¡45 millones de técnicos!

Pékerman. Foto; AFP
Foto: AFP

Por estos días previos al comienzo de las eliminatorias a Rusia 2018 el debate está abierto. Casi todos los colombianos que seguimos de cerca a nuestra querida selección (es decir, todo el país) nos creemos lo suficientemente sabios como para opinar y proponer lo que sería el planteamiento táctico adecuado para enfrenta a Perú mañana en Barranquilla.

La mayoría lo hacemos con buenas intenciones y con el único propósito de tener tema de conversación pero a veces resulta fastidioso que tantas personas estén opinando sobre lo mismo sin tener realmente ningún impacto concreto sobre el asunto.

Ya lo dijo Bacca: “Hay 45 millones de técnicos, pero el que decide es Pékerman”

Si Pékerman escuchase todo lo que dicen por ahí ya se hubiera vuelto loco. Hay gente que incluso ha puesto alineaciones con 12 jugadores!

De todas formas, ya que han salido al ruedo unas 44 millones de alineaciones, pues voy con la mía… ¿Qué más da?

Lo primero es definir el modulo táctico.

La figura preferida de Pékerman en Barranquilla ha sido siempre el 4-2-2-2 optando por poner en la primera línea de volantes un jugador de marca-marca y otro mixto.

En el mundial aplicó con éxito rotundo el 4-2-3-1, optando por lo mismo para la primera línea de volantes, pero respaldado por un excelente momento de los jugadores en fase ofensiva.

En la Copa América de Chile aplicó la misma del mundial pero con un doble pivote de marca-marca. No funcionó porque las lesiones nos dejaron mal parados y por el bajo rendimiento individual en ataque de nuestros mejores jugadores, pero parecía ser una buena opción a explotar con Sánchez y Valencia de doble 5.

Dicho esto, yo de Pékerman me decantaría por el usual 4-2-2-2 con el doble pivote de marca-marca. Es decir, el planteamiento usado normalmente en Barranquilla pero con la intención que tuvo para la Copa América, esperando que los de arriba generen juego y opciones, respaldados por dos utilitarios en la recuperación del balón.

Voy con:

Ospina;

Arias, Murillo, Zapata, Fabra;

Mejía, Sánchez;

Cuadrado y Cardona; abiertos por las bandas.

Teo y Bacca; entrando y saliendo.

¡Ya está! ¡A comer papitas a la huancaína!

¡Vamos que vamos!

Anuncios

Andamos graves y con el “Ki” por el piso

James Rodriguez - Sayayin

Las eliminatorias se acercan y es evidente que nuestra querida selección Colombia tiene muchos problemas, sobre todo porque andamos con el “Ki” pero por el piso. Los seguidores de la serie Dragon Ball Z/GT sabrán a lo que me refiero, aunque igual creo que es necesario explicarle a todos los lectores de donde viene este intento de analogía.

En resumen, según la popular serie animada manga Dragon Ball Z/GT, el “Ki” es una especie de energía interior que tienen todos los seres vivos (concepto que está inspirado un poco en artes marciales como el Kung-Fu) y que es usada como fuente de poder. Así pues, los guerreros que llegan a dominarla son capaces de potenciar sus capacidades de combate de tal forma que logran concentrar en sus golpes altos niveles de energía causándole mucho daño al oponente. Por ejemplo, el popularísimo “Kame Hame Haaaaaaaaaaa!”

yo-tambien-intente-hacer-un-kame-hame-ha

Pero no nos desviemos, volvamos al fútbol. Entonces, el “Ki” es en el futbol algo como la “confianza” que se tienen los jugadores en sí mismos. Esa confianza (energía) bien canalizada es la que les permite hacer cosas extraordinarias, hacérselas de crack para sorprender al oponente y a los espectadores, para atreverse a inventarse algo, para sentirse respaldados en sus oficios y cumplir cabalmente con sus deberes. Esa confianza en sus habilidades se va alimentando de su entorno, de sus colegas, entrenadores y de sus propias sensaciones y de los resultados (obviamente)… He ahí donde vienen los problemas para la selección y para nuestros muchachos.

