La buena “mala suerte” de Perú!

Debo decir que Perú tuvo una gran gran buena “mala suerte” al caer en el Grupo C, con Francia, Dinamarca y Australia. Es un verdadero grupo “mundialero”. Por lo menos, si lo es mucho más que el nuestro. Seguro deben estar preocupados, pero no deberían.

Chévere ir al Mundial y jugar de entrada con uno de los favoritos. ¿O alguien me puede decir que aquel empate contra Alemania en el Mundial del 90′ no fue algo espectacular? ¿O que no fue lo que puso a Colombia en el mapamundi del fútbol?

La verdad es que toca aceptar que nuestro grupo, el de Colombia, no le interesa sino a los cuatro países que lo conforman. Como quien dice, nos tocó un grupo medio “jopo”. En cambio Perú va a estar bajo la mirada atenta de todo el mundo, con millones de personas haciéndole fuerza para que tumbe alguno de los dos europeos (ojalá a Francia 🤔). Sabiendo además que tienen buen fútbol y garra para pelear un cupo a octavos de final, toca hacerles el seguimiento y de paso, mucha fuerza!

Pero lo que más envidio de Perú no es su grupo en el Mundial, ni el lomo saltado, ni el cebiche, ni la popular jalea, ni las papas a la huancaina, sino que tienen un “equipo”, un bloque, no un “grupo” de jugadores (de talla mundial quizas) jugando y resolviendo cada uno por su lado los partidos complicados.

En fin, ya después de haberme quejado de nuestra gran buena suerte, voy a concluir diciendo que igual le tengo mucha fe a Colombia, pues Pekerman sabe jugar este tipo de torneos y tenemos muy buenos jugadores, pero tengo también una gran expectativa en ver lo que Perú trae de nuevo al Mundial…

Espero, al menos, el pase a octavos!

Anuncios

Ahora si, hablemos del Mundial

Copiado de AS Colombia

Hace un tiempo estaba pensando en volver a retomar este blog, pero no encontraba una buena excusa. Ni la sufrida eliminatoria pal’ Mundial de Rusia 2018, esa que desde el primer partido nos avisaba que sería una larga paridera, ni el susto que pasamos por el supuesto “tratado de Lima”, ni el hecho de haber clasificado, si, haber ¡clasificado!, eran suficientes para arrancar de nuevo.

Solo hasta hoy, el día del sorteo, el día que realmente empieza El MUNDIAL, fue que pude notar que era hora de volver a hablar de fútbol por aqui. Asi que vamos a ver que sale…

De entrada, solo les puedo decir que tendremos tiempo para discutir sobre nuestras esperanzas mundialistas, de los posibles desenlaces y de algunas otras vainas.

De todas formas, desde ya preveo que durante los proximos 7 meses no podré hablar de algo más que no sea del Mundial y del bendito Grupo H.

Ahí les dejo un meme como para comenzar riendo, pues en unos dias seguro empiezan las preocupaciones :

Copiado del autor!

Leicester City FC : una verdad que da rabia‏

From GettySports
From Gettyimages

Desafortunadamente, en medio de su espectacularidad, la proeza del Leicester nos prueba también otras cosas.

Una gran demostración de trabajo, disciplina, esfuerzo, dedicación, etc., etc… Una historia maravillosa difícilmente repetirle… difícilmente repetible, ese es mi punto.

Todos somos felices cuando pasan estas cosas, incluso alcancé a emocionarme tanto con la historia de Rainieri y sus pupilos que hasta se me aguaron los ojos, sin embargo y a pesar de todo lo que estos pequeños grandes jugadores nos lograron demostrar, todos sabemos la dura verdad, en el fútbol –y quizás en la vida- el éxito está reservado el 99% de la veces para los que tienen el poder y el dinero.

Las raras veces en las que ganan los débiles son solo accidentes, situaciones fugaces que se desvanecen rápidamente y que serán simplemente recordadas con nostalgia.

