¿Callar bocas o ir al mundial?

Tomado de Twitter
Tomado de alguna cuenta de Twitter

Al parecer la gente en Colombia está más interesada en que se le calle la boca a ciertos personajes del periodismo deportivo que en el verdadero objetivo: ir al mundial y entre paréntesis, jugando bien.

Cuando la selección gana, por acierto o no de Don José, jugando bien o mal, sacan pecho y celebran -más que la victoria y la cercanía a la clasificación- el poder escupirles en la cara al par de viejitos que son unos malaleche, que no saben nada y que se pueden meter sus criticas ya saben por dónde.

Así mismo, cuando los partidos se nos complican, en vez de escuchar voces de apoyo y debatir sobre soluciones, ahora se escuchan frases de preocupación sobre lo que dirán Vélez, Mejía y algunos otros que se atreven a criticar: “¡Ahora si le van a caer con todo al viejo!”, dicen algunos con cara de preocupación y ojos guaraposos. Yo me quedo callado, aunque me gustaría decirles: No se preocupen, de todas formas ya lo hacen y lo seguirán haciendo porque -les voy a contar un secreto- les pagan para eso: para abrir debates y ganar sintonía.

Yo, por mi parte, trato de no entrar del todo en ese juego. Escucho las críticas (sin ponerme muy bravo) para aprender a analizar mejor los partidos, seleccionando con “pinza de sacar cejas” los apartes importantes que me ayudan a entender el porqué de algunas situaciones y a comprender los errores y los aciertos. No todos vemos el fútbol de la misma manera y escuchar diversos puntos de vista no hace sino mejorar mi comprensión del juego.

De hecho, para compensar y no caer en sesgos, y porque además me parecen chéveres y más cercanos al sentir de la gente, también escucho atentamente lo que dicen Bonnet, Meluk, Pino Calad, Londoño, Casale, De Francisco, Guillo Arango, entre otros, que, sin decirles lambones, celebran casi todo lo que hace Pékerman… Igual aprendo mientras me divierto.

Yo hago la fácil, como un típico volante de marca, simplemente le pongo el filtro. Ignoro los comentarios que me parecen exagerados o fuera de foco y no caigo en el extremismo de apoyar todo lo que salga de la boca o teclados de unos, ni de otros. Tomo lo que creo que me sirve y punto.

No pienso que deba blindarme de la pasión y del sesgo que el fútbol mismo conlleva, ni que deba mantenerme lejos del folclorismo, pues me perdería GRAN PARTE DEL CHISTE!, pero les aseguro que disfruto del futbol en todo su esplendor cuando, en vez de pensar en lo que dirán los periodistas o los memes de las redes sociales, soy capaz de entender una parte de lo que estoy viendo (con madrazos incluidos o no) y no como usualmente me pasa cuando juego domino que no entiendo ni mierda de lo que estoy haciendo.

Hey!, en serio, no se amarguen tanto si hay gente que todavía escucha o lee a los viejitos, es cuestión de gustos. No le pierdan tiempo preocupándose por ellos. No es importante callar bocas. Lo que le suceda de bueno a nuestra selección será alegría para el más amargado de los colombianos y lo que le suceda de malo será tristeza para el más feliz y alegre de todos.

Vamos Colombia!! Vamos pa’ Rusia!!

Anuncios

Dolor de estómago eliminatorio

James-Rodriguez

No sé si es de la emoción o del sustico (o sustote dada la situación actual), pero lo cierto es que últimamente he venido notando que unas 48 horas antes de los ansiados encuentros por la clasificación a Rusia 2018 me comienzan a dar unos dolorcitos abdominales extraños. Es como si tuviera ganas de “hacer del cuerpo” todo el día, causándome un miedo terrible a encontrarme en una situación de urgencia estando muy lejos de mi casa o muy temprano como para salir corriendo de la oficina.

Yo lo asumo con entereza y fuerza mental, y hasta me alegra que todavía sienta esa emoción cuando llega la hora de apoyar mi amada la Selección Colombia. Ese niño que no dormía esperando el partido del día siguiente, ilusionado, todavía sigue por ahí, pero no-joda, ¡que vaina tan incómoda!

