Mundial de ensueño (parte II)

Rodriguez-Camilo-Colombia-Grecia-Mundial_ALDIMA20140614_0015_3

Alemania le colocó la cerecita al postre y cerró con broche de oro lo que fue un gran Mundial. Fue el mejor equipo y son los campeones indiscutibles, jugando al fútbol, limpio, leal, de ataque y transparente, exactamente lo que pedí en una entrada anterior: Mundial de ensueño (I).

Mi corazón en la final estuvo sin embargo del lado de la Argentina. Yo quería que la copa se quedara en América y quería llorar viendo a Messi levantar la copa, pero no se pudo porque para ganarle a la perfección hay que jugar perfecto y Argentina jugó “casi” perfecto.

El planteamiento “Bilardiano” casi les sale: mantener el arco en cero y contraatacar. Tuvieron incluso mejores opciones que los mismos alemanes. Lo que se perdieron Higuaín, Messi y Palacios fue increíble. Además, lo de Neuer a Higuaín fue penal y hasta parecían tener la suerte del campeón por lo del cabezazo alemán que devolvió el palo.

A pesar de eso, me queda un buen sabor en el paladar porque el campeón fue Alemania y porque es el justo premio al trabajo bien planificado y bien ejecutado. Alemania lo venía buscando desde el 2002 cuando perdió la final con Brasil. En todos los mundiales que siguieron llegaron a semifinales (2006 en casa y en 2010 en Sudáfrica) y esto, amigos míos, no es casualidad, esto es un típico caso de reingeniría bien aplicada.

Desde hace unos doce años la federación alemana hizo cambios drásticos al notar un estancamiento en su fútbol y la falta de renovación de sus figuras. Hicieron cambios profundos en la Bundesliga y en su estructura, repensaron hasta el más mínimo detalle, desde cuanto deben valer las entradas al estadio hasta el modelo económico y deportivo de los equipos. Ellos querían que los estadios se llenaran de niños y que esos niños fueran los mismos que alimentaran las juveniles de los clubes que estaban obligados a destinar un mínimo de recursos en estos procesos. De hecho, no se aceptan equipos con problemas económicos. Querían estadios llenos y le dieron menor importancia al fútbol por televisión, de la que a su vez decidieron repartir de manera más equitativa las ganancias entre todos los clubes. Trabajaron las juveniles nacionales desde lo mental y poco a poco rediseñaron y remodelaron el espirito del juego alemán caracterizado por la fuerza, velocidad y empuje y lo tornaron un poco más agradable a la vista, con toques sutiles de belleza y esteticismo sin que por eso perdieran su extrema voluntad competitiva innata en esta cultura. Ante todo este trabajo previo solo bastó un poco de la mano de Klinsman y que viniera alguien como Löw que con paciencia lo supiera explotar. Por eso insisto en lo que dije antes: “el zarpazo hacia un título mundial no es el resultado de 90 minutos de juego”.


Ahora, en lo que me corresponde como colombiano, ando feliz, pues también cerramos con broche de oro lo que fue una verdadera participación de ensueño:

– Nos quedamos con el botín de oro gracias a los 6 goles de James Rodríguez.

– Quedamos oficialmente de quintos.

– Ganamos el premio Fair Play (no sé si fue para compensarnos por el mal arbitraje del que fuimos victima).

– James fue nominado al balón de oro (y eso que para muchos debió ganarlo).

– El primer gol de James ante Uruguay será muy seguramente seleccionado como el mejor gol de mundial por los votantes en el sitio web de la FIFA. Igual, cuenta la leyenda urbana que este gol quedó registrado con nombre y apellido: Golazo Hijueputa!

– Juan Guillermo Cuadrado fue el jugador con más asistencias (4).

– En el top 5 de gambetas Cuadrado apareció dos veces.

– La celebración del primer gol contra Grecia fue nombrada como la mejor celebración del mundial.

– Y además me informan vía Twitter que nos ganamos la cadera de oro.


Ahora, a coger fuerzas para la Copa América en Chile el próximo año. ¡A por ella!

Y no se preocupen, seguiré aportando semanalmente historias de fútbol y de la vida en este blog que se niega a morir.

Ah, y por si acaso, ¡eso fue gol de Yepes!

Sígueme en Twitter @ivanj_ortega

Anuncios

Mundial de ensueño

GraciasColombia

Este ha sido el mundial que soné vivir desde que tengo uso de razón. Las razones son  sencillas: el nivel de la mayoría de los equipos ha sido muy bueno (excluyendo increíblemente a Brasil y a España) y por supuesto por lo que ha logrado nuestra selección Colombia en lo que es, de lejos, su mejor presentación en nuestra pequeña historia mundialista; se nos permitió soñar, se nos permitió olvidar fracasos y traumas y quedo la sensación de que el fútbol colombiano tendrá un futuro extraordinario (esperando contar con Pékerman unos años mas).