Da rabia porque la historia futura del Leicester se puede casi predecir. Al igual que Grecia, Once Caldas y el Porto, campeones –casi simultáneos por allá en el 2004- a punta de esfuerzo y trabajo colectivo, serán prontamente olvidados. Su “cuarto de hora” está sentenciado y, más pronto que tarde, volverán a regir los poderosos perdedores momentáneos…

Fin del cuento de hadas 😦

Las “ayuditas” al Barça

fernando-torres-gabi-barcelona-atletico-madrid-04052016_f6vcscdqd3341hcswqhco7tef

Las escandalosas cifras de penales otorgados a favor del Barça y las numerosas tarjetas rojas sufridas por sus adversarios en la temporada 2015-16 hacen pensar que hay algo raro, muy raro…

El tuit de @2010MisterChip no deja otra lectura, ¡al Barça lo ayudan! ¡Esto es una vergüenza!

Sin embargo, tengo una teoría que podría tener sentido.  Claro, está un su derecho de desecharla, ya que seguro para usted estará un poco sesgada pues viene de mí, pero si tiene un tiempito… mire y vea.

Bueno, antes que nada quiero aclarar que no pretendo negar una tendencia que todos conocemos: los equipos ricos y poderosos son sistemáticamente favorecidos por los árbitros en todos los países y ligas del mundo. ¿Las razones?, pues ya se las imaginan. Ahora, sin querer justificarlo, lo que pretendo demostrar es que esa realidad innegable (¡y que no se hagan los locos del Madrid!) se ve MAXIMIZADA en el caso del Barcelona FC por razones meramente futbolísticas y de estilo de juego.

Primera observación: la posesión del balón.

Siempre ha sido cuestionada la utilidad de ganar la posesión del balón. Dicen muchos que no sirve para nada, que eso no cuenta en el marcador, que los partidos se vuelven aburridos, etc., con algo de razón, pero estos números mostrados por MisterChip quizás, si lo pensamos bien, son el resultado del estilo ampliamente preconizado por los culés. Estos datos son simplemente el premio a tener casi siempre el balón y tratarlo bien.  El Barça termina gran parte de los partidos con una posesión mayor al 70%.

¿Qué piensa usted que pasará si agarro el balón y se lo escondo al rival por largos ratos del partido? Pues, lógicamente se irá desesperando y terminará cometiendo una imprudencia, pegando una patada fuerte, un jalón de camiseta, etc.

Yo mismo puedo dar fe (lo que eso pueda valer). Cuando jugaba (aún juego) de volante de marca y el otro equipo nos movía el balón de aquí para allá y de allá para acá, me iba entrando la ardidera y el desespero, y a la mínima oportunidad pegaba mi patada. Me expulsaron varias veces en mi vida, todas por impotencia. No tener el balón me pone de mal humor, ¡el futbol se juega con el balón, carajo! Bueno, cabe decir que hay gente a la que no le importa mucho no tenerla, como el Cholo Simeone o Rainieri, pero eso son casos aparte.

Entonces resulta obvio. Si las faltas las comenten los que no tienen el balón, es lógico que los rivales del Barcelona FC terminen amonestados y muchas veces, en las duchas. Sin negar obviamente que los árbitros cedan ante la lógica presión de un gigante (de hecho, es una realidad que no comparto).

Segunda observación: muchos jugadores pisan el área rival

Pero además el Barça también tiene profundidad (aunque no ha estado tan incisivo en este cierre de temporada) y pisa el área rival con mucha, muchísima frecuencia, y con muchos jugadores. Entonces, no es tan ilógico que se beneficien de infracciones dentro del área, aún más sabiendo que ya los contrarios vienen mareados, y poniendo lo de los árbitros sin temple, “vendidos” o “regalados”, aparte.

En conclusión, creo que no queda duda de que el estilo del Barça garantiza una buena cantidad de faltas y penales a favor, mas allá de algunos dudosos comportamientos arbitrales, que al igual y sin duda alguna, también benefician en similar o mayor medida a los grandes equipos que le luchan lo alto del podio codo a codo.

¿TODOS SOMOS JAMES?