La pobre presentación en la copa américa pasada, que incluso encuentro positiva pues nos puso los pies sobre la tierra, no es realmente el motivo de mis inquietudes por el bajón de “Ki” que padecemos. Eso ya pasó y se supone que ya ha sido superado, por lo menos individualmente.

Lo que me preocupa sinceramente es que en este comienzo de temporada europea no tenemos a ninguno de los nuestros (en especial, a ninguno de ese formidable grupo-base del mundial) como titular indiscutible en su club. En realidad, a pesar de estar en grandes clubes, muy pocos compatriotas están “rompiéndola” y se ven algunos ya con muy pocas posibilidades de hacerlo. Ni los mismos de siempre, ni los nuevos que esperan turno, parecen tener un “Ki” que destaque realmente para hacer diferencia, al menos para el inicio de las eliminatorias.

Así, sin decir nombres, tenemos varios calentando banca, con competencia fuertísima, otros peleando por unos minuticos, un par tratando de ganarse al nuevo entrenador, otros tantos recién adaptándose a sus nuevos clubes y ligas, alguno por ahí con el puesto prácticamente perdido, otros más que andan lesionados, y hasta tenemos algunos que ni siquiera tienen equipo…

La verdad, no veo cómo llegaran nuestros muchachos a las convocatorias con un “Ki” lo suficientemente elevado como para arrástranos a la victoria. Necesitamos al menos un par, y creo que hoy, no lo tenemos.

¿Y por qué el estado de ánimo y el nivel de autoconfianza -de Ki- de los nuestros me preocupan tanto?

Pues sencillo, la selección de Pékerman ha basado siempre su éxito en el rendimiento individual de los “extranjeros”. El maestro Roshi, digo, el profe Pékerman, ha sabido aprovechar los destellos individuales del “Ki” de los nuestros con tanta lucidez y oportunismo que no tenemos como agradecerle (en serio). Pero hoy, al no haber elementos con tan altos niveles de “Ki”, el cuerpo técnico deberá hacer uso de otros medios y recursos, y es ahí donde la gente que sabe de fútbol tiene sus dudas.

El equipo de trabajo de Pékerman se caracteriza por no apelar demasiado al trabajo táctico, sino que más bien se enfoca en un trabajo mental y motivacional (valido y ultra necesario), y por supuesto, muy ligado a explotar el “Ki” de los jugadores mejor dotados técnicamente, PERO no cabe duda que este “approach” nos deja expuestos en la medida en que los nuestros lleguen a las convocatorias con tan poca confianza y tan bajos de ritmo que no haya tiempo para subirles el “Ki”, o recuperarlos, dicho de otro modo. Y en la medida en que nuestros rivales sepan contrarrestar nuestro bajo “Ki” con el suyo, de poder a poder, o con otras herramientas (con táctica, por ejemplo, al estilo Venezuela), estaremos dando ventajas.

En fin, sin el tiempo necesario para hacer un vasto trabajo psicológico en los pocos días que duran las concentraciones, las ayudas tácticas, las alternativas del fútbol local y una buena preparación física podrían ser claves para compensar la falta de confianza y de ritmo de competencia de nuestros mejores jugadores “europeos” y para afrontar con exito esta larga eliminatoria.

Pero bueno, quién sabe, quizás eso no suceda así, pues al parecer Don José conoce los secretos del “Ki” y seguramente confía en que podrá nuevamente salirse con la suya. Apelara quizás a técnicas clandestinas para hacer explotar el dichoso “Ki” de Falcao, James y su combo, y nos hará desbordar nuevamente ese orgullo patrio que pocas veces podemos sacar a relucir. Además el profe sabe que cuenta con su propia nubecita voladora (¡Ospina!), aquella que nos salva cada vez que estamos a punto de caer el precipicio.

Maestro Roshi - Nube voladora

En las próximas semanas sabremos, de acuerdo a sus movimientos, como es que el maestro piensa sacarnos de esta.