La eliminación en cuartos de final nos dolió mucho, sobre todo porque sentíamos que futbolísticamente teníamos para ganarle a Brasil, pero desafortunadamente pagamos caro el nerviosismo de los primeros minutos y quizás la reacción llego muy tarde. Igual salimos con las botas puestas y pusimos a millones de brasileros a comerse las uñas, ¡nada mal! Lo del árbitro fue desastroso, pero bueno, ya estábamos avisados, no se podía dar “papaya” y la dimos no jugando nuestro mejor partido en el medio campo (pienso que pesó la ausencia de alguien como Edwin Valencia).

Pero que no se nos olvide que lo logrado es más que meritorio y que ganar un mundial de buenas a primeras como todos lo pudimos soñar (hasta el más sensato de los colombianos) no es nada fácil.

El Mundial es un torneo en donde un “equipo sorpresa” rara vez gana el título (si se puede llamar sorpresa a la hazaña uruguaya en el 50 o al milagro alemán en el 54). Esto no es una olimpiada, un mundial femenino o un mundial sub-17… A los Croacia, Corea, Costa Rica, Camerún, Nigeria, Rumania, Bulgaria, nosotros mismos, entre otros, no nos alcanza con buen fútbol, hay algo místico que se necesita y que se germina en muchos años (y generaciones) de trabajo y de buenos resultados… (En Argentina no hubiera nacido un Messi si no hubiera nacido antes un Di Stefano o un Maradona).

No es que piense que los “chicos” no podemos, porque si algo nos ha enseñado este mundial es que hay que jugar los partidos, pero el zarpazo hacia una final o hacia un título mundial no es el resultado de 90 minutos de juego, eso esta claro.

Pero ya sabemos cómo es llegar a cuartos de final de un Mundial, ya sabemos que tenemos con qué escribir una nueva y gloriosa historia, ya podemos dejar atrás fantasmas, complejos y frustraciones, ahora nuestra vara está más alta y sabemos, más que nunca, que tenemos el talento para saltar aún más alto y para sobrepasarla en unos cuatro años… ¡Allá vamos Rusia!

Por ultimo, solo espero que el desenlace de este mundial me permita recordarlo como un verdadero mundial de ensueño, más allá de lo logrado por Colombia, en donde haya ganado el fútbol bien jugado, ofensivo, dinámico, leal y transparente ¿será que es mucho pedir?

#GraciasColombia

Análisis táctico del Mundial: el doble pivote

4231

Me tome unos días para preparar mi primera entrada mundialista pues quería confirmar lo que muchos expertos decían que iba a ser la figura táctica privilegiada por los técnicos en este mundial: El 4-2-3-1.

No se equivocaron, la mayoría de los equipos están utilizando esa formación, incluyendo la Selección Colombia que no la supo utilizar en otras ocasiones pero que contra Grecia y Costa de Marfil la aprovecho muy bien.

4231-col-civ

Una de las caracteristicas de esta formación es el famoso “falso 9” inventado por Guardiola (aunque inicialmente el FC Barcelona explotaba a Messi como falso 9 con un 4-3-3) . El jugador que hace de “falso 9” es el referente de ataque y el que genera que los defensores centrales tengan la preocupación de que si salen a buscarlo dejan el hueco por donde pueden entrar los demás y lo mismo para los marcadores laterales. Este jugador teóricamente se sitúa en uno de los extremos de la línea de tres y cae en diagonal (con pelota o sin pelota) para quedar en posición de “9” para anotar. El jugador que teóricamente está en punta se convierte entonces en un acompañante, en un distractor o en un pivote que ayuda a abrir espacios y que también aprovecha para rematar. La idea es simple: es mejor llegar que estar

Pero para mi concepto, la clave está en el doble 5 (o doble pivote), es decir en los volantes de marca. Su importancia es en realidad superlativa en casi todas las formaciones pero sobre todo en esta, pues los laterales salen mucho gracias a los espacios generados por las bandas con los movimientos diagonales del falso 9 y ellos tienen que suplir en desventaja numérica con marca recia sin el balón y con buena entrega cuando se tiene.