Incluso, en estos momentos creería que no se justifica tanto sudor y escalofríos. Si bien ahora no estamos tan bien parados en la tabla de posiciones, no es tampoco pues que vayamos a jugar contra Alemania o Brasil en pleno mundial (¡me han debido ver ese día!). Bolivia no debería tenerme en este estado de estrés intestinal.

Confío en que lo que ha sabido escoger Pekérman dará resultado. Espero en realidad un planteamiento parecido al que usamos contra Chile en Santiago hace unos meses, 3 volantes de marca, dos extremos y uno arriba (ya no sería Jackson) aguantando y pivoteando. Sólidos en defensa y aprovechando cualquier contragolpe. No se necesita tampoco una revolución táctica para salir bien librados de La Paz y más ahora viendo que esa gente tiene un tierrero armado por un billetico que se les embolató.

Por ahora, tocara seguir “apretando” de aquí a que comience el partido. Una vez que comience, estoy seguro de que se me pasara el malestar y poder disfrutar del partido con mis amigos en el bar de siempre, tomándome unas cervecitas, y tan tranquilo que incluso me atrevería a pedir una hamburguesa con bastante tocineta y papitas fritas enchumbadas en aceite rancio.

Querido niño Dios

Rezando-Integrantes-primer-plantel-misa_LRZIMA20130809_0009_4

Yo sé que no me he portado muy bien este año. Se las he montado feo a los hinchas del Real Madrid (claro, un poco menos que Piqué). Insulté con palabras fuertes a todos mis seres queridos sin excepción (es decir, a los jugadores de la selección Colombiana). Desde la Copa América hasta la fecha, despotriqué a mas no poder de mi mala suerte en muchos partidos y perdí algo de mi fe cuando no nos ayudaste a ganarle a Argentina en Barranquilla, incluso olvidando todos los milagros que hiciste a favor nuestro (vía Ospina) para que la albiceleste no nos metiera cinco en la Copa América.

Sin embargo, sabiendo que eres todo amor y perdón, me atrevo a pedirte dos regalos, solo dos:

1) Por favor, derrama toda tu sabiduría a través del espíritu santo sobre Pékerman y su equipo de trabajo para que se les ilumine la mente a la hora de hacer las convocatorias y de plantear los partidos, haz del trabajo táctico su fortín para que no dependamos de un golpe de suerte de James, Ospina o Cuadrado. Ayúdalos a preparar mejor a los nuevos para que no los suelten al ruedo en plena eliminatoria y queden expuestos a la burla. En el peor de los casos, si crees que eso es mucho pedir, te pido entonces que ayudes a los nuestros a subir su rendimiento justo en los partidos de la eliminatoria. No antes, no después…

2) Por favor, cuida de todo mal a Messi, Neymar y Suarez. Regálanos la dicha de poder seguir viendo en toda su plenitud de condiciones a este tridente ofensivo que hace ver al fútbol tan bonito, fácil e increíble a la vez.

Eso es todo.

Pd: ¡Gracias por el triplete del Barça, por el 4-0 al Madrid, y por el 1 -1 contra Chile en Santiago!

Cuando la técnica no es suficiente…

Hace un par de años me volé de la oficina un día miércoles con el firme propósito de verme el clásico de la liga española. Barcelona y Madrid se enfrentaban con dos aditamentos súper especiales, el paso a la final de la champions league y la salsa que le imprimía Mourinho al enfrentamiento. Allá me encontré con uno de mis amigos, el cual era ajeno al fervor que despierta ese enfrentamiento. Tras preguntarle a cuál de los equipos le hacía fuerza me respondió jocosamente “al árbitro, si yo soy es hincha del Junior”, sin embargo esa decisión fue rápidamente retractada tras cerciorarse que era el técnico portugués quien dirigía el barco blanco… “donde sea que esté involucrado ese man, le haré barra al otro equipo, lo llevo pero en la mala”…

Jaime Romero resumía en sus palabras la atmosfera que rodea a Jose Mourinho, su perfil de vida, este tipo es de aquellos que no deja indiferente a nadie, incluso a los que no tienen nada que ver con él y con su trabajo, le es facil llegar a generar amor o repudio, admiración o rabia, o todo junto pero no revuelto.

