No sé si vaya a ver Chile vs Colombia

Brasserie au coin du métro (Montreal-Canada)

Nunca antes había puesto en duda mi asistencia a un evento futbolístico por puro y físico miedo, ni como jugador, ni mucho menos como espectador o hincha. A la hora de fútbol nunca me niego, eso lo saben, soy “fácil”, pero esta vez en diferente.

Nunca antes, en mis diez años de estar en Canadá, había considerado no ir al bar deportivo “Brasserie au Coin du Métro” a ver mi querida selección Colombia por razones meramente deportivas.

Las pocas veces que no he ido a ver a la selección en ese místico recinto -hogar de maravillosos momentos de euforia ha sido por impedimentos de salud o de logística familiar, pero nunca, hasta ahora, el tema del rival y del potencial apabullamiento había sido un motivo.

Se suman varios aspectos que me tienen en la duda para el próximo 12 de noviembre.

1) ¡Chile!, para mí, la mejor selección del mundo… Como le dije a mi amigo “el chaca”: “¡se la echo al que sea!”. Y tengo razones para hacerlo. Como equipo, como conjunto, son una mezcla explosiva entre lo mejor de Bielsa, Juan Manuel Lillo y Guardiola… El fútbol de posesión, posición, alta presión y ataque vertiginoso, amplio y profundo, apoyado en trabajo táctico por montones, con uso extremo de la tecnología, desde drones hasta softwares desarrollados por el mismo cuerpo técnico. Sin tantas individualidades pero con las suficientes en cada línea, el argentino Jorge Sampaoli cuida todos los detalles y hasta se atreve a echar el cuento después (en un programa de radio contó “todo” lo que le montó a Brasil para ganarles)… Tanta fe se tiene que no esconde nada, no hay misterios. Sí, son vulnerables, son bajitos y juegan muy arriba (bloque alto, que llaman), pero ves, quítales el balón y atácalos y deja el hueco, para ver si al mínimo error no te vacunan…

2) Nuestra selección Colombia. Baja de nivel, falta de alegría, sin variantes, con poco trabajo de conjunto, sin liderazgo, con jugadores en la banca y con el “ki por el piso”. Ni Falcao (lesionado), ni súper Ospina (sin ritmo y medio-lesionado), ni James (medio-recuperado y del que no espero mucho), ni Cuadrado (suspendido) pueden ayudarnos. Estamos solos y Don José no se preparó para esto y menos para enfrentar a Chile así, con sus individualidades ausentes o venidas a menos. Incluso, de los demás hay varios tocados y ninguno viene en un momento que podamos decir “extraordinario”. Lo normal es que perdamos ese partido.

3) De la suma de los dos anteriores viene el tercer motivo. Es muy posible que tenga que exponerme al popular ¡Chi-chi-chi-le-le-le! ¡Viva Chile!, ese bendito corito que no me aguanto. Y de solo pensar en eso me da pereza… Cabe anotar que al mencionado bar vamos en su mayoría colombianos y chilenos. De hecho, cuando no nos enfrentamos, nos apoyamos mutuamente, pero cuando somos rivales, el ambiente es más bien cansón y se pone tenso. De esos primeros 45 minutos en Barranquilla, cuando nos metieron tres, no me quedan gratos recuerdos y estuvimos a poco de armar bronca. Si, la venganza de la remontada en el segundo tiempo fue inolvidable, pero ahora es diferente, pues no creo que en el partido que se viene vayamos a tener muchas chances de cantarles goles en sus incrédulas caras, como aquella vez… La verdad, insisto, me da pereza. Me veo mirando pal piso y pasando sorbos amargos de cerveza barata mientras un montón de chilenos cantan su bendito corito.

En fin, amigos, creo que pasare esta vez.

Eso sí, nos vemos sin falta en el partido contra Argentina el martes 17 de noviembre tipo de tres de la tarde en la mesa de siempre… Ah! Y si les digo una cosa, increíblemente a este partido le tengo una fe impresionante.

Qué día naciste Rada?

Cuando leo los diarios deportivos ingleses y su relación con el tigre de Santa Marta no puedo sacarme de la cabeza esa entrega que nos regaló el Showy “sufriendo al lado de Falcao”. Hoy precisamente tocaba el tema con los jelpris y les confesaba que he perdido gran parte de la esperanza que le profesaba a la recuperación de Rada.

Falcao cuts a forlorn figure in his first appearance for Chelsea

Un tocayo del tigre, Radamel Elías lo bautizaron en honor a su padrino, fue lo mas grande que pasó por los campos del futbol aficionado. La cancha era su zona de confort, bueno, la cancha y la tienda que quedaba en frente, el tercer tiempo la llamaban, ahí se celebraban y se bebían las copas conquistadas.

Rada, como le decían los allegados, los conocidos y hasta los no conocidos era el man diferente, el que todos querían en su equipo, sin embargo juraba fidelidad al equipo de sus vales quienes en contraprestación lo enfriaban hasta el amanecer después de cada cotejo y obviamente guardaban la esperanza de que en algún momento algún scout lo sacara del barrio y lo llevara a la gran carpa donde por fin se vería justamente compensado por su gran talento.

Y es que una vez pasaba la mitad de la cancha con balón dominado le metía miedo a los rivales, jugaba con la confianza que tiene un peatón al pisar el pavimento de la acera después de correr a través de una avenida, el futbol lo adoraba, y los amantes del futbol lo adoraban mas.

Pero no todo en la vida es color de rosas, una vez lo lesionaron feo, de esas heridas difíciles de curar, del corazón, Marimar (¡maldita! lo que le tumbaste al futbol) se la aplicó con todos los que pudo y el man conoció el miedo, perdió la fe en sí mismo y ya nada fue igual, el resto de equipos de la liga se igualaron en capacidades porque ya no había un Radamel Elías que pateara los esquemas y que dedicara al resto a pelear por el segundo puesto.

