¡Desgraciados desagradecidos!

Argentina's Lionel Messi walks with his silver medal past the Copa America trophy during the presentation ceremony after Chile defeated his team in the Copa America 2015 final soccer match at the National Stadium in Santiago, Chile, July 4, 2015. REUTERS/Ivan Alvarado
July 4, 2015. REUTERS/Ivan Alvarado

Entiendo que para los argentinos debe ser muy frustrante tener al mejor del mundo (y de la historia para muchos) y a una gran camada de jugadores y quedarse en blanco en dos sendas finales en un poco menos de un año, o peor aún, ver cómo siguen sin títulos con la selección absoluta desde 1993.

Lo que NO entiendo es que una gran parte de la población argentina y de la prensa se le haya venido encima con todo a Messi, como si fuera el ÚNICO responsable de lo que pasó en ambas finales. Miren por ejemplo como se despachó Leo Farinella (@leofarinella) en la editorial del Diario Olé del domingo pasado:

Hay que pedir perdón, agachar la cabeza como Messi sabe hacerlo perfectamente, y darle para adelante. Apretar los dientes para la próxima vez ser un equipo más parecido a Mascherano. Está mal puesta la cinta de capitán. Terminemos con esto. El mejor jugador del mundo no nos representa en los momentos importantes.

Si quieren ver esta estupidez completa aquí les dejo todo el artículo.

¿Cómo se atreven? Es ridículo, con todas las alegrías que les ha regalado, con los sueños que les ha permitido soñar… Ya quisiera yo poder, como colombiano, llegar a vivir algo así.

Otro periodista argentino, Pablo Carroza, más sensato y consciente de lo poco que merecen a Messi, le escribió una pequeña carta vía twitter después de la final del mundial de Brasil: Messi, ándate a Europa…

“Tengo miedo que tarde o temprano te termines dando cuenta que nunca te merecimos. Por esa razón deseo que te vayas”

Aquí les dejo el link del texto completo.

Igual, no creo que Lio le ponga atención a todo lo que dicen por ahí. A ese nivel de exposición mediática, ya debe estar acostumbrado. Tampoco creo que abandone a la Argentina. No lo hizo cuando hubiera sido más fácil jugar para España.

Así es, el enano no dudó en incorporase a la selección Argentina, con todo y que fue en España donde lo ayudaron con su tratamiento para el crecimiento y donde lo pulieron para que llegara a ser lo que es hoy. Él nunca dejó de sentirse argentino y ni siquiera el acento lo ha perdido cuando cualquiera lo hubiera hecho al llegar a tierra extranjera con escasos 13 años (Carlos Bacca, por ejemplo, habla con acento un poco extraño, entre español y costeño, y solo duró un par de años por allá).

Y todo para saber que las dos finales perdidas se perdieron “in extremis” y con algo de mala suerte, y que si bien la pulga apareció poco en ambas, su sola presencia era fundamental para que el otro equipo (que no era ni de mancos, ni de mochos) no se le viniera encima.

En la final del Mundial, perdida en tiempo extra contra una Alemania apabullante, Messi apareció muy poco, pero incluso con su ya acostumbradas pinceladas hubieran podido, con un poquito de suerte y si Higuain y Palacios se hubieran apretado mejor los guayos y el corazón, haber ganado el Mundial en el mismo tiempo reglamentario.

Contra Chile “fue distinto, pero igual”: tampoco pudo. En este caso, una Argentina, menos “bilardezca”, más jugona y menos táctica, no supo descifrar el acertijo que le planteó otro argentino, el entrenador de Chile, Jorge Sampaoli (¿y para él ni un elogio?, ¿ni un insulto?). Con menos posibilidades para hacer su juego, el “tata” Martino debió ayudar a sacar a Messi de ese embrollo, pero nunca supo cómo hacer y esperó a ver si el enano resolvía solo. Yo, de argentino, me le hubiera ido con todo contra el “tata” y no contra Messi, ni contra Gonzalo Higuain (que volvió a fallar). Este es un juego de conjunto y salvo en el mundial del 1986, nadie ha ganado solito-sólo un torneo de estos…

Argentinos, piensen cómo cualquier otro país disfrutaría del fútbol de un pequeño genio como Messi. En Colombia, con alguien que haya hecho menos de la mitad, sin títulos y sin nada, estaríamos muertos de la dicha… o quizás no, de pronto seriamos igual o peor que ustedes: ¡unos desgraciados desagradecidos!…

Anuncios

Se nos mejoró el caminao pero seguimos cojeando

 

Foto EFE
Foto EFE

¡Victoria histórica!, a punta de corazón, del corazón de Carlos Sánchez, cierto, pero todavía vamos cojeando…

Especialmente me refiero a los laterales -a pesar de haber visto a Zúñiga y Armero meterle ganas, no ofrecen una real funcionalidad por la evidente falta de ritmo-, y además no veo mucha gestación colectiva de opciones… ¿cuantas opciones claritas en 180 minutos?, ¿dos?, ¿una?, ¿ninguna?… individuales, si, un poco más, pero ¿será suficiente?