Permítanme expresar mi humilde opinión, Mourinho alcanzó el punto mas alto de su carrera al ganarle con el Inter de Milán al Barcelona en la semifinal de la champions league del 2010, sencillamente tomó un equipo de hombres, veteranos en su mayoría y venció a los dioses del futbol del momento, al mejor equipo de futbol que se había visto en décadas… Mourinho dictó una clase de táctica, de estrategia y por encima de todas las cosas de motivación, le pidió a Sneider que no dejara jugar a Xavi y se llevó todos los focos, retiró cualquier clase de presión sobre sus jugadores y le cargó la responsabilidad prácticamente al rival y la cereza de ese pastel fue que triunfó.

Después desembarco en Madrid y se desarrollaron un par de años con los clásicos mas calientes que se recuerden, no voy a repetir la historia, si medianamente sigues futbol tu tendrás tu verdad respecto a esa época en La Liga. Lo cierto y compartido es que Mou no dejó muchos amigos en Madrid, se peleó con los líderes del equipo y terminó diciendo que en el vestuario madrileño se gastaban 30 minutos frente al espejo antes de salir al campo… ¡Ojo!, no quiero ofender a nadie, si te gustan los mocos cómetelos, cada cual en su casa que haga lo que le de la gana, pero honestamente Mou les mandó a decir que no eran mas que un poco de maricas y ojo, otra vez, no tengo nada en contra de las preferencias sexuales de cada uno, pero Mou lo dijo con mala intención…

Hoy en día Jose Mourinho vive en Londres (o mejor dicho, hoy en día pero por ahora) y no la pasa bien, comenzando la temporada se peleó con la doctora Eva Carneiro quien trabajaba para el equipo, su ya conocida y desgastada rivalidad con Wegner es por demás aburridora, sentó a Terry (su capitán y líder en defensa) sin ninguna clase de explicación y su ultima perla fue irse a los camerinos a mitad de tiempo tras el árbitro del encuentro frente a West Ham United para recriminarle una tarjeta roja a Matic… la prensa rosa futbolística ya habla de Hazard pidiendo ser vendido al Madrid y un par de pesos pesados del equipo pidiendo la destitución de su técnico, pues no se lo aguantan, también se habla de contactos entre Ancelotti y el entorno de Roman Abramovich.

Por los vientos que soplan parece que Mourinho anda cagado y con el agua lejos, la técnica de Mou de llevarse toda la atención parece que no funciona muy bien cuando no gana, es que hay veces que la técnica no es suficiente.

Destinados a jugar

Vieja arqueria de futbol

Nos jugábamos el partido del semestre, por los torrenciales aguaceros de abril la final del torneo fue aplazada para después de vacaciones, por lo que esta semifinal era la “final adelantada”. El partido fue programado el último sábado de finales, maldito destino, quedó programado para las nueve de la mañana, sólo tres horas antes del final de Gestión financiera de largo plazo, yéndome bien tendría una hora y media para estudiar, y la tengo clara, la pregunta del millón es, ¿Por qué no estudiaste el viernes? Y esa me la sé, fácil, porque ese viernes también al medio día tuve el finalísimo de cálculo de varias variables (cálculo de varias veces le decían por la cantidad de repitentes) y después de ese final, bueno, esto no necesita explicación de fondo, después de ese final obviamente había que irse a celebrar y a embrutecerse, como sucedería cualquier viernes después de finales.

Teníamos una baja importantísima, El Capi, el alma del centro del campo, el man que no daba un balón por perdido y que no tenía un solo rincón de la cancha virgen donde no se hubiese arrastrado para recuperar un balón, se había jodido la rodilla jugando para la selección de la universidad, tremenda baja.

En frente, el encopetado Milan, hasta ese momento me preguntaba porque Milan, los tipos llegaban pisando el área rival hasta con siete jugadores al mismo tiempo, una vez allá, tocaban y tocaban la pecosa, parecían de microfútbol, para mí, eran mas un Arsenal, ese de Henry, Pires, Ljunberg, Vieira y compañía, te bailaban debajo de tu arco y después te tocaba sacarla, nada que hacer. Adicional al hecho de que venían jugando juntos desde el colegio tenían un alero que le decían Shevchenko, me imagino que porque era rubio y de ojos azules, porque jugando era una culebra, era un bailarín por la banda derecha y fue por eso que decidimos tirar a Nico por esa banda, a ver si al menos teníamos posibilidades de por lo menos retrasarlo.