Preocupados por el destino de su llave y sobre todas las cosas por el destino del equipo que ya había pasado de ser el invencible Perú de International super star soccer y se convertía en un pobre deportivo tapita, decidieron hacer una vaca y traer a un psicólogo para Rada. “Vea docto, al man nos lo dañaron, necesitamos que nos lo rebobine, que nos lo deje como era, es lo único que le pedimos”. Sin embargo el “docto” no hacía milagros y después de tres sesiones decidió dar un paso al costado, “muchachos, ahórrense esa platica, de pronto el man necesita es una buena pea”…

Pero la borrachera solo le traía despecho al Rada así que tocó acudir a la última instancia, invitar a doña Raquel a ver el partido del cierre de la segunda ronda, o se ganaba y se entraba a las semifinales o se perdía y se esperaba tres meses pa volver a participar. Después de un primer tiempo gris y aburridor y perdiendo por dos goles doña Raquel bajó a hablar con los pelaos, pero mas precisamente con su pelao.

  • Aja mijo, que es la maricada que no coges ese balón y levantas a gol a ese equipucho?
  • Erda Ma, la verdad es que no me sale nada, ando es como aburrió con el futbol…

En el fondo se persignaban los compañeros y empeñaban promesas con tal de que todo cambiara…

  • Mira Rada, ya está bueno de esa bobada, tu eres el man que entra a la cancha y hace lo que te da la gana, como en la vida mijo, tal cual
  • Nada Ma, era, del verbo esa platica se peddió…
  • Pelao del carajo, tu sabes qué día naciste?
  • Claro Ma, el 22 de sep…
  • ¡Cállese que le estoy hablando!… el docto dijo que tu ibas a nacer en noviembre, como el perro de tu papá, pero a ti te dio la gana de nacer en septiembre, entonces aja, si desde antes de nacer ya hacías lo que te daba la gana, ¿por qué carajo no lo haces en la cancha?

Y el futbol renació en ese momento…

Yo creo que Mou en su inmenso amor por Mendes (su representante y casualmente también el del tigre) debería sentar a Radamel Falcao y decirle…

  • oye, pelao de mierda, tu sabes que día naciste?

Quizás ese día volveremos a disfrutar del tigre.

Crónica de una camiseta firmada

« El Chelsea viene pa’ca pa Montreal »

Ese fue el bombazo que le tiré al combo de colombianos mientras almorzábamos. « Almuerzos-Tertulias deportivas » que ya se han vuelto costumbre, porque cada vez que el Gusta tiene reunión por allá, nos avisa desde el día antes a todos: Iván, el Galindo, el Dani, Boris y yo para que al día siguiente nos veamos todos al medio día,  en la cafetería del noveno piso del edificio donde trabajamos y entonces, le « jalamos la tira » a cuanta actualidad futbolística nos sepamos y empiezan los debates y la bulla en español. Ese día (principios del mes de julio), casi terminando el almuerzo se las tiré: « Ojo que por ahí supe que el Chelsea de Inglaterra viene para Montreal… Van a establecer la base de entrenamiento en la Caserne Letorneux pero jugaran en USA… y si es así, y si las bolas son ciertas, Falcao estará por acá! ». Ya yo había visto la noticia y  decían dónde iban a entrenar, así que les dije que yo les mandaba la info después por correo.

Efectivamente, ese día después del almuerzo les mandé el correo a todos. Solo había encontrado la noticia en el portal de TVA con fecha del 3 de junio. Curiosamente, no encontraba más nada… Nada! Ningún otro dato en otro lado. Pero si el río sonaba, era porque los peñones venían bajando. Y entonces desde ese día, Iván y yo, nos dimos a la tarea de perseguirlos río abajo… Perseguir  los peñones.

Es así como voy a tratar de relatar un poco (Va a ser largo de todas formas, pero les juro que con todas las peripecias y volatines que hicimos podría escribir una revista completa) las vicisitudes que como hincha viví para conseguir uno de mis sueños: conocer a futbolistas de elite y lograr que me estamparan la bancaria en una camiseta!

Fase I : Operación Chelsea

Operacion Chelsea

Mi querido amigo Ivan Ortega se los puede confirmar: Eso le escribimos a cuanta persona se nos ocurrió! Le escribimos a Falcao, a Lorelei Taron, a Cuadrado, a cuanto periodista ingles twitteaba al Chelsea, a la misma web del Chelsea… pero nada! … Nadie contestaba!

Ya en ese momento, sabíamos que Falcao y Cuadrado vendrían a la gira, pero se unirían al equipo solo en Nueva Jersey, después del primer partido de pre-temporada el 22 de julio… Pero nada! Nadie nos decía cuando aterrizaba el Chelsea en Montreal.

De repente, Suazzz! Me respondió un twitter el señor @PhilipHarmeling diciéndome: « Llegan mañana a Montreal por las dos próximas semanas »… Pensé: « Coño, mañana! O sea 15 de julio! Ay juemadre!… Yo a esos manes los voy a pescar en el aeropuerto para que me firmen una camiseta ».