Dejen jugar al moreno

Jackson Martinez y Falcao

Veo en las redes sociales un movimiento Pro-Falcao, me parece extraordinario  darle ánimos al referente de la selección en los últimos años y máximo goleador de la tricolor, esto nos deja muy bien como pueblo y como seguidores fieles de la mejor generación de futbolista que ha parido la tierra de Simón Bolívar.Dicho esto y reiterando la necesidad que tenemos de recuperar al “Tigre” para el resto del camino a Rusia 2018, me pregunto  también ¿Debemos apoyar también al máximo goleador colombiano en Europa en los últimos 3 años Jackson Martinez?

Antes de continuar aclaro que esta pregunta no es para el DT, por que el sabrá porque sigue Falcao de titular, los ve a diario y además posee los conocimientos de sobra y experiencia para tomar estas decisiones, esta pregunta es más un experimento social de ¿Por qué Radamel si merece apoyo y no Cha Cha Chan Martinez?

Méritos de sobra tiene de lejos el nuevo delantero del Atlético de Madrid, las cifras y su calidad lo avalan como ariete de alto nivel, rompió los mismos records que impuso el gran Falcao del Porto y al parecer llamo la atención por algo de Diego Simeone, tal vez el DT más en forma de Europa. No estoy seguro, pero no recuerdo casos similares en la historia de las selecciones en donde se deje en banca a un jugador con estas cifras, salvo desacuerdo personal con el cuerpo técnico.

Para terminar, debo decirles que en mi humilde opinión hay que pensar también en Jackson quien sin tanto bombo ha logrado destacarse en Europa, al igual que todos en la selección se sacrifica y entrena duro para tener su oportunidad por tanto pido el mismo apoyo que se les está dando a otros integrantes de la plantilla para que triunfen en esta copa. La verdad no me quiero imaginar que está pensando Martínez al ver esta situación donde no se le valora del DT para abajo, me da pena pero la selección no es de nadie ni una ONG, el futbol es cruel y siempre debe jugar el mejor y por ese camino debemos seguir, apoyando al que mejor este y deseándole pronta recuperación para el que no. Falcao va ser pieza fundamental en las eliminatorias, pero en estos torneos cortos y de eliminación directa no hay tiempo para cariños y mimos (por cierto llevan 3 partidos de ternuras sin resultados a la vista).

Por eso digo y reitero que hay que dejar jugar al moreno!!!

Por:@juliuspinedo

¡Esa película ya me la vi!

 

Foto tomada de El Tiempo
Foto tomada de El Tiempo

Con esa frase “el yérman” resumió vía Whatsapp lo que fue la derrota por 1 a 0 con Venezuela (nuestro papá) y vaticinó lo que muy probablemente será una decepcionante participación en la copa América de Chile para nuestra querida selección, haciendo alusión al inolvidable y traumático USA ’94. Todo es muy parecido, es cierto.

Escuché de mis acompañantes de partido comentarios como: “Yo no sé cuál es la guevonada con esos venezolanos que siempre nos ganan” o “Jueputa James has algo care’mon$%$” o “Ahí tienen por mar%$&?”…

De un golpe volvimos a un pasado no muy lejano, a ese frustante bache que duró casi 16 años, cuando meter un golcito era más difícil que cruzar el Niágara en bicicleta, cuando no había ideas, ni soluciones, ni siquiera destellos, ni ilusiones.

Es difícil predecir lo que va a pasar por este primer partido, pero con jugadores con un nivel tan bajo y otros tantos con los “cojones” de lujo, sin corazón y el pecho más frio que Montreal en enero (si James, es contigo), no sé si habrá forma de pasar a segunda fase.  Ya bien decía yo que era mejor “no amar” a James, pero nadie me creyó que era mejor dejarlo quietico.  ¡Esa película ya me la vi!, como diría “el yérman” o como dirían los amigos de Actualidad Panamericana, “esta entecado”.

En fin, si al peor Brasil de la historia no le pudimos ganar, no sé cómo carajos haremos para ganarle al Brasil de Dunga, que lleva 11 partidos jugados, ¡11 ganados!… Ni un empate le han sacado equipos mucho más serios que Bahréin y Kuwait (y que nosotros).