Nico era un bárbaro, tan sencillo como eso, se podía jugar 3 o 4 partidos en un día sin regularse, después sacaba a pasear al perro y terminaba haciéndose una sesión de cardio en algún parque. Literalmente corría mas que un quemao, un Forrest Gump en potencia, pero eso sí, si acaso se le atravesaba un examen antidoping creo que no solo lo suspendían del torneo, lo deportaban, aunque para nosotros lo mas importante era que no se cansaba y que cuando sacaba un lateral parecía haciéndolo con los pies.

Jugaba a nuestro favor que ya nos habían llenado en nuestro encuentro previo, nos llevamos media docena mientras nos jugaban a media máquina, claro que en nuestra defensa a un equipo le metieron 14 en los primeros 45 minutos y en el descanso les propusieron el siguiente trato, “por cada gol que ustedes nos descuenten les pagamos una canasta de cerveza, pero por cada gol que les haga nuestro arquero en el segundo tiempo ustedes nos pagan una”. La respuesta del contrincante de turno fue tajante, “juez, nos retiramos del partido, gracias”.

Llegó la hora de la verdad, al mal tiempo vamos con toda y enguayabados, ese era nuestro lema, la buena noche de celebración del viernes nos mejoró el estado de ánimo, pero el remate pendiente para después del final nos motivaba aun mas. Las cosas empezaron como nos lo esperabamos, el Milan encima, cargando gran parte de su juego en Shevchenkito, el tipo se internaba por nuestra banda izquierda y ni siquiera Nico era capaz de cogerlo. Lo juro, sentí que era una tarea de grupo por lo que me le tiré con la firme intensión de dejarle la rotula mirando hacia atrás, pero el man me esquivó con el mínimo esfuerzo y siguió en carrera, pisó el área, tocó y los demás tocaron y la conclusión no fue otra que recoger el balón del fondo de la red, 0-1, sin haberse cumplido el minuto cinco de la primera parte.

El capi en la banda se rasgaba las vestiduras, nos preguntaba que si éramos las novias o las admiradoras del man, que lo jodiéramos si era necesario. El trámite siguió siendo el mismo, nos encerraron y cada que teníamos chance rebotábamos el balón con la esperanza de que le llegara a JuanMa, porque la teníamos clara, si un balón le queda a JuanMa la vaina se pinta de un color diferente, es a otro precio. JuanMa llegó a hacer parte de un equipo profesional, pero a diferencia del 99% de los seres humanos normales ese man no se soñaba siendo futbolista, para nada, lo de él eran los números, su sueño era ser contador, y en eso andaba, estudiando.

En su enésima internada por derecha Sheva se hizo una de esas de Ronaldinho, pobre Nico, lo que sufrió en esa media hora, nosotros casi aplaudimos al monito cuando le hizo esa, sin embargo Nico se levantó y se le vino detrás, endemoniado, lo vi que venía con toda la intención sin embargo en el viaje se arrepintió y si acaso lo rozó. Shevchenko se disfrazó de Neymar y tras romper el record guiness de giros en el aire finalmente aterrizó. Enroscado en posición fetal, ojos cerrados, mano derecha al tobillo y mano izquierda al cielo, al infinito, gritando a un nivel tan solo comparable con los gritos de mi amigo Cristian cuando lo obligamos a montar en el Kamikaze en el parque norte y por supuesto toda la banda del Milan a presionar al árbitro, los manes no se conformaban con ser buenos, querían mas. El referí, un pobre gordito que corría tras su barriga y que no sabía que iba a ser tan influyente en el resultado del partido de esa media mañana, se llevó su mano derecha al bolsillo cosido en el frente de su camisa a cuadros grises y negros y desenfundó sin el ánimo de retractarse la infalible tarjeta roja.