Y entonces, me surgió otro problema: Yo no tengo camisetas del Chelsea!… Y ni p’al carajos me iba a aparecer por allá con una camiseta blanca o un cuaderno! Yo quería firmas en camisetas para enmarcarlas! … y entonces me acordé de un gran par de amigos que tengo (lambonería detectada ja ja ja). Llamé al Kike y le pregunté… negativo! Kike tiene un closet lleno de camisetas de fútbol hasta de los equipos inimaginables… pero no tenia del Chelsea!… Chao chao, muchas gracias compi, acto seguido: Llamar a Raúl, a quien yo le había ya pillado antes una del Chelsea. Y así fue y lo llamé: « Si compa, yo tengo una, pero esta jodona…. Atrás dice  “Lampard” y la “P” se le está despegando ». – « Bueno, nada de nervios! Yo paso mañana por tu casa a recogerla! Si consigo lo que quiero, yo te regalo una nueva! Si no, te la devuelvo »

Así que ese día 15 de julio, Iván y yo pasamos pendientes al twitter del Chelsea FC, tratando de averiguar por cual aerolínea viajaban y tratar de averiguar a qué horas aterrizaban. Pero por mi madre que es más fácil conocer la agenda de Obama que de estos manes. Nadie nos daba razón de la aerolínea. Esculcamos todas las fotos para ver si había algún indicio. De repente en una de las fotos, pillé una banderita británica y busqué en Google a que compañía aérea podía corresponder: Nojoda! Se parecía bastante a la de British Airways! Y el vuelo Londres-Montreal de British llegaba a las 8 :50 PM! Voy pa’lla soplao despues del trabajo!

Tuve que pensar cómo hacer con el carro (normalmente por ecología y economía me voy a mi trabajo en autobus). Así que me regresé en bus hasta mi casa, recogí el carro y me devolví hacia Montréal para buscar la camiseta donde Raúl y de ahí soplarme para el aeropuerto. Cuando voy conduciendo para el terminal aéreo, me acordé de un pequeño detalle: Mierda… el parqueo en el aeropuerto de Montréal vale 35 barras canadienses! Ni p’al carajo yo voy a pagar eso sin tener la seguridad 100% que voy a conseguir mi objetivo!

Entonces, di como sopotocientas vueltas a los barrios « aledaños » (decir aledaños es ser generoso… quedan en la p-m) al aeropuerto hasta que encontré un lugar donde podía parquear. Así lo hice y comencé a caminar a paso rápido para el terminal… Fueron 15 minutos caminando rápido! Hasta que al fin llegué, cuando de repente Iván me llama y me dice: « Marica, ya esos manes llegaron y están montados en un bus… En el twitter acaban de montar la foto »… Strike uno… los había pelado… Lo peor de todo, no los bajaron por donde sale todo el mundo en las llegadas internacionales: Los bajaron por un muelle de Air Canada, donde casualmente YO acababa de pasar caminando / corriendo hacia 15 minutos!

Con las mismas me devolví ardido para mi casa, aunque a sabiendas que más oportunidades tendría. Hablaba con Iván y me mantenía al tanto si escribían Azpilicueta, Asmir o el mismo Chelsea, si decían donde se iban a alojar. Infructuoso.  Bueno, ese día me devolví con las manos vacías pa la casa.

El jueves 16, amanece el twitter del Chelsea con una foto primer plano de un balón, montado sobre una baranda de un balcón y con la descripción « Buenos días Montreal »… Ahí comenzó la segunda diarrea: «Mierda!  ¿De qué hotel será ese balcón? ». Imprimí la foto porque de la manera que estaba tomada, mostraba gran parte de Montréal y además habían cosas que podían ayudarme a deducir la ubicación de la foto: había una grúa gigante trabajando, algunos pintorescos edificios, un puente al fondo… Así que a medio día me puse como un gran pendejo en la mitad de la calle a mirar para todos lados y comparar las cúspides de los edificios y las grúas visibles con los de la foto. Cuando de repente Iván vuelve y me llama: «Esa foto es tomada en el mirador del parque Mont-Royal*… esos manes no están ahí »… Strike dos… Ya comenzaba a cabrearme.

Nos encontramos Iván y yo para almorzar… El tema de conversación fue la impotencia de no lograr obtener información concreta. Quedamos que él iba a llegar el viernes 17 después de medio dia a la Caserne Letorneux y que me informaría cualquier vaina. No eran las 2:00pm del jueves cuando me dice: « Juanca píllate el twitter del Chelsea » … Reviso y veo fotos donde Terry y Diego Costa están en el centro de entrenamiento firmando camisetas… Ardidera de nuevo. Al mismo tiempo Iván me dice que se le complico la vuelta p’al día siguiente y no podrá ir a averiguar lo de las jornadas de entrenamiento… Entonces, le digo: «Ivancho, si tu no vas voy yo después que salga del trabajo, y ahí me les parqueo hasta que logre averiguar algo ».

Así fue. Ese viernes trabajé normalmente pero con la cabeza puesta en el Chelsea. Iván y yo hablamos y a las 12:00m me dijo : « Ya entrenaron en la mañana y se devuelven al hotel, en la tarde entrenan de nuevo ». Yo ya tenía la camiseta en el bolso, y me imaginaba a todo el equipo haciendo fila pa firmarla : Courtois, Terry, Cahill, Fabregas, Moses, Azpi, Diego Costa y el gran Eden Hazard… « Claro viejo Juanca, ¿dónde te pongo la firma?… ¿aquí? »… Pero sacudí la cabeza y me dije: « Nojoda, con que me la firme uno me doy por bien servido… Y si me pusieran a escoger, que me la firme Eden Hazard ».

Yo calculaba que ellos habían salido del entrenamiento matinal a las 12:00m y que estarían regresando como a las 2:00pm. Sobra decir que salí del trabajo a las 3:30pm hecho una veleta. Ese día me fui en metro y autobús hacia el lugar de entrenamiento. Cuando llego a eso de las 4:00pm veo: El edificio cerrado pero con un vigilante afuera, unas vallas metálicas de seguridad y una monda de pelaitos afuera con suéteres azules. Epa! Aquí es la vuelta! Ya deben estar adentro. Una puerta mitad de vidrio mitad de metal era « custodiada » por el vigilante. Pero hasta ahí, nadie decía nada, ni confirmaba o desestimaba nada.

