Los técnicos que sí son de buenas…

Luis Enrique, vas en coche!

« El técnico no tiene la culpa, la culpa tenemos nosotros los jugadores » es una frase de defensa de parte de los futbolistas hacia su DT. Solemos escucharla cada vez que a un equipo de fútbol no se le dan los resultados esperados, por lo cual, el técnico acapara, de parte de la prensa y los aficionados, la mayor parte de responsabilidad de las debacles y vergüenzas deportivas, y entonces, los jugadores de dicho equipo la pronuncian, con el fin de intentar quitarle la totalidad « ese peso » de responsabilidad del fracaso.

Sin embargo, pocas o nulas veces se ha lanzado a la inversa cuando a un equipo le ha ido bien. Quiero decir, no creo (o más bien, no recuerdo) haber escuchado a un jugador decir: « El mérito no es del DT, es de nosotros los jugadores » aunque sea un secreto a vox populi que hayan sido ellos quienes hayan cambiado una puntual situación caótica de malos resultados con actuaciones brillantes, o que hayan sacado adelante un proyecto futbolístico donde ha primado más (mucho mas) el aporte de cuerpo y mente del jugador, que las capacidades de estratega del técnico.

¿Por qué hablo de esto? Pues bien, los recientes resultados del Barcelona (Campeón de Liga, finalista de Champions, finalista de Copa del Rey) me han puesto a pensar mucho… pensar en Luis Enrique. En mi humilde opinión, « Lucho » no me ha convencido – ni siquiera ahora que ya gano una Liga y tiene la posibilidad de ganar dos títulos mas este año – que sea un buen técnico. ¿Por qué? Tal vez porque me da la impresión que ha sido solamente un « Técnico de buenas » como diríamos nosotros (un técnico con suerte), alguien que llegó a un equipo plagado de grandes jugadores, que lo han ganado todo, que tienen la jerarquía y bagaje para jugárselo todo, y sobre todo, que se conocen desde que estaban en preescolar y que fácilmente podrían jugar solitos, sin necesidad que el DT viniese a darles una charla o a enseñarles cómo deben moverse en tal situación o como plantarse en tal esquema. Luis Enrique aquí, tuvo mucha (que digo mucha, abundante) suerte de haber empezado una temporada que bien hubiese podido terminar de la peor manera, pero que en el correr de los días, se encontró con un trébol de cuatro hojas cuando Messi recuperó la motivación, Suarez empezó a rendir, Neymar a hacer lo suyo también y el equipo en general a funcionar.

Para nadie es un secreto, y ya desde el tiempo de Pep en el Barça se escuchaba que Messi es voz autoritaria en el vestuario. Y en esta temporada con Luis Enrique, se palpó cuando Suarez en rueda de prensa expresó que jugando un partido, Messi le dijo: « Quédate por ahí », diciéndole directamente que ocupara la posición de ‘9’ en el campo, posición que bien sabemos no era la asignada por su DT. Y bueno, ya es historia lo que pasaría luego con la famosa MSN: Ha llevado al equipo al lugar donde se encuentra ahora.

Lo siento con mis amigos « Barcelonistas »… Pero no me convence Luchito. Lo recuerdo como jugador: uno que otro golcito cuando jugaba en el Barcelona y otro más cuando jugaba en el Madrid, o el recuerdo de su nariz sangrante mientras le gritaba « Hijo de puta! Hijo de puta! » a Tassotti en el Mundial de USA’94 … Pero a menos que me calle la boca en el futuro (ojo : no soy nadie para pedirlo), no creo que lo recuerde con lo hecho hasta ahora como entrenador… Muchas otras fuentes van más allá, y dicen que hasta no se ha inmiscuido en algunos entrenamientos, limitándose solamente a «cagar» el balón  (tal como lo explicó una vez mi buen amigo @ivanj_ortega) mientras los jugadores hacen todo el trabajo. Reitero, no me convence tomando como base lo que acabo de exponer, y sumándole sus resultados como DT del AS Roma en la Serie A y como DT del Celta de Vigo en la Liga española.… Y que conste que yo no soy « hincha » ni del Barça ni del Madrid.