¡Queeeeee! Todos nosotros pa encima del pobre hombre, “señor juez, cógela suave”, “malparido vendido”, “¿cuánto te pagaron?” y hasta “tu maldita abuela” se escucharon en los siguientes minutos y él tratando de calmarnos. Mientras esto sucedía, El Capi se cojeó la cancha, de occidental a oriental y se le acercó al monito Shevchenko quien acababa su engaño con una sonrisa maliciosa mientras se ponía de pies y se limpiaba la sucia mugre de sus muslos y rodilla. El Capi miró al árbitro percatándose de su inadvertencia y le ayudó a Sheva a limpiarse los hombros y seguidamente al mas puro estilo del Chompiras y el Botijas le metió una tremenda gaznatada (como dice mi tia Ampi), que yo creo que aun le debe estar doliendo el cachete a ese pelao. Cuando quiso reaccionar, el Capi ya estaba llamando al árbitro para que este pillara a Shevchenko lleno de furia mientras lo correteaba con la firme intensión de desquitarse. Contra todos los pronósticos Shevchenko fue expulsado, esa no se la esperaban, no la tenían en las posibilidades.

Se nos arregló el caminado, pensé, diez contra diez, pero aun estábamos uno cero abajo y ni que decir de los 20 minutos que se había atrasado el juego, cada vez menos tiempo para estudiar. Se terminó el primer tiempo y me acerqué al Capi, “compa, ¿te está doliendo la mano?” todo fue risas, hasta que le dije “sustitúyeme, necesito estudiar para el final” y su respuesta fue la esperada en una semifinal de este calibre, “¿tú eres marica?, te saco y nos llenan, quédate tranquilo, yo estudié bastante, yo te paso las respuestas”.

Empezaron los segundos cuarenta y cinco minutos y aun no podíamos pasar la mitad de la cancha, aunque de a poco nos íbamos soltando, cada vez con mas confianza, cada balón era una guerra, lo jugábamos como si fuera el último, con el cuchillo entre los dientes y de repente se empezó a nublar y las primeras gotas empezaron a caer, lo confieso, me encanta un partido bajo la lluvia. El Milan se empezó a quedar sin ideas y nosotros a carburar nuestro juego y cuando menos se lo esperaban apareció tenía que aparecer, balón en tres cuartos de cancha limpió pal JuanMa, el man pegado a la banda se lleva al primero, al segundo entra a las 18 con 50 en diagonal y se saca un tiro con comba a la escuadra superior, para los que tienen buena memoria el de Asprilla en el 5-0, pero con la zurda. A celebrar, en eso si no había un equipo que se nos comparara.

Se les vino la noche Milan, agárrense, pero se agarraron bien y metieron dos flechas arriba, ahí si parecían un Milan, pelotazo y a correr, sin embargo ese era mi departamento, Mario Yepes me quedaba pequeño ese día, me barrí  y me barrí, con 100% de efectividad se me fue el resto del partido, faltando 2 minutos quemamos los últimos cambios para poner a los que mejor pateaban, no había mas para hacer, los penaltis definirían al finalista.

Todos corrieron a abrasarse y yo corrí a tomar un cuaderno, “mondá que cobre el que quiera, me voy a mamar el final”. Y empezó la tanda, nuestro arquero salvó el primero, y JuanMa cobró a lo Paneca, o mejor dicho, para que los colombianos entiendan, a lo León Darío Muñoz, put@, que calidad que se mandaba ese man, JuanMa me refiero, no León Darío. De ahí palante ellos metieron todos al igual que nosotros, y llegó nuestro quinto cobro, el que debía ser el último, nuestro arquero le pegó con borde interno, intentando colarlo en el ángulo superior derecho, pero le dio muy por debajo y el balón a las nubes. Inmediatamente el Capi se me acercó

– ¡compa!, te tocó el sexto

– no me jodas compa, no me he podido concentrar, que lo cobre otro

– marica no hay nadie mas…

– verga, hagamos algo, si se lo mama el Milan yo le pego

– nada, si se lo maman o si lo meten igual tu vas al bate, ¡suelta el cuaderno ese, te vas a hacer echar!…

Y así fue, nuestro arquero voló abajo al palo izquierdo y se lo sacó al portero del Milan, los manes eran los arqueros de la Universidad y aparentemente se conocían bien. Llegó mi hora, me hice la caminata mas larga del futbol, la que va desde la mitad de la cancha hasta el punto penal, pero seguí derecho y fui a felicitar al Harry porter, porque se hizo tremenda parada, luego volví ante la presión del árbitro quien aun le faltaba por pitar el otro partido y ya iba tarde por las constantes interrupciones del nuestro. Me paré frente al balón con el punto blanco a mis pies y el balón sobre el mismo, el arquero se me acercó con el propósito de intimidarme, pero a ciencia cierta yo ya tenía mis preocupaciones, la top 1 se llamaba “final” y el apellido era “de gestión financiera de largo plazo”. Entonces empecé a pensar, “¿será que la pico como hizo JuanMa? o ¿será que la englobo al ángulo como intentó Harry?”