Yo pensando que estaban adentro entrenando, cuando de repente diez minutos después se dispara una bulla del gentío que había : El autobús del Chelsea venia llegando! Si! Iban apenas a llegar para entrenar la segunda jornada! Se parquea el autobús y empiezan a salir esos monstruos y la multitud a corear sus nombres. Uno tras otro fue bajando y entrando directo por la puerta metálica y de vidrio, que quedaba en el justo frente de la puerta del autobús. Ahí como pude traté de grabar un vídeo que al final no grabé, tratando de alzar más la mano que todos los que tenía adelante.

Cuando entro el ultimo jugador, la multitud se dispersó. Quedé pensativo sobre esto y entonces escuché a uno de los vigilantes (en esos momentos ya eran tres los de seguridad) decirle en francés a un man que también estaba en las nubes, que por los costados se podía ver un poco el entrenamiento. Empecé a caminar así por los costados y sentí el acento particular de uno de los vigilantes que estaba en uno de los laterales del edificio: era latino!. Me devolví y le metí conversa. Me dijo que era mexicano y empecé a mamarle gallo con el empate de México y Trinidad y Tobago en la copa Oro. Y hablando y hablando, entonces me dijo que los jugadores del Chelsea iban saliendo del entrenamiento entre 7 :00 y 7 :30pm . Tres horas me tocaba esperar! Pero yo iba con mi idea, y si me tocaba plantarme dos o tres horas ahí para lograr la firma, ahí iba a retoñar.

Entonces, se me ocurrió comer algo entre ese tiempo. Le pregunté al mexicano que si conocía de algo cerca donde pudiera comprar algo para pasar el rato. Me dijo: « No conozco mucho por aquí, porque nosotros estamos donde esté el equipo ». Entonces le dije que yo iba a buscar, y le pregunté si le provocaba algo de tomar. Me dijo que le regalara un té helado. Fui, comí y regresé, le traje su té y me quedé hablando otro rato con él. En ese momento, le dije: « Yo vengo hoy pa ver quien me firma, pero mi interés principal es por Falcao… que debe entrenar con ellos después que regresen de Nueva Jersey »… En ese momento el man me confirmo que el siguiente entrenamiento después del regreso, era el jueves 23 de julio a partir de las 4:30pm. Ya tenía la fecha de llegada del Tigre! Tenía un dato de oro! Estaba emocionado! Pero las emociones de ese día no terminaban ahí!

Le dije al man que iba a ponerme por la puerta principal para ver cómo me iba a plantar para cuando el equipo se fuera. Empecé a « medir » cuál iba a ser mi posición para poder pedir el autógrafo. Vi donde estaba la puerta metálica con ventanitas de vidrio y calculé donde terminaba la parte delantera del autobús. Así que me paré en la barricada de seguridad de tal forma, que si un jugador esquivaba la puerta del bus, se enfocara directo conmigo. También me quité la camiseta del Chelsea (que me la había puesto) por dos razones : una, si me la firmaban yo la enmarcaba, y no la quería enmarcar sudada. Y dos, que es más difícil hacerse firmar una camiseta puesta que si se la daba estirada en las manos, porque el jugador tiene que llegar hasta tus barbas, mientras que si yo se la acercaba, corría una gran chance que la tomara en sus manos y la firmara.

Caserne Letouneaux Montreal

Entonces, en ese momento pensé : Si se la doy en las manos, se le va a dificultar la firmada por que la camiseta no estará estirada. Miercoles! Voy a buscar un cartón por ahí tirado por la calle para metérselo a la camiseta para que puedan afirmarse!… Pero esto es Montreal, y aunque hay suciedad en un lado que otro, encontrar un pedazo de cajeta tirado en ciertas zonas es bastante poco probable. Así que corrí como un loco por los barrios cercanos tratando de encontrar algo que me sirviera… nada… ninguna cajeta que pudiera romper.

Ya casi pensando regresarme, pasé cerca de un conjunto de apartamentos y vi que la caneca de la basura reciclable estaba afuera. Me acerqué y la abrí : nada de cajas, se ve que la basura la habían vaciado hacia poco… La única : una caja vacía de pizza congelada. Pues, del ahogado el sombrero, la empiezo a tratar de coger, pero como estaba en el fondo me toco doblarme bastante, casi meter medio cuerpo para poderla alcanzar. Cuando la agarro y salgo, la empiezo a vaciar porque estaba llena de las orillas de la pizza, cuando con el rabito del ojo veo que una viejita con rulos en la cabeza se estaba pillando todo el show desde su balcón. Yo cogí mi cajeta aun con algunos recortes de pizza adentro y empecé a caminar pa no dar más boleta, pero la miré y ella me miro con esos ojos como tratando de decir : « Pobrecito, se ve que no has comido nada todo el día ».

Terminé de botar los restantes de pizza en otra caneca y me fui a apolostrar otra vez en el puestecito que pensaba era el mejor para lograr un autógrafo. Me estacioné ahí a las 6 :00pm. Pero solo recién a las 7 :00pm vi que varios de los pelagatos que estaban mirando los entrenamientos venían corriendo a buscar un lugar en la baranda de seguridad. « Epa, ya se acabó el entrenamiento », pensé. Así fue, el autobús, se acercó y se parqueo en el frente, pegado a la puerta. Listo, ahora, solo esperar.

De un momento a otro, comienzan a dar vueltas algunos manes que yo no conozco. Sé que futbolistas del Chelsea no son. A los pocos minutos estos entran. Unos segundos después aparece un morenito, con pelo estilo Bob Marley, vestido casual, hablando por celular. No, este tampoco es futbolista. El man estaba como esperando a alguien, porque salía, daba dos vueltas dentro de las barandas de seguridad hablando por celular siempre mirando hacia la carretera y luego volvía a entrar para quedarse detrás de los vidrios de la puerta.