Es que hay técnicos que SI son de buenas! Se encuentran con unos equipitos que pueden jugar hasta en lo oscuro. A lo largo de mi vida donde – gracias a Dios – he visto bastante fútbol, me he podido encontrar con algunos casos parecidos (algunos opinión personal, otros, opiniones generalizadas) de Directores Técnicos que la encontraron fácil, porque sus jugadores se organizaban solitos, porque tenían un fuera de serie que les arreglaba el caminado, o por que el equipo tenía tanto tiempo de conocerse que podían jugar con los ojos cerrados. Aquí menciono unos diferentes a Luis Enrique:

– Claudio Ranieri: Ha pasado por infinidades de grandes equipos (Fiorentina, Valencia, Atlético Madrid, Chelsea, Parma, Juventus, Roma, Inter Milán)… Sin embargo, de la mayoría de estos se ha despedido siempre por la puerta de atrás. Sus 15 minutos de fama (o más bien, su etapa de entrenador que lo dio a conocer) fueron en la Fiorentina entre 1993 y 1997… Donde de pura casualidad jugaban figuritas como Gabriel Batistuta, Stefan Effenberg y Brian Laudrup.

– La cuota colombiana, Hernán Darío « Bolillo » Gómez: Este man nunca me ha gustado por las pocas aspiraciones que deja entrever cuando planta un equipo y cuando habla frente a un micrófono. No creo haber visto un equipo que él haya tomado de la nada y lo haya puesto a funcionar (que alguien me corrija). Fue tan de buenas que cuando empezó dirigiendo al Atlético Nacional en Colombia, le habían dejado una plantilla de base que se conocía a la perfección y una identidad inculcada por Maturana que no tenía ni necesidad de explicarla. Caso igual con la selección Colombia que se clasificó a Francia ’98: La base de esa selección (Pibe, Rincón, Asprilla, etc., etc., etc.) tenían años luz de conocerse y podían jugar hasta con gafas de cuero.

– Y para cerrar… Adivinen… otra vez el « Bolillo »… Nadie le puede quitar que fue el técnico que clasificó por primera vez a Ecuador a un mundial (Corea-Japón 2002)… Pero, quienes jugaban ahí… Pues nada más y nada menos un grupito de jugadores de los cuales algunos ya tenían hasta 10 años de estar jugando juntos en la selección: Los Tenorios, los Hurtados, los Ayovi, Méndez y el bueno de Aguinaga. Esos arreglaban los partidos solitos.

¡Es que hay técnicos que SI son de buenas!!!

Anuncios

¡Soy Barcelonista! ¡Prueba superada!

Meme Clasico Barcelona Real Madrid..

Les confieso que tuve miedo. Durante los días que precedieron al Súper Clásico Español traté de hacerme fuerte para que el patriotismo no me fuese a traicionar en algún pasaje de esos esperados 90 minutos y que no terminara yo, Iván Ortega, haciéndole fuerza al Real Madrid por inercia “Jamesista” después de la cantaleta que le di a los supuestos hinchas del Barcelona en días pasados… Temía perder mi honor y no quería ni pensar en la vergüenza que sentiría de mí mismo…

Llegó el partido y una vez entró el gol de Neymar Jr. volví a sentir que era yo mismo, lo grité y ahí, en ese instante, supe que me importaba un carajo que hubiera un colombiano del otro lado. Hubiese dado cualquier cosa para que Messi hubiera metido ese céntrico de Suarez… Ahí se definió el partido, créanme.