El parte positivo fue que alcancé a llegar al salón y escoger silla detrás del Capi, por lo que el man cumplió y me ayudó a resolver, aunque a ciencia cierta lo ayudé mas yo a él, pues le deje saber donde se estaba equivocando, en otras palabras 4.7, nada mal para un final que se estudió en 10 minutos.

Ah cierto!, el penalti, pues como dictan los cánones del futbol, un derecho debe cobrar duro abajo y al palo izquierdo, donde el arquero no llegaba ni cogiendo moto taxi, y si como no… a celebrar.

Andamos graves y con el “Ki” por el piso

James Rodriguez - Sayayin

Las eliminatorias se acercan y es evidente que nuestra querida selección Colombia tiene muchos problemas, sobre todo porque andamos con el “Ki” pero por el piso. Los seguidores de la serie Dragon Ball Z/GT sabrán a lo que me refiero, aunque igual creo que es necesario explicarle a todos los lectores de donde viene este intento de analogía.

En resumen, según la popular serie animada manga Dragon Ball Z/GT, el “Ki” es una especie de energía interior que tienen todos los seres vivos (concepto que está inspirado un poco en artes marciales como el Kung-Fu) y que es usada como fuente de poder. Así pues, los guerreros que llegan a dominarla son capaces de potenciar sus capacidades de combate de tal forma que logran concentrar en sus golpes altos niveles de energía causándole mucho daño al oponente. Por ejemplo, el popularísimo “Kame Hame Haaaaaaaaaaa!”

yo-tambien-intente-hacer-un-kame-hame-ha

Pero no nos desviemos, volvamos al fútbol. Entonces, el “Ki” es en el futbol algo como la “confianza” que se tienen los jugadores en sí mismos. Esa confianza (energía) bien canalizada es la que les permite hacer cosas extraordinarias, hacérselas de crack para sorprender al oponente y a los espectadores, para atreverse a inventarse algo, para sentirse respaldados en sus oficios y cumplir cabalmente con sus deberes. Esa confianza en sus habilidades se va alimentando de su entorno, de sus colegas, entrenadores y de sus propias sensaciones y de los resultados (obviamente)… He ahí donde vienen los problemas para la selección y para nuestros muchachos.

La pobre presentación en la copa américa pasada, que incluso encuentro positiva pues nos puso los pies sobre la tierra, no es realmente el motivo de mis inquietudes por el bajón de “Ki” que padecemos. Eso ya pasó y se supone que ya ha sido superado, por lo menos individualmente.

Lo que me preocupa sinceramente es que en este comienzo de temporada europea no tenemos a ninguno de los nuestros (en especial, a ninguno de ese formidable grupo-base del mundial) como titular indiscutible en su club. En realidad, a pesar de estar en grandes clubes, muy pocos compatriotas están “rompiéndola” y se ven algunos ya con muy pocas posibilidades de hacerlo. Ni los mismos de siempre, ni los nuevos que esperan turno, parecen tener un “Ki” que destaque realmente para hacer diferencia, al menos para el inicio de las eliminatorias.

Así, sin decir nombres, tenemos varios calentando banca, con competencia fuertísima, otros peleando por unos minuticos, un par tratando de ganarse al nuevo entrenador, otros tantos recién adaptándose a sus nuevos clubes y ligas, alguno por ahí con el puesto prácticamente perdido, otros más que andan lesionados, y hasta tenemos algunos que ni siquiera tienen equipo…

La verdad, no veo cómo llegaran nuestros muchachos a las convocatorias con un “Ki” lo suficientemente elevado como para arrástranos a la victoria. Necesitamos al menos un par, y creo que hoy, no lo tenemos.

¿Y por qué el estado de ánimo y el nivel de autoconfianza -de Ki- de los nuestros me preocupan tanto?

