Colombia vs. El Salvador en New York: Ilusiones

Ranita

Mañana voy a cumplir uno de mis tantos sueños futboleros: veré jugar a la brillante Selección Colombia que tanto nos alegró en el pasado Mundial. Y no es para menos, pues viene prácticamente la misma nomina con una sola ausencia importante, la del gran Mario Yepes, pero que al mismo tiempo se ve compensada con la presencia del flamante centro delantero del Manchester United, Falcao Garcia.

Ver jugar a Colombia siempre será una gran alegría a pesar de que no se me haya dado en el contexto que hubiera querido. Me hubiera gustado más verla en el mismo Mundial (¿y a quien no?) o en el 3-3 contra Chile en Barranquilla, pero me conformo, es suficiente…

Ya empezaba a borrarse el recuerdo de aquel partido contra Brasil al que asistí por allá en el 2004 y de aquel amistoso contra el América jugado en Cartagena por allá en el 93.

Yo sé que ver a la Selección en un amistoso contra El Salvador no genera la misma emoción que en un partido de competencia oficial o que en un amistoso contra un grande de Europa, pero les aseguro me alcanza para llenar de anhelos el maletín que llevare a la espalda en mi travesía hacia el Red Bull Arena de New York (que queda realmente en New Jersey).

No podía partir a disfrutar de este evento sin compartir  – con los que todavía leen este blog – las ilusiones que me motivaron a pegarme el viaje de seis horas por trayecto desde Montreal.

La primera ilusión que tengo es que Colombia juegue un buen partido y que gane… y bueno, que al mismo tiempo se logre constatar que los conceptos tácticos del modelo de juego de Pékerman, incluyendo sus variantes, siguen sólidos, vigentes y que ofrecen garantías para enfrentar los retos que se avecinan.

Pero en realidad lo que me ilusiona como fiel hincha es que podría ver en persona un gol del gran Falcao, un par de exquisitos pases en profundidad de James, dos o tres regates con desborde y remate de Cuadrado, una que otra proyección en ataque de Zúñiga o de Armero, buenos quites en velocidad de Zapata, una buena sacada de Vargas, alguna patada dura de Sánchez, una amarilla para Aguilar (esa es fija), una que otra jugada en asociación de Teo (esa no es tan fija), etc, etc, etc…

Ah, y si por ahí se atraviesa un nuevo pase del “ras tas tas” quedaré más que complacido.

Ojalá que no me pase como la ranita que después de tener tantas ilusiones todo termina pasándosele al descubrir la cruda realidad…

¡Les cuento cuando vuelva!

Anuncios

El vaso medio lleno del Colombia 0 – Brasil 1

Colombia0-Brasil1

He preparado esta entrada para ahorrarle tiempo a aquellos que, incluso hoy lunes, andan brincando entre las páginas de El Tiempo, El Espectador, Gol Caracol, FutbolRed, entre otras, en busca de comentarios y análisis del partido amistoso de Colombia-Brasil del pasado 5 de septiembre, pero sobre todo para ahorrarles angustias a aquellos que andan en la búsqueda de alguna buena noticia dentro de lo triste que fue nuevamente perder con una de las peores selecciones brasileñas de la historia.

Aquí algunos puntos positivos que logré rescatar de los diversos medios consultados, a los que les agrego obviamente algo de mi propia percepción:

La vuelta del tigre Falcao, nuestro gran centro delantero. Se le vio animado y le alcanzó hasta para tener una opción que casi mete. Las sensaciones son muy buenas y su vuelta se ve que le viene bien al grupo, sobre todo porque necesitamos un nuevo líder (a falta de Yepes) y Falca lo tiene todo para cumplir ese rol.

La selección mostró un bloque muy compacto, con buen manejo incluso al quedar con diez hombres tras la expulsión de Cuadrado (se tiene una memoria táctica que nos va a jugar a favor más adelante). Se sigue con la idea de transiciones rápidas en ataque, muy parecido al comportamiento del equipo en el mundial. Si, falto profundidad, pero cabe anotar que la mayoría apenas está cogiendo ritmo y James aún está en proceso de adaptación en el Real Madrid (poquita cosa!).

El equipo exhibió temperamento y actitud para jugarle frente a frente, con agresividad y sin complejos a Brasil, así les haya tocado “rebajarse” al juego áspero del Brasil de los últimos tiempos. Claro que como no es de nuestra costumbre el juego fuerte, por ahí de pronto se nos fue la mano. Con todo y eso, Brasil pegó un poco más (17 faltas contra 13).