En la segunda salida que hace, la misma rutina : hablando paja, mirando lejos… Cuando como que le empezó a molestar el sol y se puso las gafas. En ese momento me di cuenta, o más bien, todo el mundo se dio cuenta que estábamos viendo a una leyenda del Ajax de Ámsterdam, de la Juventus de Turín y la selección de Holanda: el cuatro pulmones Edgar Davids! Claro! Todo el mundo conoce a Davids jugando con gafas! Nadie creo que lo recuerde sin los lentes!

Todo el mundo empezó a corear su nombre y a llamarlo para autógrafos. Pero yo, aunque algún día posiblemente me arrepienta, no lo hice. No iba a poner a Edgar Davids a firmarme una camiseta del Chelsea, club donde nunca jugó. No tengo ni la más remota idea de qué estaba haciendo ahí en el entrenamiento, si esté trabajando con el Chelsea o estaba de paseo. Pero de que era él, era él. Dos minutos después apareció un taxi y se montó, no sin haberse tomado unas cuantas fotos con aficionados. Yo le tomé un par.

Edgar Davids en Montreal

Entonces, empezaron a montarse en el bus los utileros y miembros del cuerpo técnico. Como les comenté más arriba, yo había hecho « cálculos trigonométricos » para determinar cuál era la mejor posición en la baranda. En el puesto que estaba, quedaba prácticamente al frente del parabrisas del autobús, con bastante vista hacia adentro… Y entonces, comenzaron a montarse los futbolistas.

Uno por uno fueron montándose y todo el mundo a corear sus nombres, tratando de llamar su atención para que viniesen y nos regalaran un autógrafo. Saludaban, eso sí, pero se iban directo adentro. Recuerdo que se montó John Terry y más atrás Gary Cahill y pensé: « huy, ya se montaron dos de los duros… Ya son dos menos de los que me interesan ». Siguió Azpilicueta y la misma vaina. Se montó Mourinho y a pesar de la imagen que da en televisión, fue muy amable y saludo, pero siguió su camino y se montó en el bus. Quedo como en el segundo puesto del autobus, y yo alcanzaba a verlo desde el lugar donde yo estaba. Yo me lo quedé viendo con la cara y los ojos del gato con botas de Shrek y le mostré la camiseta, agitando el marcador negro, dándole a entender que si podía firmarnos. El solo se limitó a a hacer el «pulgar arriba» como el « todo bien, todo bien » del Pibe y a medio guiñar el ojo.

Siguieron montándose los barbaros: Fábregas sonrió y se montó. Matic hizo la misma. Pocos segundos después aparece Diego Costa detrás de varios. Ellos empiezan a montarse y la gente a corear « Diegooo…Diegooo » pero el solo saludaba y se montó en el autobús. No recuerdo quien iba delante de él y se estaba demorando para caminar, así que Diego Costa debió pararse unos segundos al lado del asiento del conductor. El miro hacia acá, y le volví a aplicar la cara de gato con botas mostrándole la camiseta y el marcador: Diego sonrió y me mostró el reloj aduciendo que iban tarde no se pa que. Por lo menos, proyectó una imagen completamente diferente a lo que muchas veces demuestra en la cancha como jugador recio, intratable y conflictivo.

Ya yo estaba pensando « Mandinga sea… Este va a ser el strike tres, tronco de decepción », cuando sale por la puerta uno que faltaba por montarse: Nada más y nada menos que el gran Eden Hazard! Todo el mundo comenzó a gritar su nombre y él, esquiva la puerta del bus y se dirige a la gente! En ese momento me di cuenta que todos mis cálculos habían servido: él salió y se dirigió directo a donde yo estaba, yo me estiré hacia él con una mano sosteniendo el cartón de pizza forrado por la camiseta y la otra mano con el marcador. Él tomó mi marcador y me firmó mi camiseta de primero! Wooowww! Sueño cumplido! El que yo quería! El mejor del Chelsea! El mejor jugador de la Premier League 2014-2015! El jugador emblemático de la selección actual de Bélgica!… El único problema : Se llevó mi marcador! Siguió firmándole al resto de la gente con mi marcador y yo le gritaba : « mon crayon, mon crayon! », no por egoísmo, si no que yo pensaba que si venia algún otro a firmar, me iban a coger « desarmado » y me iba a quedar como Armando… mamando.

Eden Hazard at Montreal july 2015

Afortunadamente (o desafortunadamente) ningún otro jugador se detuvo a firmar autógrafos. Eden Hazard se tomó fotos, firmó autógrafos y fue muy amable con todo el mundo. Se despidió de la gente diciendo adiós con mi marcador en la mano y se montó en el autobús, mientras la gente lo aplaudía y coreaba su nombre en señal de agradecimiento. Un instante después, se bajó el chofer del autobús y me trajo mi marcador, Hazard se lo había dado para que me lo trajera.

Entonces el autobús partió rumbo al hotel, dejándome a mi más contento que a MacGyver en un deshuasadero: Tenía una camiseta del Chelsea firmada por uno de los mejores jugadores del mundo de la actualidad (así mi querida esposa me dijera que eso no era una firma si no un garabato), pero también tenía los datos (hasta ese momento y aun varios días después desconocidos) de donde se estaban alojando, los periodos de entrenamiento, los mejores momentos para pedir los autógrafos (a la entrada o a la salida), pero sobre todo, cuando llegaban el « Tigre » Falcao y Juan Guillermo Cuadrado y a qué horas seria el entrenamiento con ellos presentes.