Pues sencillo, la selección de Pékerman ha basado siempre su éxito en el rendimiento individual de los “extranjeros”. El maestro Roshi, digo, el profe Pékerman, ha sabido aprovechar los destellos individuales del “Ki” de los nuestros con tanta lucidez y oportunismo que no tenemos como agradecerle (en serio). Pero hoy, al no haber elementos con tan altos niveles de “Ki”, el cuerpo técnico deberá hacer uso de otros medios y recursos, y es ahí donde la gente que sabe de fútbol tiene sus dudas.

El equipo de trabajo de Pékerman se caracteriza por no apelar demasiado al trabajo táctico, sino que más bien se enfoca en un trabajo mental y motivacional (valido y ultra necesario), y por supuesto, muy ligado a explotar el “Ki” de los jugadores mejor dotados técnicamente, PERO no cabe duda que este “approach” nos deja expuestos en la medida en que los nuestros lleguen a las convocatorias con tan poca confianza y tan bajos de ritmo que no haya tiempo para subirles el “Ki”, o recuperarlos, dicho de otro modo. Y en la medida en que nuestros rivales sepan contrarrestar nuestro bajo “Ki” con el suyo, de poder a poder, o con otras herramientas (con táctica, por ejemplo, al estilo Venezuela), estaremos dando ventajas.

En fin, sin el tiempo necesario para hacer un vasto trabajo psicológico en los pocos días que duran las concentraciones, las ayudas tácticas, las alternativas del fútbol local y una buena preparación física podrían ser claves para compensar la falta de confianza y de ritmo de competencia de nuestros mejores jugadores “europeos” y para afrontar con exito esta larga eliminatoria.

Pero bueno, quién sabe, quizás eso no suceda así, pues al parecer Don José conoce los secretos del “Ki” y seguramente confía en que podrá nuevamente salirse con la suya. Apelara quizás a técnicas clandestinas para hacer explotar el dichoso “Ki” de Falcao, James y su combo, y nos hará desbordar nuevamente ese orgullo patrio que pocas veces podemos sacar a relucir. Además el profe sabe que cuenta con su propia nubecita voladora (¡Ospina!), aquella que nos salva cada vez que estamos a punto de caer el precipicio.

Maestro Roshi - Nube voladora

En las próximas semanas sabremos, de acuerdo a sus movimientos, como es que el maestro piensa sacarnos de esta.

Un cuento (de fútbol) sudamericano

palmeras-24020-27829

Apertura…

El huracán estaba cerca. Tocaría tierra no muy lejos del gran cerro porteño, justo sobre un pequeño pueblo ubicado en la costa norte de aquella América del sur.

Las palmeiras se estremecían violentamente al paso de las ráfagas del ciclón. Las gallinas se desplumaban y el único flamengo* que había venido de unas lejanas tierras emprendía vuelo. Las águilas, que desde el oriente petrolero observaban venir la tormenta, harían lo mismo.

Los animales salvajes que merodeaban aquella selvática zona también empezaban su éxodo. Vieron pasar velozmente al tigre, a los leopardos y a los jaguares.

Una pobre católica le rezaba a todos los santos con una santa fe inmaculada. De su boca solo salían el rosario y algunas otras oraciones para pedirle ayuda a San Lorenzo. A São Paulo también le suplicaba misericordia, pero sus plegarias no serían escuchadas.

Los estudiantes salían despavoridos de la universidad como si hubieran visto al diablo. La academia de enfrente también cerraba sus puertas. Ni un solo chico de los populares sport boys del pueblo se quedaría a terminar la lección de gimnasia y esgrima que recién empezaba.

Los millonarios del pueblo, descendientes de esos hombres que siglos atrás habían llegado desde Madrid con el almirante Colón, le pedían al General que tomara las riendas de la situación, pues era el defensor del pueblo, o al menos así lo consideraban muchos desde aquel día en el que había venido a autoproclamarse el hombre strongest de esa región.

Pero él ya no era el mismo, la fortaleza que tenía hacia unas décadas, cuando había sido enviado al nuevo continente por aquel rey espanyol jefe de una supuesta real sociedad, se había desvanecido… Asustado, el muy carabobo decidió huir por el ferro carril oeste sin que casi nadie lo notase.