Y si acaso le sacamos un empate, vayamos viendo cómo le vamos a ganar a Perú porque lo vi bastante serio y aplicado.

La veo grave, porque si bien no estaba en la onda de exigir el titulo si esperaba al menos llegar a semis y algo de buen fútbol, pero no ese esperpento que me hizo pensar que lo del mundial fue solo un “bello accidente”. Ojalá me equivoque.

Pékerman, arregla esta vaina porque te veo grave si nos eliminan en primera ronda…

PS: felicitaciones a Venezuela, jugaron bien, con inteligencia y sobretodo con amor y ganas…

¿Irá Pékerman a desaprovechar tanta sabiduría?

Foto tomanda del sitio futbolalreves.com
Foto tomada del sitio futbolalreves.com

Todos sabemos que es un gran entrenador, un ganador, un especialista en la dirección técnica de selecciones nacionales, sobre todo en lo que refiere a procesos juveniles, sin embargo, como obviamente no lo conozco de cerca, me surge una duda natural ante una situación que no tiene precedentes en nuestro fútbol y que temo no sea aprovechada de la mejor manera para beneficio de nuestra querida Selección. Para ser exactos, estoy hablando de las transferencias de jugadores que se han venido dando en los últimos ocho o nueve meses y que nos han dejado con una buena de cantidad de jugadores de selección en los más grandes clubes de Europa, bajo la dirección de los ¡MEJORES ENTRENADORES DEL MUNDO!

Eso no es poca cosa, ya no hablamos de que están en Europa, ahora hablamos de que están con los grandes, ¡LOS GIGANTES!… Y por eso me pregunto, ¿qué ira a hacer Pékerman con tanto conocimiento a su disposición cuando lleguen los muchachos a las concentraciones?, ¿irá Pékerman a desaprovechar tanta sabiduría que puede llegarle por intermedio de los mismos jugadores?

Saquemos cuentas:

  • James Rodríguez, pupilo de Carlo Ancelotti.
  • Juan Guillermo Cuadrado, flamante pupilo de José Mourinho (un grande, aunque lo odie).
  • Radanel Falcao, pupilo de Louis van Gaal (otro grande, aunque lo odie más).
  • Adrián Ramos, pupilo de Jürgen Kloop (tampoco le tengo mucho afecto por “montador”).
  • David Ospina pupilo, de Arsène Wenger (¡Como juega de bonito este Arsenal!).
  • Freddy Guarín, y ahora, Jeison Murillo, pupilos de Roberto Mancini.
  • Carlos Bacca, pupilo de Unai Emery (un táctico empedernido).
  • Camilo Zuñiga, pupilo de Rafa Benítez.

¡Esto es una verdadera locura!, una “marranada” como diría Martin De Francisco.

Dicho esto, ¿será que Don José es un tipo abierto al aprendizaje de prácticas y metodologías desarrolladas por otros entrenadores exitosos?, ¿será que muere en la suya, que ciertamente ya le ha dado éxito, y desecha toda esa información que los mismos jugadores le podrían pasar de primera mano?, ¿la soberbia de creer saberlo todo se apoderada de él?, ¿pensará que por “copiarse” de los mejores perderá credibilidad ante sus seleccionados?, ¿podrá mezclar óptimamente todas las virtudes de estos monstros?, ¿se dedicara a aprovechar individualmente el trabajo con el que viene cada jugador en vez de ponerlo a disposición del conjunto? Dudas que seguramente, usted, lector colombiano, comparte conmigo y que sólo el tiempo y los resultados resolverán, pero si confieso que espero algo novedoso del ¡MEJOR ENTRENADOR DE AMÉRICA DEL 2014 (y 2013)!

Pero veamos; cuando Don José dirigió a las juveniles de la Argentina seguramente no tuvo que lidiar con este venenoso regalo, quizás sí, cuando dirigió a la absoluta. Posiblemente muchos jugadores venían siendo dirigidos por grandes entrenadores y le fue bien (en términos generales), pero no se podría sacar una conclusión desde lo lejos de su manejo de este tema.