Llame entonces a Iván, con la voz aun entrecortada de la emoción le relaté un poco lo acontecido y a partir de ese momento se puso en marcha la fase II : La Cacería del Tigre. Eso, mis queridos amigos, con todo el gusto y la emoción se los relato en la próxima entrega! Hasta pronto! 

Nota del blogger : A la fecha de publicación de este post, la camiseta del Chelsea había sido firmada por Eden Hazard, Juan Guillermo Cuadrado, Nemanja Matić y Diego Costa.

___________________________________

*Sitio turístico de Montréal

Dejen jugar al moreno

Jackson Martinez y Falcao

Veo en las redes sociales un movimiento Pro-Falcao, me parece extraordinario  darle ánimos al referente de la selección en los últimos años y máximo goleador de la tricolor, esto nos deja muy bien como pueblo y como seguidores fieles de la mejor generación de futbolista que ha parido la tierra de Simón Bolívar.Dicho esto y reiterando la necesidad que tenemos de recuperar al “Tigre” para el resto del camino a Rusia 2018, me pregunto  también ¿Debemos apoyar también al máximo goleador colombiano en Europa en los últimos 3 años Jackson Martinez?

Antes de continuar aclaro que esta pregunta no es para el DT, por que el sabrá porque sigue Falcao de titular, los ve a diario y además posee los conocimientos de sobra y experiencia para tomar estas decisiones, esta pregunta es más un experimento social de ¿Por qué Radamel si merece apoyo y no Cha Cha Chan Martinez?

Méritos de sobra tiene de lejos el nuevo delantero del Atlético de Madrid, las cifras y su calidad lo avalan como ariete de alto nivel, rompió los mismos records que impuso el gran Falcao del Porto y al parecer llamo la atención por algo de Diego Simeone, tal vez el DT más en forma de Europa. No estoy seguro, pero no recuerdo casos similares en la historia de las selecciones en donde se deje en banca a un jugador con estas cifras, salvo desacuerdo personal con el cuerpo técnico.

Para terminar, debo decirles que en mi humilde opinión hay que pensar también en Jackson quien sin tanto bombo ha logrado destacarse en Europa, al igual que todos en la selección se sacrifica y entrena duro para tener su oportunidad por tanto pido el mismo apoyo que se les está dando a otros integrantes de la plantilla para que triunfen en esta copa. La verdad no me quiero imaginar que está pensando Martínez al ver esta situación donde no se le valora del DT para abajo, me da pena pero la selección no es de nadie ni una ONG, el futbol es cruel y siempre debe jugar el mejor y por ese camino debemos seguir, apoyando al que mejor este y deseándole pronta recuperación para el que no. Falcao va ser pieza fundamental en las eliminatorias, pero en estos torneos cortos y de eliminación directa no hay tiempo para cariños y mimos (por cierto llevan 3 partidos de ternuras sin resultados a la vista).

Por eso digo y reitero que hay que dejar jugar al moreno!!!

Por:@juliuspinedo

La combinación perfecta

El señor K volvió al ruedo, primero enviándome un meme con las 14 finales alcanzadas por clubes españoles en competiciones europeas en los últimos 10 años, dato que por cierto es bastante conveniente, ¿por qué no los últimos 15 o 20 o 100 años? Bueno, de pronto no sería oportuno para defender la liga mas desigual de Europa. Tras la broma conversamos respecto a la selección y lo cerca que estamos de la copa América y se nos volvió a presentar un dilema, el dilema de la combinación perfecta. Cuando me hablan de la combinación perfecta siempre se me viene a la mente el plato mas típico de mi infancia, pargo rojo acompañado de arroz con coco, patacón y esa ensalada de cebolla, aguacate y tomate que me agua la boca solo de imaginármela, como quien dice no hay forma de meter el tenedor y terminar decepcionado. Otros amigos, Jose Roa por ejemplo, salsero empedernido, me emborracharía con su  cátedra respecto a la famosa agrupación que reúne lo mejor de lo mejor del ritmo de los timbales, para él, esa sería la combinación perfecta.

Dejando de lado la gastronomía y la música, al profe Pekerman se le presenta la siguiente inquietud, y quiero aclarar que como dice el Jelpri mayor, lo bonito de la vida es crearse inquietudes, en fin venía con el profe, a quien le devoto mi admiración como el gran entrenador que es. Llegan convocados como delanteros de la selección Colombia Carlitos Bacca y Jackson Martinez, ambos de excelente temporada con sus clubes Sevilla y Porto respectivamente tanto en ligas locales como en las competencias europeas. Adicionalmente será la vuelta a un torneo oficial de selecciones mayores para Falcao Garcia hombre insignia y líder de esta generación. Igualmente debe estar convocado Teófilo Gutierrez que al igual que Falcao no ha estado fino en los últimos meses pero que a la hora de enfundarse la amarilla marca una diferencia y por ultimo Luis Muriel quien si gozó de un buen segundo semestre tras firmar con la Sampdoria. Si, ya sé que también llamaron a un Renteria y a no sé quien mas, pero no hay tiempo pa hablar de todos.

Bacca, Falcao, Teo, Jackson

Volviendo a las artes, tuve la oportunidad de ver por primera vez en vivo al circo del sol en Sydney hace tres años. La compañía canadiense trajo a estas lejanas tierras un espectáculo para homenajear al mas grande artista pop que ha emergido en los Estados Unidos, Michael Jackson. No había pierde, el circo del sol, que es el mejor representante de entretenimiento en vivo del mundo, haciendo el espectáculo del considerado rey del pop… Fue imposible hacerlo peor, solo mirarlos daba dolor de ojo, algo apenas comparable con la inauguración del mundial sub 20 en Colombia, y ¡NO Exagero!