Cristian Zapata jugó un excelente partido. Casi todas las ganó, dio seguridad y solidez. Ya es un inamovible de la zaga.

Camilo Zúñiga fue probado como volante central, labor que supo cumplir según muchos analistas. Puede ser una variante interesante.

Juan Guillermo Cuadrado se estaba echando un muy buen partido, era de lejos el mejor, lástima que los de arriba, Teo y Jackson, no se le supieron juntar y que en marca fue imprudente y apresurado, lo que le costó finalmente la expulsión.

David Ospina en el arco estuvo bastante acertado, así algunos crean que tuvo algo de responsabilidad en el gol. Le sacó varias a Neymar y le detuvo un tiro libre complicado a David Luiz. Cabe anotar que viene de una lesión y que no está jugando con el Arsenal de Inglaterra.

Se utilizó bien la media distancia. Aunque no anotamos, las aproximaciones más claras que tuvimos fueron con remates desde fuera del área. Esta arma no es muy “colombiana” y creo que se demostró que tenemos esta variante en ataque frente a defensas cerradas o ante la falta de lucidez en los movimientos de ruptura de nuestros delanteros o falta de desborde de los que entran. Nunca tuve la impresión que el tiro al arco desde afuera estuvo de más o que fue una mala decisión.

Nota: también cabe resaltar que la mayoría de los expertos coinciden en que el árbitro, a pesar de ser muy malo, no estaba inclinado para ninguno de los dos lados. La jugada de Tardeli bien pudo haber sido marcada como gol sin ningún problema, Valdez y Teofilo pudieron haber sido expulsados por duras entradas a Neymar, etc. Cuando un árbitro perdona esas ante un grande como Brasil, es al menos sinónimo intrínseco de respeto, respeto ganado por la gran imagen que se dejó en el mundial, pero ¡ojo!, tampoco es para jugar al filo del reglamento.

Ahí le dejo entonces el vaso medio lleno, allá usted si insiste en verlo medio vacío… y no me crea conformista o maturanista (perder es ganar un poco), simplemente no creo que sea momento de poner el grito en el cielo por una opaca presentación en un amistoso…

Psicoanálisis rápido de la ausencia de Falcao en los 23

lo-psicologo-falcao

– Doctor, anoche no pude dormir, desde que salió la lista de los 23 y vi que Falcao no estaba volvió la misma angustia y desazón de aquellos tristes días de enero. A mala hora me vine a creer el cuento que podían recuperar en 5 meses lo que normalmente toma 8…

– Señor Ortega, cálmese y analicemos esto con calma. Hagamos un ejercicio, yo le digo los nombres de los 23 seleccionados y usted dígame la primera palabra que se le viene a la mente, ¿listo?

Ospina, – Arquerazo

Mondragón, – Experiencia

Vargas, – Potencial

Yepes, – Lucha

Valdes, – Entrega

Balanta, – Ganas

Zapata, – Rapidez

Zúñiga, – Proyección

Armero, – Alegría

Arias, – Aplicado

Aguilar, – Tenacidad

Sánchez, – Recio

Mejía, – Pulmón

Guarín, – Ida y vuelta

Aldo, – Funcional

Quinterito, – Picardía

James, – Preciosismo

Cuadrado, – Sabrosura

Ibarbo, – Gambeta

Teo, – Las mete!

Jackson, – Si se destapa la rompe!

Ramos, – Velocidad y goles

Bacca, – Goles y más goles

– Bueno señor Ortega ¿y entonces cual es la vaina? ¿cuál es el miedo? ¿no ve el equipazo que tienen? deje de quejarse y no joda tanto…. y ¡gócese el Mundial!, ah, y son 100 dólares…

– Doctor, tiene toda la razón, ¿y sabe qué? le doy 200 por pendejo.

¡VAMOS COLOMBIA NOJODA!

Clases de fútbol para señoras – Lección #11: La Chilena

Chilena1

Si bien estamos de acuerdo en que una chilena es una mujer oriunda de Chile, vale la pena subrayar que cuando el término se utiliza en un contexto futbolístico se está haciendo referencia a una maniobra que consiste en golpear el balón de forma acrobática, haciendo una especie de bicicleta mientras se está en el aire y con el dorso paralelo al suelo.