Ahora, para la Argentina, seamos honestos, esta situación de tener jugadores al lado de los mejores entrenadores del mundo no se trata de una ocasión ÚNICA que hay que aprovechar a cualquier precio, por lo que quizás no había realmente un afán de explotar conocimientos ajenos.

En nuestro caso, es un momento de importancia capital porque no sabemos si las generaciones futuras estarán a la altura para el roce cotidiano con los mejores entrenadores del mundo. ¡Ojo!, aquí no hablo de aprovechar las características técnicas de los jugadores (los nuestros, incluso, podrían ganar partidos hasta sin técnico), aquí hablo de aprovechar el acceso al conocimiento del trabajo de los mejores del mundo para sacar lo mejor de nuestros jugadores en conjunto. De perder esta oportunidad viene realmente mi preocupación.

Todo lo que se haga o deje de hacer con este abanico de posibilidades y de frescos conocimientos dependerá del profe Pékerman, pero, de que hay conceptos que se pueden aprovechar para poner a los nuestros a ganar, gustar y golear, los hay.

La buena noticia es que hay un precedente que justamente fue mencionado por el columnista argentino de El Tiempo, Jorge Barraza, en su reciente nota del 2 de febrero de 2015, en la cual destaca la adopción de Don José de las teorías del señor Marcelo Roffé para el trabajo psicológico de los futbolistas (después de haber leído su libro). Incluso, dice la nota que lo contrató como miembro de su equipo de trabajo para la preparación de la selección Colombia en las eliminatorias y para el mundial de Brasil…

Ojalá que para lo técnico-táctico-físico también sea tan receptivo.

¡Esperemos a ver!

Frustraciones “amistosas” de un hincha de la Selección

Amistosos-Colombia

Esto de seguir a la Selección Colombia se ha vuelto cada vez más difícil y hasta jarto en el caso de los misteriosos partidos amistosos.

Cuando se filtró que habría un amistoso en octubre en la cuidad de New Jersey me nació la ilusión de ir a ver nuevamente a mi querida Selección Colombia. Sólo me separarían 6 horas en carro desde la fría Montreal. La última vez que la vi fue en la derrota ante Brasil en las eliminatorias hacia Alemania 2006 en Barranquilla (sofocante anécdota que ya les había contado). Pero al confirmarse (filtrarse) que el rival de turno seria la temible selección de El Salvador perdí el impulso para organizar el paseo – ¡No aguanta! – Pensé, aunque sigo en Stand-by (si voy, les cuento). Ese mismo día anunciaron (filtraron) lo del “partidazo” contra Canadá, 120 en el Ranking FIFA y mi querida segunda patria, lo que me ilusionó, pues ingenuamente creí que al estar cerca podrían hacer el partido pasando la frontera contra el equipo de casa, en donde sin duda el Stade Olympique de Montréal se hubiera llenado a reventar (con Colombianos en su mayoría). ¡Pero no!, decidieron jugar en el mismo escenario (Red Bull Arena) con la probable asistencia de unos cuantos pelagatos que no pudieron ver el partido del día viernes contra El Salvador. Sinceramente, o uno no entiende nada de este negocio o estos empresarios son muy brutos.

Así pues, los de la Federación Colombiana de Fútbol (FCF) no sólo nos la ponen difícil para saber cuándo, dónde y con quien es que vamos a jugar los amistosos, pues nos toca sistemáticamente esperar a que un tercero lo filtre por otro medio, sino que además, improvisan con partiditos contra equipos de “pipiripao” (acertado término utilizado por mi tocayo Iván Mejía) para salir del paso, cumplir con los patrocinadores y llenarse los bolsillos.

¿Y lo deportivo, lo de pulir el trabajo táctico bajo presión, lo de acercarse a los hinchas, lo de jugar un amistoso en Colombia para retribuir tanto amor, lo de complacernos y tenernos informados a tiempo con algo de información oficial de primera mano?… ¡Nooo! ¿Eso pa’ qué? Si ya ellos saben que de todas formas ahí estaremos todos detrás de la Selección Colombia (de Bedoya) como uno buenos bobos, digo, hinchas. Ellos lo saben, esto es pasión, como el nombre del blog de un gran amigo (@juliuspinedo), y no habrá poder humano que haga que ignoremos ni un mísero partido de Colombia.