Es por eso que estos dos jugadores deben ser unos estandartes y tienen que tener unas cualidades muy especiales. Lástima que casi nadie habla de ellos y casi nadie les reconoce su trabajo y en premios como el Balón de Oro de la FIFA ni los mencionan, ni los ignoran. Ni siquiera en el once ideal. Para este ultimo de 2013, imagínese que los volantes ganadores fueron Ribéry, Inistesta y Xavi… ¡Uy!, ahí nadie quita un balón.

Solo me pregunto, hablando solamente de los que vi jugar, ¿Qué hubiera sido del Brasil del 94 sin Dunga y Mauro Silva?, ¿Qué hubiera sido del Real Madrid Galáctico sin Claude Mekelele?, ¿Qué seria del Barça sin Sergio Busquets?, ¿de la Holanda del 98 sin Edgar Davis?, ¿De la Colombia de los 90 sin Leonel Álvarez y el Barrabas Gómez?, ¿De la Francia del 98 sin Didier Deschamps?, ¿Del Medellín del 2002 sin el “Panzer” Carvajal? (Plop!)…

Los volantes de marca, de contención, de destrucción, volantes 6, volantes 5, pivotes de área, o como quieran llamarlos tienen múltiples funciones y responsabilidades en la cancha. Veamos:

Equilibrio. Dicen los amantes de las estadísticas que los partidos se desarrollan en la mitad del terreno en un 70% – 80% del tiempo, por lo que los volantes de marca deben estar siempre atentos y participando directa o indirectamente de cada jugada. Deben están bien plantados para consolidar el equipo en un sólo bloque y evitar que se parta en dos, manteniéndolo bien equilibrado. Necesitan tener un excelente estado físico a pesar que sus recorridos son cortos generalmente.

Labores de quite. Antes que nada su principal función es la de filtrar en el medio campo, cortar las jugadas del rival, bajarle ritmo al partido, raspar, hacer faltas técnicas para evitar avances contrarios, meter pata dura para ir mermando a los talentosos del otro equipo y asumir que le saquen una que otra amarilla en el ejercicio de sus funciones en el trabajo sucio.

Labores de relevo o de corrección. Les toca salir a corregir los errores de sus compañeros en cualquier lugar de la cancha. Tienen que estar dotados de un gran espirito de sacrifico y de compañerismo. Ayudan en la marca al lateral, lo cubren cuando se va al ataque, se mete entre los dos centrales para ayudar a quitar y a despejar, respaldan al volante de armado cuando pierde el balón… un verdadero obrero.

Labores de salida. Además de tener cualidades de marca, debe ser dúctil con el balón (termino del profe Vélez). Debe poder sacar al equipo y asegurar una salida sin tropiezos. Cualquier perdida de balón saliendo deja mal parado al equipo y es gol casi seguro. Después de tomar las precauciones del caso, su objetivo es hacerle llegar el balón limpio a los jugadores creadores de riesgo, al volante de armando, a los laterales o a los mismos delanteros. Esto es lo que los expertos llaman “el primer pase”. En los saques de banda siempre debe mostrarse como una opción pues el volante de armado casi siempre está bien referenciado y rápidamente debe hacer circular el balón para que sus compañeros generen riesgo.

Labores de ataque. Nunca debe abandonar la posibilidad de acompañar en las jugadas de ataque. Todo rebote en el área rival es una oportunidad para rematar desde afuera. También debe mostrarse como opción de pase cuando el equipo contrario se cierra y ayudar en el traslado del balón de un jugador talentoso a otro (Busquets es un experto en este capítulo). Si ve la posibilidad, debe tomar riesgos y tratar de meterla…

Aunque siempre habrá espacio para grandes sorpresas en cuanto a resultados, tácticamente será difícil sorprender a los analistas en este mundial y la clave en las formaciones alternativas al 4-2-3-1 igual dependerá de una buena pareja de pivotes… ¡He dicho!

Clases de fútbol para señoras – Lección #17: La Vaselina

Vaselina

Desafortunadamente no he podido entender concretamente porqué en España le llaman “vaselina” a lo que nosotros, los sudamericanos, llamamos “globito”.

Siendo honestos, ninguna de las dos palabras describe con precisión la jugada.

Se trata de un disparo al arco, con poca potencia, que se logra al meter la puntica del pie debajo del balón, el cual hace una parábola pasando por encima del portero, que dicho sea de paso, se encuentra necesariamente alejado unos cuantos metros de su propia valla.

Cuando un jugador ejecuta correctamente una buena vaselina, todo se torna como en cámara lenta y el balón, ante la mirada atónita de los espectadores, entra suavecito…. Ahhhhh, ya entendí al menos lo de la vaselina…

Por @ivanj_ortega

Espere próximamente: Meterla y sacarla