Existe un debate en cuanto a su origen. Algunos dicen que fue el jugador chileno Ramón Unzaga el primero en hacer una chilena por allá en 1914 y que fue la prensa argentina quien bautizó con ese nombre la maniobra, sin embargo otros aseguran que la jugada se conoció primero con el nombre de “chalaca” y que fueron unos peruanos afro descendientes originarios del puerto de callao, a quienes se les conoce como chalacos, que durante los partidos que jugaban con los marineros ingleses las ejecutaban a la perfección… Igual, en Inglaterra la jugada fue nombrada “Scissor Kick” perdiendo cualquier rastro de su posible origen (tipico de los ingleses).

Como ejemplo, he aquí una chilena espectacular del gran Falcao Garcia…

Por @ivanj_ortega

Espere próximamente: El penalti

Lo peor que nos podía pasar ya nos pasó

¡Ya está! Ya llore lo que iba a llorar, tal cual como lo dijo Falca. Es hora de pasar la página y dejarlo que se recupere tranquilo. Es momento de reponernos, de tranquilizarnos que ese man está que se juega ese Mundial y está haciendo todo lo posible, ¡ojala! De paso, le pido le pido disculpas por juzgar su decisión. Cada uno trabaja donde le dé la gana… ¡pero aja!, estaba como loco buscando razones…

En fin, para ayudarme a reponerme, se me dio por hacer un ejercicio que consistió en rebuscar aquellos momentos en los que viví, al lado de mi selección, esa misma sensación de desazón, de desolación, de retorcijones en el estómago y de achicharramiento del alma.

El objetivo era hacerme caer en cuenta que lo peor que nos podía pasar ya nos pasó, por lo que seguramente seremos premiados con una gran sorpresa en el Mundial… verán que si… y de pronto hasta con Falcao metiendo goles ¡Vamos Colombia!

Igual, esto fue lo que encontré y se los comparto (obviamente excluyo lo de Falca). Si se les da por hacer el mismo ejercicio, los invito a complementar esta lista en los comentarios aquí abajito, en Facebook o en Twitter (@ivanj_ortega).

La “cagada” de Higuita en Italia 90. Fue horrible, catastrófico, de muerte… sin palabras.

El chiripazo de Gheorghe Hagi. Esa sola jugada nos eliminó de USA 94. Esta trágica jugada nos obligó a vivir con secuelas mentales por el resto de nuestros días.

La “cagada” de Mondragón. Esta no fue en un Mundial, pero ese baloncito que se le coló a Mondragón contra Argentina en Barranquilla en las eliminatorias para el Mundial de Francia 98 fue toda una tragedia nacional. Ni los locutores argentinos se dieron cuenta que había entrado.

La lesión del Pibe antecito del Mundial del ’94. Situación que la vida nos hace volver a vivir con Falca. El pibe pudo jugar el Mundial pero no alcanzo a llegar en el nivel que se esperaba. Ojala que esta vez sea diferente.

El autogol del gran Andrés Escobar. Lo único que nos faltaba en USA 94. Fue justo ahí cuando arrancamos a llorar por la eliminación más de 30 millones de colombianos. El llanto se prolongó cuando supimos de su muerte días después. Recuerdo que mi tío me levanto con la noticia – Mataron a Escobar. Entre sueños respondí – Sí, yo sé, lo mataron hace rato en el techo de una casa. Cuando supe que era Andrés y no Pablo, me dije – Lo mataron por el autogol, estamos jodidos. Ahora nos dicen que no fue por eso, pero vaya uno a saber.

Javier Hernandez BonnetLa llegada de Javier “Refisal” Hernandez Bonnet al Gol Caracol como comentarista oficial de los partidos de la Selección. Esta más que comprobado científicamente que desde su llegada, la selección cayó en un bache deportivo que duro muchos años. El antídoto a tanta saladera tenía que llegar de afuera (¡Gracias Pekerman!). Nadie en Colombia hubiera sido capaz de sacarse semejante bulto de sal que por tanto tiempo se acumuló y se esparció entre nosotros, en los hogares colombianos, entre jugadores, técnicos, dirigentes y hasta entre los mismos periodistas deportivos que le seguían las aguas.