James Rodriguez Real Madrid

Disparo de media y larga distancia, visión de juego, tiro libre envidiable, sin duda es un crack, un fuera de serie que tal vez después de Messi, posea la zurda más prodigiosa de Europa. Lo que si no sabía es que tuviese además algo que ver con el mundo actoral, o por lo menos si sus 40 millones de seguidores en Colombia.

Se volvió tendencia en Twitter el hashtag   #TodoSomosJames, la primera vez que lo vi pensé que se había lesionado, que había tenido una tragedia familiar o que incluso había sufrido un accidente grave. ¡Pero Oh! Sorpresa cuando leo que es relacionado a su no titularidad en el Real Madrid y a una campaña mediática colombiana para proteger a James del trato injusto que recibe en el equipo merengue, algo digno de novela.

Soy colombiano, me gusta James, pero expresaré mi humilde opinión dirigida en total desacuerdo a esta tendencia en mi país de justificar con pequeñeces la larga estadía del colombiano en la banca de equipo de Zidane. Dicen que por ser colombiano, que es algo personal, que por ser Isco español y así innumerables y “profundas” justificaciones que buscan tapar las realidades del día a día en un grupo de profesionales de alto rendimiento, los cuales son medidos en infinitos ítems a nivel físico y mental; no me imagino en la tabla de rendimientos generales de cada jugador una casilla que diga: nacionalidad, ¿Me cae bien?, ¿Es más simpático que Isco o Kroos?.

Como lo dije al inicio James es una súper estrella, su primera temporada fue de jugador top, ahí están los números que lo confirman, estoy convencido que su talento solito dará o hará que Zizou cambie de parecer y lo incluya en sus planes, eso sí tiene que guerrearla, sudar más que todos porque por talento no tiene rival, eso sí también olvidarse de declaraciones en contra de su DT que, aunque no lo tenga en su 11 inicial, solo ha tenido palabras de elogios para el 10 cafetero.

Para finalizar a mis compatriotas les digo, que James no es el centro del Real Madrid, esta clarito que CR7 y unos cuantos más están por encima de él en cuanto a jerarquía e influencia dentro y fuera de la cancha. Él como buen “obrero” deberá remar duro y ganarse su puesto tal como lo hizo en su primera temporada en Chamartin.

Animo James y a olvidarse de los hashtags.

Por: @juliuspinedo

Esta película no es nueva

Pelicula

Teniendo una historia tan grande y cambio reciente de entrenador se podría pensar que Real Madrid debería estar caminando por senderos más luminosos que los actuales. Si esto es así, ¿Qué está ocurriendo en el seno del equipo merengue?

Se dijo que Benítez era el problema (el suscrito apoyó esta teoría), pero la realidad fue otra, sin duda el porcentaje de responsabilidades tendrá que ser más compartido; los jugadores entran en esta ecuación sin duda.

Luego de Wolfsburgo, me senté en el metro rumbo a mi casa esperando mi parada y comencé a recordar las últimas temporadas, la conclusión es devastante, regalamos ligas, Champions y demás por falta de concentración en minutos cruciales de las respectivas competiciones.

La verdad desde la salida de Mourinho (no lo santifico, solo pongo una fecha como punto de referencia), se ha notado una total relajación, y/o división de la plantilla, directivos, Dts y hasta de Chendo (caso copa). Con Ancelotti ganamos la décima (olé olé olé!!), pero también regalamos dos ligas más que encaminadas (bastante tiempo sin ganar una), con Benítez perdimos hasta el orgullo y ahora con Zidane ¿Vamos a perder la Champions por 45 minutos terribles?

Creo que nadie puede dar fórmulas mágicas para arreglar o remontar esta llave vs los alemanes, pero lo que si podemos decir y hacerle saber a Florentino Perez, es la necesidad de renovar la plantilla, existen jugadores que solo viven para hacer proezas a ratos y ser recordados solo para callar a periodistas e incluso a compañeros de profesión que nada tienen que ver con el éxito o fracaso merengue.