Fue entonces cuando los patriotas, que habían permanecido años de incognito trabajando en los talleres, robaron el arsenal de la guarnición y, en medio de esa tremenda confusión, se sublevaron y revelaron la alianza que habían fraguado secretamente con un tal Bolívar que venía de Caracas.

Finalmente, con el apoyo del gremio de los mineiros, aquellos heroicos hombres emularon a O’Higgins y recuperaron la libertad que les había sido arrebata por siglos.

Al llegar la añorada calma, se declararon por fin “tierra Independiente”, lo que les daría ahora el derecho a disfrutar con equidad, defensa y justicia de todo aquello que podía ofrecerles ese lindo pueblo en el que al final no habría más nada que compartir que un inútil orgullo nacional.

… Clausura.


Nota para los distraídos:

Aquí abajo encuentran la lista de los clubes de fútbol de Sudamérica y de España referenciados en el texto anterior.

En orden de aparición:

Club Atlético Huracán (Bs Aires, ARG)

Cerro Porteño (Asunción, PAR)

América de Cali (Cali, COL)

Sociedade Esportiva Palmeiras (São Paulo, BRA)

Unión Magdalena, “el ciclón bananero” (Santa Marta, COL)

Club Atlético River Plate, “las gallinas” (Bs Aires, ARG)

Clube de Regatas do Flamengo (Rio de Janeiro, BRA)

* Nota: Flamengo es el nombre del barrio de donde es originario este club, que a su vez toma ese nombre por los flamencos (o flamingos)  que visitaban las playas de esa zona.

Águilas Doradas Fútbol Club (Rionegro, COL)

Club Deportivo Oriente Petrolero (Santa Cruz de la Sierra, BOL)

Club Atlético Tigre (Bs Aires, ARG)

Atlético Bucaramanga “los leopardos” (Bucaramanga, COL)

Jaguares de Córdoba (Montería, COL)

Club Deportivo Universidad Católica (Santiago, CHI y Quito, ECU)

Santos Futebol Clube (Santos, BRA)

Independiente Santa Fe (Bogotá, COL)

Club Atlético Boca Juniors (Bs Aires, ARG)

Club Atlético Rosario Central (Rosario, ARG)

Club Atlético San Lorenzo de Almagro (Bs Aires, ARG)

São Paulo F. C. (São Paulo, BRA)

Estudiantes de La Plata (La Plata, ARG) o Estudiantes de Mérida (Mérida, VEN)

Universidad de Chile (Santiago, CHI) entre una decena de clubes con ese nombre.

Independiente de Avellaneda “el diablo” (Avellaneda, ARG)

Racing Club de Avellaneda “La academia” (Avellaneda, ARG)

Sport Boys (Callao, PER)

Club de Gimnasia y Esgrima de La Plata (La Plata, ARG)

Millonarios F.C. (Bogotá, COL)

Real Madrid (Madrid, ESP)

Colón de Santa Fe (Santa Fe, ARG)

Club General Díaz (Asunción, PAR)

Defensor Sporting (Montevideo, URU)

Club The Strongest (La Paz, BOL)

Fortaleza F.C (Bogotá, COL)

Espanyol de Barcelona (Barcelona, ESP)

Real Sociedad (San Sebastián, ESP)

Carabobo F.C. (Valencia, VEN)

Club Ferro Carril Oeste (Bs Aires, ARG)

Patriotas F.C. (Tunja, COL)

Club Atlético Talleres (Córdoba, ARG)

Arsenal F.C (Sarandí, ARG)

Club Alianza Lima (Lima, PER)

Club Bolívar (La Paz, BOL)

Caracas F.C. (Caracas, VEN)

Grêmio Foot-Ball Porto Alegrense (Porto Alegre, BRA)

Clube Atlético Mineiro (Belo Horizonte, BRA)

Real Cartagena “los heroicos” (Cartagena, COL)

Club Deportivo O’Higgins (Rancagua, CHI)

Club Libertad (Asunción, PAR)

Independiente de Avellaneda (Avellaneda, ARG)

Club Deportivo La Equidad Seguros (Bogotá, COL)

Club Social y Deportivo Defensa y Justicia (Bs Aires, ARG)

Club Atlético Nacional (Medellín, COL), El Nacional (Quito, ECU), Nacional (Asunción, PAR), Nacional (Montevideo, URU)