Yo sé que ya había tratado este tema unas semanas antes del Mundial de Brasil 2014, pero desafortunadamente nuevamente se vuelve a dar una situación similar con esto de los amistosos… ¿Por qué tanto misterio? ¿Por qué tanta improvisación? ¿Por qué se empeñan en deshacer con los pies lo que hicieron con las manos? ¿Por qué no preparar al equipo con rivales que sean capaces de  exigir al máximo a nuestros jugadores? Sigo pensando que dar tantas vueltas para concretar y divulgar los partidos amistosos de la Selección Colombia le está haciendo daño a todos, incluso a los propios dirigentes.

A Pékerman no me atrevo a culparlo directamente de esta jarta situación, pues está más que demostrado que sabe lo que hace y uno supone que no le queda más que trabajar con las posibilidades que le ofrece su empleador, pero ante los hechos, surge la duda sobre su responsabilidad en este desorden. Es claro que algo no cuadra en algún lado en el manejo de los amistosos. Entre unos y otros se andan tirando esa “papa caliente”. Bedoya afirma que es el profe quien decide… No sé, no creo, total, nadie sabe.

En la rueda de prensa seguida a la firma del nuevo contrato, el profe dijo que tenía la intención de aprovechar las fechas FIFA para mover el equipo y probar gente nueva. ¡Excelente!, me pareció a primera vista. También dijo que el amistoso con Brasil hubiera deseado no jugarlo, en lo que me pareció que tenía razón pues a unas semanas de finalizado el Mundial y con las ligas europeas recién empezando no había mucho que probar. Eso demuestra que en algunas ocasiones vale la pena dejar pasar la fecha FIFA. Entonces presumí que tanto el cuerpo técnico como los dirigentes estaban de acuerdo en que es mejor estar sólo que mal acompañado.

Hasta ahí todo normal y con fe esperaba que no fueran a repetir lo de los partidos contra Túnez, Senegal “B”, Jordania, y otros, donde sinceramente era obvio que nos habían tocado las “sobras” (sin ánimos de ofender) y que nos pusieran al frente, como ya lo habían hecho en buena y debida forma, a rivales como Holanda, Bélgica y el mismo Brasil (x2).

¡Pero no!, tras confirmarse (filtrarse) lo de los amistosos contra los potentes seleccionados de El Salvador y Canadá, en vez de alegrarme porque los veré nuevamente juntos en acción, empecé más bien a preocuparme por los efectos nocivos de una mala preparación que parece inminente. A muchos nos queda la sensación – o la certeza – de que hay negligencia o intereses oscuros alrededor de estos amistosos.

¿Será que los de la FCF se andan durmiendo en los laureles o están muy pretenciosos y no conectan a tiempo con los empresarios y/o con las otras Federaciones para armar partidos que cumplan con los objetivos deportivos propuestos y con una logística adecuada?

¿Será que el profe Pékerman se pasa de meticuloso en la escogencia de los rivales que finalmente se terminan emparejando con otros equipos y cuando ya decide es muy tarde?

¿O es que no le gustan los amistosos y punto, y le da larga para ver si Bedoya le acepta no jugarlos?

¿Será que hay intereses particulares que tienen a la FCF amarrada con algunos empresarios (Full Play Group, entre otros) a los que les es más rentable organizar partidos con equipitos en canchas de rayitas en Estados Unidos?  (Ver columna de Iván Mejía)

¿Será que al profe lo presionan para que acepte amistosos contra cualquier rival con tal de poder cumplir con obligaciones contractuales con los patrocinadores?

No sé, son tantas preguntas para algo que podría ser tan sencillo. Si se juega, que se juegue contra un equipo que ayude de verdad a preparar al equipo y en donde llenen el estadio (¡fácil!), y si no se va a jugar, pues que lo digan abiertamente y listo, pero que dejen el misterio…

Ahí está pues, ya me desahogue de todas mis frustraciones con este jarto tema…

¡Nos vemos en New Jersey!