No voy a dar nombres, no soy nadie para ello, asumo que en la directiva blanca existe capacidad para analizar esta situación, la liga no se ha ganado precisamente por eso, son jugadores con capacidad de concentración de 15 partidos al año para ganar Champions y algún partido importante vs Barcelona. Yo no sé los demás hinchas que pensaran, pero yo necesito jugadores que lo den todo en los 50 partidos que se juegan al año, se gane o no, siempre se sabrá que dieron todo para conseguir los títulos que seguramente de esta forma van a llegar.

Espero que siga Zidane, pero debe ser firme en sus decisiones de pretemporada, llegadas y salidas sin amores en búsqueda de conformar una plantilla con un hambre renovada de gloria y obvio llena de calidad.

Sin duda esta película ya es una saga, lleva varios capítulos y temporadas de los cuales espero no pagar un billete más.

Por: @juliuspinedo

¿Callar bocas o ir al mundial?

Tomado de Twitter
Tomado de alguna cuenta de Twitter

Al parecer la gente en Colombia está más interesada en que se le calle la boca a ciertos personajes del periodismo deportivo que en el verdadero objetivo: ir al mundial y entre paréntesis, jugando bien.

Cuando la selección gana, por acierto o no de Don José, jugando bien o mal, sacan pecho y celebran -más que la victoria y la cercanía a la clasificación- el poder escupirles en la cara al par de viejitos que son unos malaleche, que no saben nada y que se pueden meter sus criticas ya saben por dónde.

Así mismo, cuando los partidos se nos complican, en vez de escuchar voces de apoyo y debatir sobre soluciones, ahora se escuchan frases de preocupación sobre lo que dirán Vélez, Mejía y algunos otros que se atreven a criticar: “¡Ahora si le van a caer con todo al viejo!”, dicen algunos con cara de preocupación y ojos guaraposos. Yo me quedo callado, aunque me gustaría decirles: No se preocupen, de todas formas ya lo hacen y lo seguirán haciendo porque -les voy a contar un secreto- les pagan para eso: para abrir debates y ganar sintonía.

Yo, por mi parte, trato de no entrar del todo en ese juego. Escucho las críticas (sin ponerme muy bravo) para aprender a analizar mejor los partidos, seleccionando con “pinza de sacar cejas” los apartes importantes que me ayudan a entender el porqué de algunas situaciones y a comprender los errores y los aciertos. No todos vemos el fútbol de la misma manera y escuchar diversos puntos de vista no hace sino mejorar mi comprensión del juego.

De hecho, para compensar y no caer en sesgos, y porque además me parecen chéveres y más cercanos al sentir de la gente, también escucho atentamente lo que dicen Bonnet, Meluk, Pino Calad, Londoño, Casale, De Francisco, Guillo Arango, entre otros, que, sin decirles lambones, celebran casi todo lo que hace Pékerman… Igual aprendo mientras me divierto.

Yo hago la fácil, como un típico volante de marca, simplemente le pongo el filtro. Ignoro los comentarios que me parecen exagerados o fuera de foco y no caigo en el extremismo de apoyar todo lo que salga de la boca o teclados de unos, ni de otros. Tomo lo que creo que me sirve y punto.

No pienso que deba blindarme de la pasión y del sesgo que el fútbol mismo conlleva, ni que deba mantenerme lejos del folclorismo, pues me perdería GRAN PARTE DEL CHISTE!, pero les aseguro que disfruto del futbol en todo su esplendor cuando, en vez de pensar en lo que dirán los periodistas o los memes de las redes sociales, soy capaz de entender una parte de lo que estoy viendo (con madrazos incluidos o no) y no como usualmente me pasa cuando juego domino que no entiendo ni mierda de lo que estoy haciendo.

Hey!, en serio, no se amarguen tanto si hay gente que todavía escucha o lee a los viejitos, es cuestión de gustos. No le pierdan tiempo preocupándose por ellos. No es importante callar bocas. Lo que le suceda de bueno a nuestra selección será alegría para el más amargado de los colombianos y lo que le suceda de malo será tristeza para el más feliz y alegre de todos.

Vamos Colombia!! Vamos pa’ Rusia!!