No importa si tienes los mejores elementos, eso no te garantiza la exquisitez y ese será el problema de Pekerman, juntar a los de arriba, arriesgar con un Falcao que no está ni cerca del Falcao de hace dos años, apostar por un Jackson que cada que se pone la amarilla parece que se le olvidara jugar, se pone amarillo como decimos coloquialmente, darle la responsabilidad a Bacca que la pide a gritos o apoyar a quien esté mejor en los entrenamientos y juntarlo con Teófilo quien sin lugar a dudas es el que mejor complementa a los goleadores, incluso no habiendo tenido el mejor de los semestres.

Para mí la derecha en este momento es Bacca y Jackson, decisión de playstation, se toman los dos con mejor presente y sale, los dos con viento en la camiseta, los dos enchufados y ya está, a meter goles, a practicar la coreografía (por favor no dejen a Miñia sin copa América). Pal K en cambio hay que cobijar a Falcao, el man estuvo antes para Colombia y ahora Colombia tiene que estar pal man, lo tenemos que rescatar porque si no fuera por el infortunio de su lesión seguiría siendo un top 3 de los numero 9s en el mundo. Al tigre según K lo tiene que acompañar Bacca, porque mirando detenidamente este tipo la rompió en el último año aun por encima de Jackson, pero yo la tengo clara, K no se banca a Jackson, si él fuera el profe Pekerman, ni si quiera lo convocaba. Adicionalmente ambos coincidimos en que el mejor complemento para quien sea el elegido es Teófilo, eso está comprobado en la cancha, es el que mejor se sabe juntar y abrir espacios para los demás.

Nuevamente hablando de culinaria tengo un amigo costeño viviendo en Medellín. El mismo entró un medio día de un viernes a su casa, tratando de aprovechar al máximo sus dos horas de descanso de la oficina para poder dormir un poco el guayabo que no lo dejaba pensar. La empleada le preguntó que se le antojaba para almorzar y él en su prisa le respondió “Biatri, hazte el salmoncito ese que está en la nevera que me voy a tiraa un mochito reparador”. Su sorpresa al despertarse fue encontrar el pobre salmón hundiéndose en una olla de lentejas y bañado en hogao.

Pescado salsa chipotle mandarina

El debate queda abierto, para mi gusto Pekerman es el masterchef de los entrenadores, y en lo que coincidimos el sr K y este pechito es que la sabiduría del profe es infinitamente superior a la nuestra por lo que  cualquier decisión que tome será bancada de lejos, sencillamente porque el “viejito” tiene crédito adquirido después de los cinco partidos que se jugaron en Brasil. Con seguridad, cruzando los dedos obviamente, el tipo no va a sacar la comparsa de barrio esa que trajo el circo del sol a Sydney y mas bien se va a tirar un salmón en salsa de mandarina tipo restaurante San Pedro en Cartagena.

Sufriendo al lado de Falcao

Foto: AFP
Foto: AFP

Desde que Falcao llegó al Manchester United me las he arreglado para verme casi todos los partidos. Si anuncian que va de titular, con mayor razón dispongo lo necesario para disfrutar del partido. Sin embargo, generalmente, y para mi desgracia, la ilusión con la que arranco a ver el encuentro se esfuma a los pocos minutos.  La angustia que se le ve en la cancha, como luchando solo contra el mundo,  se apodera de mí y entonces comienzo a sufrir junto con él esa agonía de tratar de meter un golcito en un equipo que juega tan mal. Para la muestra, un botón: aquí las imágenes del partido contra el Sunderland del fin de semana anterior, entre choques y desespero (por futbolred.com).

Definitivamente, uno no siempre entiende el porqué de las injusticias que a veces le reservan a las buenas personas el fútbol y la vida.

No es fácil verlo deambular por la cancha, mendigando un pasecito, a ver si algún compañero le suelta una y le confía la finalización de alguna jugada. Al parecer sus mismos compañeros se han dejado llevar por la poca confianza que le tiene su entrenador. La mayoría de jugadores, al igual que él, se ven atados, incomodos, sin ideas, pero al menos no se les ve esa terrible presión que se nota en los gestos de Falcao. Al gran responsable, Louis van Gaal, no le importan las frustraciones o necesidades de sus propios jugadores, él solo quiere sumar puntos y para desgracia lo ha hecho, y ha demostrado que sus métodos, aunque fríos, mezquinos y poco populares, funcionan. La enorme cantidad de títulos ganados los confirma. Vea su palmarés.

Criticado incluso por su pupilo, Ronald Koeman, sabemos que siempre ha sido así:

Aprendí muchas cosas de él, pero existe una gran diferencia entre nosotros y es el trato que se dispensa a los jugadores. Yo nunca pongo tanta presión en los futbolistas (…), provoca miedo en el equipo. Los jugadores tienen miedo del señor Van Gaal y eso no siempre es positivo” (aparte de un artículo publicado en sport.es)

Cuando el tigre llegó al Manchester United, literalmente en el último minuto, celebré porque pensé que era el premio al sufrimiento de haberse perdido el mundial. No pensé que el fútbol lo castigaría nuevamente. En la rueda de prensa, con un inglés algo precario, dijo que estaba seguro de su éxito porque el estilo del equipo se ajustaba mucho a su manera de jugar, pero no contaba con que el MU, de la mano de van Gaal, iría a abandonar su estilo; ataques constantes y osados a punta de juego aéreo.