Y aquí les tengo el “cerecita del postre”, y probablemente la peor tragedia de todas:

Hijo del chiqui GarciaLa convocatoria del hijo del “Chiqui” García a la selección. Eso fue una cachetada para todo el pueblo colombiano. Todas la demás desgracias fueron fortuitas y sin mala voluntad, pero que se haya incorporado deliberadamente a nuestra selección este paquete no tiene nombre. Su función de volante de destrucción aplicaba para los dos equipos. Es más, fuera de las canchas tampoco demostró lucidez. Recuerdo que lo llevaron a Nueva York a jugar uno de esos amistosos contra Guatemala (o algo así) y le preguntaron que qué la parecía la estatua de la libertad, y el muy petardo dijo que estaba como “verde”. Eso fue lo único que se le ocurrió. Que tristeza. (Desafortunadamente no he podido encontrar esa nota en YouTube. Si alguien la tiene que la comparta, ¡por favor!).

Saludos

@ivanj_ortega

#FuerzaTigre, fuerza @FALCAO

Llevo dos días viviendo en la zozobra, sintiendo impotencia, ando aburrido, tengo rabia, estoy ardido, estoy más angustiado que Giovanni Hernández.

Giovanni Hernandez angustiado

No es que de por perdido el mundial, pero si Falcao alcanzara a llegar, por mucho que sea, no lo haría en su mejor forma. Seamos realistas. Tenemos equipo, es verdad, pero de que sentirá lo que ha pasado se sentirá.

¡Es que no hay derecho, ola! llevamos 16 años esperando para ir a un mundial y viene un “guevon” de un equipo de tercera división de Francia y nos jode al mejor, al referente, al que mete miedo, a uno de los lideres del equipo (aclaro que tampoco era para que lo amenazaran de muerte). Fue una jugada fortuita, sin mala intención, pero si da rabia por la forma en que pasaron las cosas. Ni siquiera pitaron la falta. Era penalti y amarilla como mínimo, pero eso es lo de menos. Lo peor es que fue en un partido de la Copa de Francia, un torneo sin importancia. Si hubiera sido en la Champions, en la Premier, en el Calcio, en La Liga o en la misma Ligue 1, pero no, fue en esa copita de barrio.

¿Como es posible que el técnico haya sacado a Falcao en el partido del fin de semana de la Ligue 1 dizque para cuidarlo y lo mete a jugar contra un equipo de tercera división en un partido casi que “de práctica”? Ahora le anda echando la culpa al árbitro. Claro, todos andamos buscando un culpable… incluso el mismo Falcao sabe que lo que le pasó fue consecuencia de una mala movida de su parte y de su representante.

Es que definitivamente irse al AS Mónaco fue un error desde el principio. Una de sus razones fue que la carga de partidos en ese equipo seria baja (no jugaría ningún torneo internacional) y que llegaría fresco al mundial y mire lo que acaba de pasar. Igual, todos sabemos que fue por plata, pero le salió caro, nos salió caro a todos. Ganando aproximadamente 5 millones de Euros anuales en el Atlético de Madrid, que afán había de ir a buscar más plata en un equipo recién ascendido en una liga de inferior categoría. Falca ¿Por qué te dejaste tentar del diablo? ¿Por qué te dejaste tentar del todopoderoso dinero? ¿Por qué? ¿Por qué?

Iván Mejía comentaba el otro día en su programa de radio que Rada se veía triste, que ese balón no le llega limpio nunca, que le toca joderse solo contra esos ásperos defensores africanos que abundan en el fútbol francés, que a ese técnico no le gusta el balón, que le gusta jugar a los zarpazos, a la brava, a lo físico, cero toque, cero habilidad… Y si, Mejía tenía razón y desafortunadamente terminó Falcao pagando los platos rotos.

Hasta donde supe, ya confirmaron que había lesión en ligamento cruzado anterior de su pierna izquierda. La cosa no pinta nada bien para su recuperación (seis meses aproximadamente), aunque por lo menos se fue a Portugal a tratarse con los mejores…

Tenemos buenos delanteros, por lo menos siete (Bacca, Martínez, Muriel, Teo, Montero, Ibarbo y Ramos), pero a mí no me vengan a consolar con eso, ¡déjenme!, que me siento “flaco, ojeroso, cansado y sin ilusiones”

Seguiré con desespero las noticias en los próximos días, semanas, meses, con la ilusión de encontrar la buena nueva de su recuperación para el mundial. Hay que por lo menos pelear, no nos podemos echar a morir. ¡Vamos tigre!, ¡te necesitamos! #FuerzaTigre, fuerza @FALCAO (¡Vamos Iván deja la depre!)

Y los otros, a cuidarse pues, que ya el mundial está ahí nomás.

@ivanj_ortega