones para pedirle ayuda a San Lorenzo. A São Paulo también le suplicaba misericordia, pero sus plegarias no serían escuchadas.

Los estudiantes salían despavoridos de la universidad como si hubieran visto al diablo. La academia de enfrente también cerraba sus puertas. Ni un solo chico de los populares sport boys del pueblo se quedaría a terminar la lección de gimnasia y esgrima que recién empezaba.

Los millonarios del pueblo, descendientes de esos hombres que siglos atrás habían llegado desde Madrid con el almirante Colón, le pedían al General que tomara las riendas de la situación, pues era el defensor del pueblo, o al menos así lo consideraban muchos desde aquel día en el que había venido a autoproclamarse el hombre strongest de esa región.

Pero él ya no era el mismo, la fortaleza que tenía hacia unas décadas, cuando había sido enviado al nuevo continente por aquel rey espanyol jefe de una supuesta real sociedad, se había desvanecido… Asustado, el muy carabobo decidió huir por el ferro carril oeste sin que casi nadie lo notase.

Fue entonces cuando los patriotas, que habían permanecido años de incognito trabajando en los talleres, robaron el arsenal de la guarnición y, en medio de esa tremenda confusión, se sublevaron y revelaron la alianza que habían fraguado secretamente con un tal Bolívar que venía de Caracas.

Finalmente, con el apoyo del gremio de los mineiros, aquellos heroicos hombres emularon a O’Higgins y recuperaron la libertad que les había sido arrebata por siglos.

Al llegar la añorada calma, se declararon por fin “tierra Independiente”, lo que les daría ahora el derecho a disfrutar con equidad, defensa y justicia de todo aquello que podía ofrecerles ese lindo pueblo en el que al final no habría más nada que compartir que un inútil orgullo nacional.

… Clausura.


Nota para los distraídos:

Aquí abajo encuentran la lista de los clubes de fútbol de Sudamérica y de España referenciados en el texto anterior.

En orden de aparición:

Club Atlético Huracán (Bs Aires, ARG)

Cerro Porteño (Asunción, PAR)

América de Cali (Cali, COL)

Sociedade Esportiva Palmeiras (São Paulo, BRA)

Unión Magdalena, “el ciclón bananero” (Santa Marta, COL)

Club Atlético River Plate, “las gallinas” (Bs Aires, ARG)

Clube de Regatas do Flamengo (Rio de Janeiro, BRA)

* Nota: Flamengo es el nombre del barrio de donde es originario este club, que a su vez toma ese nombre por los flamencos (o flamingos)  que visitaban las playas de esa zona.

Águilas Doradas Fútbol Club (Rionegro, COL)

Club Deportivo Oriente Petrolero (Santa Cruz de la Sierra, BOL)

Club Atlético Tigre (Bs Aires, ARG)

Atlético Bucaramanga “los leopardos” (Bucaramanga, COL)

Jaguares de Córdoba (Montería, COL)

Club Deportivo Universidad Católica (Santiago, CHI y Quito, ECU)

Santos Futebol Clube (Santos, BRA)

Independiente Santa Fe (Bogotá, COL)

Club Atlético Boca Juniors (Bs Aires, ARG)

Club Atlético Rosario Central (Rosario, ARG)

Club Atlético San Lorenzo de Almagro (Bs Aires, ARG)

São Paulo F. C. (São Paulo, BRA)

Estudiantes de La Plata (La Plata, ARG) o Estudiantes de Mérida (Mérida, VEN)

Universidad de Chile (Santiago, CHI) entre una decena de clubes con ese nombre.

Independiente de Avellaneda “el diablo” (Avellaneda, ARG)

Racing Club de Avellaneda “La academia” (Avellaneda, ARG)

Sport Boys (Callao, PER)

Club de Gimnasia y Esgrima de La Plata (La Plata, ARG)

Millonarios F.C. (Bogotá, COL)

Real Madrid (Madrid, ESP)

Colón de Santa Fe (Santa Fe, ARG)

Club General Díaz (Asunción, PAR)

Defensor Sporting (Montevideo, URU)

Club The Strongest (La Paz, BOL)

Fortaleza F.C (Bogotá, COL)

Espanyol de Barcelona (Barcelona, ESP)

Real Sociedad (San Sebastián, ESP)

Carabobo F.C. (Valencia, VEN)

Club Ferro Carril Oeste (Bs Aires, ARG)

Patriotas F.C. (Tunja, COL)

Club Atlético Talleres (Córdoba, ARG)

Arsenal F.C (Sarandí, ARG)

Club Alianza Lima (Lima, PER)

Club Bolívar (La Paz, BOL)

Caracas F.C. (Caracas, VEN)

Grêmio Foot-Ball Porto Alegrense (Porto Alegre, BRA)

Clube Atlético Mineiro (Belo Horizonte, BRA)

Real Cartagena “los heroicos” (Cartagena, COL)

Club Deportivo O’Higgins (Rancagua, CHI)

Club Libertad (Asunción, PAR)

Independiente de Avellaneda (Avellaneda, ARG)

Club Deportivo La Equidad Seguros (Bogotá, COL)

Club Social y Deportivo Defensa y Justicia (Bs Aires, ARG)

Club Atlético Nacional (Medellín, COL), El Nacional (Quito, ECU), Nacional (Asunción, PAR), Nacional (Montevideo, URU)