El mismo Paul Scholes lo dijo:

“El equipo no es fiel a su estilo ni historia. Para ganar tienes que atacar y arriesgarte. Muy pocos jugadores en el equipo actual están dispuestos a tomar riesgos” (aparte de la columna de Scholes en ‘The Independent’ referenciada por futbolred.com)

Igual, las explicaciones técnico-tácticas sobran. El caso es que para tocar el balón a Radamel le toca bajar,  ir a recibir el balón de espaldas, a unos 30 metros del arco, en un saque de banda, en lugares donde no hace ningún daño. Y las muy pocas opciones que le quedan las despilfarra, más por el desespero que por insuficiencia técnica. Incluso, por ese mismo afán, me parece que está cometiendo errores en los movimientos para rebuscase los espacios, algo increíble en un jugador de ese nivel, lo que le hace el trabajo más difícil a sus compañeros y más fácil a los defensas.

El legendario Alan Shearer acotó con acierto (según un artículo de El Espectador):

“Los defensas están contentos con un Falcao que recibe el balón de espaldas al arco y es fácil para ellos. Le quitan el balón demasiado fácil”.

 “Ayúdenlo. No los veo gritándole, diciéndole que haga algo diferente, que corra por detrás de los defensas. Sé que no lo hacen porque esto le sucede cada partido. No recibe la ayuda que debería”

“Él tiene que empezar a correr hacia la portería, huyendo de los defensores, algo que les incomode en lugar de hacerlo frente a la pelota”

Fuera de su zona, rodeado de miedos, miedosos y de angustias, con la necesidad de justificar a corto plazo la inversión que hicieron por él, ver al Tigre se ha vuelto un suplicio. Termina uno cansado de tanto pujar, con dolor de estómago y hasta con un vacío terrible cuando por ahí falla una buena oportunidad.

Pero no importa, lo seguiré haciendo porque yo creo firmemente que el fútbol le dará su revancha y quiero estar ahí, apoyándolo en lo que será sin duda una historia de superación… No seré de aquellos que se embarcarán nuevamente al bote cuando ya haya salido del pantano.

¡Paciencia Tigre!

Colombia vs. El Salvador en New York: Sueño cumplido!

Todas las expectativas que tenía con respecto al paseo a New York para ver el partido amistoso de Colombia contra El Salvador quedaron completamente complacidas, desde lo futbolístico hasta lo logístico. No me puedo quejar, hasta volví siendo una mejor persona!

Antes de entrar en los detalles de esta formidable experiencia, quisiera empezar por agradecer a quienes ayudaron a hacer de este sueño una realidad.

A mi esposa, que me alcahueteó la aventura y hasta me prestó su carro. La pobre tuvo que caminar 1.5 km para acceder al transporte en común sólo para que yo me diera gusto. A mis compañeros de aventura, Daniel Rodríguez, Eduardo Moreno y Ernesto Álvarez, quienes además de compartir conmigo el mismo sueño – con niveles de birria un poco más bajos que los míos  – y de ayudarme a bajar los costos fijos, aportaron la “mamadera de gallo” que no debe faltar en estos paseos, que sirvió, entre otras cosas, para compensar el estrés excesivo con el que manejo este tipo de paseos o salidas familiares (estaba inmamable, lo reconozco). Más de doce horas a 130 Km/h “jodiendo la vida” terminó siendo muy terapéutico para todos… incluso para mí. Por último, no podía dejar de agradecerle a la Tía Martica que nos ofreció posada con más atenciones que un hotel cinco estrellas. No podíamos esperar más ¡A lo bien!

Partido en New York

Ya entrando en lo que fue el partido, tampoco me puedo quejar. Pedí un gol de Falcao y ahí estuvo… y casi mete dos más. Pedí buenas jugadas de James y ahí las tuve. Pedí que ganáramos y ganamos…

Pero bueno, ahora veamos algunas cosas que pude apreciar desde la tribuna, aclarando que después de hablar con varios entendidos del tema y de consultar los medios, me quedo comprobado que una cosa es verlo por televisión y otra muy diferente es verlo desde las gradas.

Lo bueno: Buen partido en general, buenos goles, un poco lento en el primer tiempo pero muy bueno en el segundo, algunas cosas que me impresionaron como la técnica de Juan Quintero (¡crack!) y de James (¡cracksazo!), la velocidad de Bacca, el despliegue de Arias y los movimientos sin balón de Falcao. La entrega de los jugadores no tuvo reparos, no se notó para nada que era un amistoso. Mi temor de que irían a media máquina se esfumó en menos de cinco minutos. Todos, o casi todos, metieron, corrieron, marcaron… Excelente para el espectáculo. Por ultimo me sorprendió mucho el carisma de James. Ese se gana cualquier afición con sólo saludar. En cambio, me pareció menos espectacular la relación de Falcao con el público, raro ¿no? Con todo y que fue la figura.

Lo malo: En la defensa se notó algo de torpeza, pero es entendible pues Balanta y Franco nunca habían jugado juntos. Decepcionaron Jackson y Carbonero. No aportan nada de nada, en serio. Por último, los espacios que deja Pablo Armero se ven el doble de grandes en persona. Es casi una propuesta indecente: venga y hágame por aquí. Es cierto que en ataque aporta bastante, pero por ahí cualquier otro equipo nos da por la cabeza.

Lo feo: Del espectáculo no hubo nada desagradable, por el contrario, todo fue color de rosa, pero debo decir que algunos hinchas salvadoreños me alcanzaron a sacar la piedra. Cuatro pendejos, rodeados de al menos 300 colombianos, andaban buscándose una mala hora, lanzando ofensas y burlas hacia Colombia. Afortunadamente, los que estuvimos ahí nos comportamos a la altura y los ignorarnos… y gracias a Dios no duro mucho, ya con tres adentro se quedaron calladitos todo el segundo tiempo…

No siendo más me despido, pues ya casi empieza el segundo amistoso de la serie, ahora con la temible selección del Canadá…

Si, vuelvo a ser como cualquiera de ustedes, un hincha más al que le toca seguir viendo los partidos por televisión o peor aún, ¡por Internet!