Por otro lado, volvió a pasar lo mismo del mundial: regalamos un tiempo. Esta vez fue el segundo y al menos íbamos ganando, pero volvimos a dar “papaya”. Nos faltó mantener un poquito más el balón. También tuvimos un poco de suerte y tuvimos a Ospina (como siempre), pero ganamos con méritos, desarticulamos a Brasil y nos llegaron poco a pesar de haber tenido el balón casi el 70% en el 2T.

Igual quedé muy contento porque se la jugaron con todo, así se juegan estos partidos, con hambre. Dijo Dunga: “parecían jugando por un plato de comida”. Muchos se ofendieron con esa frase porque supuestamente nos dijo “muertos de hambre”, pero para mí eso es más que un cumplido… ¡excelente!, ojala no se les quite nunca el hambre.

Además, comprobé, una vez más, que Pekérman conoce muy bien a sus jugadores, sabe cuales botones presionar y siempre, en los momentos difíciles, los hace reaccionar de buena manera. No sé qué les dice, ni como los amenaza o los motiva, pero le creen y con eso le basta. Nomás recordemos el 3 a 3 con Chile, o cuando nos repusimos de la derrota en Venezuela en las eliminatorias para enfrentar a Argentina y sacarle un punto en el monumental.

Yo no pensé que con la entrada de Teo se podía cambiar la imagen del deslucido partido contra Venezuela, pero eso, más las ganas (huevos), y las soberbias ejecuciones individuales de Sánchez, Zapata y Murillo (todos jugadores defensivos, ojo) se nos mejoró caminao y ahora, aunque cojeando un poco y quizás con la necesitad de muletas de vez en cuando, veo que podemos llegar un poco más lejos.

Pero tranquilos, ¡partido a partido!

Ps1: del vergonzoso comportamiento de Neymar no opino, ya los innumerables memes lo han dicho todo…

¡Esa película ya me la vi!

 

Foto tomada de El Tiempo
Foto tomada de El Tiempo

Con esa frase “el yérman” resumió vía Whatsapp lo que fue la derrota por 1 a 0 con Venezuela (nuestro papá) y vaticinó lo que muy probablemente será una decepcionante participación en la copa América de Chile para nuestra querida selección, haciendo alusión al inolvidable y traumático USA ’94. Todo es muy parecido, es cierto.

Escuché de mis acompañantes de partido comentarios como: “Yo no sé cuál es la guevonada con esos venezolanos que siempre nos ganan” o “Jueputa James has algo care’mon$%$” o “Ahí tienen por mar%$&?”…

De un golpe volvimos a un pasado no muy lejano, a ese frustante bache que duró casi 16 años, cuando meter un golcito era más difícil que cruzar el Niágara en bicicleta, cuando no había ideas, ni soluciones, ni siquiera destellos, ni ilusiones.

Es difícil predecir lo que va a pasar por este primer partido, pero con jugadores con un nivel tan bajo y otros tantos con los “cojones” de lujo, sin corazón y el pecho más frio que Montreal en enero (si James, es contigo), no sé si habrá forma de pasar a segunda fase.  Ya bien decía yo que era mejor “no amar” a James, pero nadie me creyó que era mejor dejarlo quietico.  ¡Esa película ya me la vi!, como diría “el yérman” o como dirían los amigos de Actualidad Panamericana, “esta entecado”.

En fin, si al peor Brasil de la historia no le pudimos ganar, no sé cómo carajos haremos para ganarle al Brasil de Dunga, que lleva 11 partidos jugados, ¡11 ganados!… Ni un empate le han sacado equipos mucho más serios que Bahréin y Kuwait (y que nosotros).

Y si acaso le sacamos un empate, vayamos viendo cómo le vamos a ganar a Perú porque lo vi bastante serio y aplicado.

La veo grave, porque si bien no estaba en la onda de exigir el titulo si esperaba al menos llegar a semis y algo de buen fútbol, pero no ese esperpento que me hizo pensar que lo del mundial fue solo un “bello accidente”. Ojalá me equivoque.

Pékerman, arregla esta vaina porque te veo grave si nos eliminan en primera ronda…

PS: felicitaciones a Venezuela, jugaron bien, con inteligencia y sobretodo con amor y ganas…