Lo que paso después ya lo saben, Real Madrid consiguió hacer errar a Piqué, algo no muy difícil por estos tiempos, logró anotar de cabeza en un tiro de esquina (un gol de esos de otro partido) y ya montado en el marcador, jugó a la de Mourinho, con contrataques rapidísimos donde aprovecharon un grueso error del que casi nunca se equivoca: El “Mago” Iniesta…

Y para los que no lo saben, Messi jugó infiltrado por un esguince de tobillo. Ah, y si todavía creen que aún los genios no bajan el nivel cuando están golpeados, les recomiendo que vean los partidos de Cristiano en el Mundial de Brasil… A ver si lo encuentran… ¡Qué horror!

Debo reconocer sin embargo que el Real Madrid se vio mucho más entero físicamente y más agresivo. Incluso llegué a pensar que, siendo justos con la evolución que está teniendo el cuadro merengue, hubiera firmado el empate antes del partido. No, ¡qué va! ¡No firmo nada! Esto es fútbol y con tantos genios de mi lado, era cuestión de brillar la lámpara un par de veces, así que igual esperé con ilusión lo que muchas veces ha pasado: que el Barça le gane al Madrid en el Bernabéu… (¡Tómalo!)

Aquí viene más pa’ los colombianos y pa’ que sigan creyendo que están en el paraíso:

Si, James jugó un buen partido y cumplió con cautela su trabajo táctico, pero es evidente que él es sólo un “obrero con clase” más en ese selecto grupo de estrellas, lo que lo obliga a jugar para los otros y a tener cuidado con tratar de hacer una mágica jugada que le quite protagonismo a Cristiano o a Benzema (los consentidos de Florentino)… Creo que eso lo entendió y debe reconocérsele, pero debe ser muy frustrante que le nieguen tanto el balón o que se lo entreguen cuando ya no ven de otra… (Véase también partido contra Liverpool en Champions de la semana pasada – lo tengo grabado y tengo las pruebas). Vamos a ver hasta cuando aguanta James a que le den las sobras y hasta cuando aguanta la presión que harán los españoles por Isco (que está jugando bárbaro), pues finalmente es de ellos y se supone que preferirán que siga creciendo como jugador porque puede aportar mucho a la selección ante la no muy lejana salida de Iniesta…

Y no crean, a los que ya era madridistas los entiendo, sigan burlándose, aprovechen, después de tantos años bajo la sombra del gran Barça, tienen derecho, pero no olviden que “todo lo que sube baja”… y cuando bajen, los estaré esperando…

Si sienten que lo anterior suena a excusas y a comentarios de ardido, pues sí, estoy ardido y no veo la hora de verlos amargados, llorando y aburridos, pa’ devolverles todos los “memes” que me enviaron pa’ que se los puedan meter por el reverendo C#!&$…

¡Visca Barça! ¡Visca Barça! ¡Visca Barça!

Meme Clasico Barcelona Real Madrid.

Meme Clasico Barcelona Real Madrid....

Clases de fútbol para señoras – Lección #15: El Piscinero

Neymar Jr Piscinero

Muchas veces verán a sus maridos indignarse con algunos jugadores y tildarlos de “piscineros”.

Sin ánimos de ofender a los que se ocupan del mantenimiento y cuidado de las piscinas, su marido está simplemente insultando a ese jugador llamándolo “tramposo”.

La trampa: algunos jugadores intentan engañar al árbitro simulando una falta dentro del área para que les otorguen un penalti. Aprovechan cualquier jugada donde exista una mínima posibilidad de contacto para “tirarse de clavado” en el área.

El máximo exponente de este nuevo arte es el brasilero Neymar Jr, sin embargo un colombiano logró el más espectacular engaño de todos los tiempos…

Con ustedes, el “Piojo” Acuña del Junior de Barranquilla:

Al ver esta situación, no dude en agregarse inmediatamente a los “indignados”… Si la trampa favorece a los nuestros, indígnese con los “indignados”…

Por @ivanj_ortega

Espere próximamente: El Ocho